How Masks Help Stop COVID-19: HD Live! This Friday at 2:30 PM ET

Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

Los casos de ataque cardiaco se reducen a la mitad en emergencias: ¿el miedo a la COVID tiene la culpa?

In English

Por
Reportero de HealthDay

MIÉRCOLES, 20 de mayo de 2020 (HealthDay News) -- Las salas de emergencias de EE. UU. están atendiendo a más o menos la mitad de los pacientes con ataque cardiaco de lo normal, y los investigadores sospechan que el nuevo coronavirus podría ser el motivo.

No es que menos personas estén sufriendo ataques cardiacos, señalan los médicos. Más bien, el miedo a la COVID-19 evita que la gente acuda al hospital.

Y las consecuencias pueden ser letales.

"Sin duda, no estoy convencido de que una reducción en la tasa real de ataques cardiacos explique aunque sea una gran parte de este hallazgo", comentó el investigador principal, el Dr. Matthew Solomon, cardiólogo de Kaiser Permanente en Oakland, California.

"Categóricamente pensamos que tiene algo que ver con la respuesta del público y el miedo a ir al hospital e infectarse", planteó.

Solomon anotó que tras otros eventos importantes, como el 11/9 y los terremotos, las tasas de ataques cardiacos aumentaron.

"Sabemos que hay mucha ansiedad, estrés y miedo públicos, y esas cosas en sí podrían potencialmente estar provocando una tasa más alta de ataques cardiacos", señaló Solomon.

"También hay muchos informes de que los servicios médicos de emergencias están encontrando una tasa más alta de muertes en casa, y nos preocupa que una buena parte de ellas pudieran ser pacientes que sufrieron ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares (ACV) y no buscaron atención", añadió.

En el estudio, Solomon y sus colaboradores usaron datos de Kaiser Permanente del Norte de California, un plan de atención de la salud que incluye a más de 4.4 millones de residentes. Compararon las tasas semanales de tratamiento en emergencias por los ataques cardiacos antes y después del 4 de marzo, la fecha de la primera muerte por la COVID-19 en la parte norte de California.

Al observar los expedientes del 1 de enero al 14 de abril, encontraron que la tasa semanal de hospitalizaciones por los ataques cardiacos se redujo en un 48 por ciento durante el periodo del coronavirus.

Además, menos personas con enfermedades cardiacas preexistentes o un ataque cardiaco anterior acudieron a la sala de emergencias durante las semanas con COVID del 4 de marzo al 14 de abril, en comparación con el periodo anterior a la COVID, encontraron los investigadores.

Se observó una reducción similar durante el periodo con COVID cuando los investigadores observaron los mismos periodos semanales en 2019.

Las personas no deben tener miedo a ir al hospital, aseguró Solomon.

"Los hospitales podrían ser uno de los lugares más seguros de EE. UU. ahora mismo, en comparación con los supermercados y otros sitios", comentó un investigador, el Dr. Alan Go, director de investigación clínica integral de Kaiser Permanente.

"Hay algunos informes que encuentran que la transmisión de la COVID en nuestros hospitales es increíblemente baja", dijo.

Solomon se mostró de acuerdo. "En todos nuestros hospitales en todo el país, las personas han estado trabajando increíblemente duro, creando sistemas de triaje para mantener a los pacientes seguros y para tratar a los pacientes respiratorios en un área y a los pacientes no respiratorios en otra área", apuntó.

Cualquiera que tenga síntomas de un ataque cardiaco o ACV debe llamar al 911, igual que haría en tiempos normales, enfatizó Solomon.

El Dr. Gregg Fonarow, director del Centro de Cardiomiopatía Ahmanson-Universidad de California, en Los Ángeles, dijo que este fenómeno ocurre por todo el país.

"Hay un número de informes recientes que sugieren que durante la pandemia de la COVID-19, ha habido una reducción significativa en el número de pacientes que se presentan al hospital con afecciones cardiovasculares agudas, incluyendo ataques cardiacos y ACV", señaló Fonarow, que no participó en el estudio.

Los hallazgos plantean más preocupaciones de que las personas con enfermedades cardiovasculares graves no estén buscando la atención necesaria, y que esto pueda estar contribuyendo al aumento en los paros cardiacos y muertes en el hogar, advirtió.

Parece que algunas personas están retrasando las llamadas al 911 y que están sufriendo unas consecuencias letales en sus hogares, dijo Fonarow.

"Es esencial que cualquier individuo que piense que pudiera estar teniendo un ataque cardiaco o ACV llame al 911 ante las primeras señales o síntomas. Hacerlo rápidamente puede salvarle la vida, y las salas de emergencias y hospitales son seguros", añadió.

El informe se publicó en una carta el 18 de mayo en la revista New England Journal of Medicine.

Más información

Para más información sobre el ataque cardiaco, visite la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

FUENTES: Matthew Solomon, M.D., Ph.D., cardiologist, Kaiser Permanente, Oakland, Calif.; Alan Go, M.D., director, comprehensive clinical research, Kaiser Permanente, Oakland, Calif.; Gregg Fonarow, M.D., director, Ahmanson-University of California, Los Angeles Cardiomyopathy Center; May 18, 2020, New England Journal of Medicine

Last Updated: