Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

La obesidad aumenta las probabilidades de que la COVID-19 sea grave, pero la edad es importante

In English

Por
Reportero de HealthDay

MIÉRCOLES, 5 de agosto de 2020 (HealthDay News) -- Si usted tiene menos de 65 años y es obeso, la COVID-19 implica un peligro especial para usted.

Un nuevo informe reporta que mientras más obeso se es, más probable es que se fallezca por la infección con el nuevo coronavirus o que se requiera ventilación mecánica para sobrevivir.

Los pacientes con COVID-19 que son mórbidamente obesos tienen un 60 por ciento más de probabilidades de fallecer o de necesitar intubación, en comparación con las personas con un peso normal.

Los pacientes con una obesidad leve tenían un 10 por ciento más de probabilidades de fallecer o necesitar una máquina para respirar, mientras que los que tenían una obesidad moderada tenían un 30 por ciento más de probabilidades, según el estudio.

"Una obesidad creciente se asoció con un mayor riesgo de insuficiencia pulmonar o muerte en la COVID-19", señaló la investigadora principal, la Dra. Michaela Anderson, pulmonóloga del Centro Médico Irving de la Universidad de Columbia, en la ciudad de Nueva York.

Pero la obesidad planteaba un riesgo solo en las personas menores de 65 años, añadieron los investigadores.

Anderson dijo que es probable que esto se debe a que las personas mayores están más enfermas, son más frágiles y tienen más probabilidades de desarrollar insuficiencia respiratoria por la COVID-19, debido a problemas de la salud que no están relacionados con su peso.

Ella y sus colaboradores revisaron los expedientes médicos de casi 2,500 pacientes hospitalizados por COVID-19 en marzo y abril en el Centro Médico Irving de la Universidad de Columbia. Observaron el índice de masa corporal (IMC), que se basa en la estatura y el peso. La obesidad comienza con un IMC de 30, y la obesidad mórbida es a partir de 40.

"Al inicio de la pandemia en Nueva York, notamos que había muchas personas jóvenes y obesas que necesitaron tubos de respiración que las ayudaran a respirar", apuntó Anderson. "Esperábamos averiguar si el peso o el índice de masa corporal o la obesidad se asociaban con las probabilidades de desarrollar insuficiencia respiratoria si una persona se infecta con la COVID".

Alrededor de un 25 por ciento de los pacientes fallecieron, y un 22 por ciento necesitaron ventilación mecánica. En promedio, estuvieron hospitalizados durante una semana, encontraron los investigadores.

Al observar el IMC, los investigadores encontraron que el exceso de peso aumentó el riesgo de los pacientes de una COVID-19 grave, pero solo si eran jóvenes o de mediana edad.

Anderson dijo que hay varios motivos por los cuales la obesidad podría empeorar a los síntomas de la COVID-19, comenzando simplemente por la mecánica corporal.

"Si uno tiene un gran vientre obeso, ¿presiona esto los pulmones y hace que expandirse les resulte más difícil?", preguntó.

El tejido graso también produce unas sustancias bioquímicas que se sabe que fomentan la inflamación y la coagulación de la sangre, dos factores que se vinculan con una infección más grave con la COVID-19, añadió Anderson.

"El tejido graso no se limita a estar ahí y almacenar grasa", apuntó. "También hace muchas cosas más que pueden influir en la salud".

Además, quizá otras enfermedades asociadas con la obesidad, como la diabetes o la hipertensión, contribuyan al impacto de la COVID-19 en el cuerpo, dijo el Dr. Aaron Glatt, jefe de enfermedades infecciosas de Mount Sinai South Nassau en Hewlett, Nueva York.

Dijo que este estudio básicamente confirma lo que los expertos han sospechado. "Está claro que todos los estudios confirman que la obesidad contribuye de forma potencial a una enfermedad más grave, a más intubaciones e incluso a la muerte", enfatizó Glatt, que no participó en la nueva investigación.

Basándose en las evidencias, las personas obesas quizá deban ser incluso más estrictas con el distanciamiento social y otros métodos de protegerse de la infección, enfatizó Anderson.

"Es importante que los médicos y los pacientes de verdad piensen sobre cuánto tiempo deben prolongar el distanciamiento social, si deben seguir intentando evitar el contacto hasta que la pandemia esté mejor controlada", planteó. "Las personas que son obesas y jóvenes quizá deban pensar en un distanciamiento social prolongado y en minimizar los riesgos durante un poco más de tiempo que las personas que no son obesas".

Glatt se mostró de acuerdo.

"Todas las personas deben intentar minimizar su exposición a la COVID-19, independientemente de si son o no obesas, y de si tienen o no factores de riesgo", añadió Glatt. "Mientras más factores de riesgo tenga, más debe evitar el riesgo".

Los hallazgos se publicaron en línea el 29 de julio en la revista Annals of Internal Medicine.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre la COVID-19.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

FUENTES: Michaela Anderson, M.D., pulmonologist, Columbia University Irving Medical Center, New York City; Aaron Glatt, M.D., chief, infectious diseases, Mount Sinai South Nassau, Hewlett, N.Y.; Annals of Internal Medicine, July 29, 2020

Last Updated: