Value of Masks Amid COVID-19: Replay July 10 HD Live!

Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

Miles de trabajadores de la atención de la salud carecen de seguro si contraen la COVID-19, según un estudio

In English

Por
Reportero de HealthDay

JUEVES, 30 de abril de 2020 (HealthDay News) -- La pandemia del coronavirus ha puesto el foco en los sacrificios de los trabajadores de la atención de la salud estadounidenses, pero muchos de ellos viven en la pobreza y no pueden costearse un seguro de salud.

Un nuevo estudio encuentra que más de 600,000 trabajadores de la atención de la salud son pobres y potencialmente carecen de un seguro o de licencias por enfermedad pagas, y hasta 4 millones tienen problemas de salud que los ponen en riesgo de fallecer por la COVID-19.

"Es agradable que los políticos quieran llamar héroes a los trabajadores de la atención de la salud y que las personas salgan a aplaudirlos. Sin duda levanta la moral de la gente. Pero también es importante garantizar que ellos, y todas las demás personas del país, tengan un seguro de salud y unos salarios dignos y licencias por enfermedad cuando las necesiten", enfatizó el investigador principal, el Dr. David Himmelstein, profesor de salud pública y políticas de salud del Colegio Hunter, en la ciudad de Nueva York.

"El Congreso no tiene motivos para no promulgar una de las medidas presentadas, que amplía el seguro de salud y también ofrece un pago complementario de seguridad para los trabajadores de primera línea", señaló Himmelstein. "Francamente, necesitamos un sueldo mínimo de 15 dólares por hora y un seguro de salud y unas licencias por enfermedad universales".

La pandemia ha resaltado las desigualdades económicas en Estados Unidos, lamentó Himmelstein.

Los estadounidenses que hacen trabajos esenciales y peligrosos, entre ellos los trabajadores de salud, los trabajadores de los supermercados, los conductores de autobuses y los conductores de envíos "no llegan a final de mes ni pueden permitirse la atención médica", anotó.

Los investigadores también encontraron que casi un 29 por ciento de los trabajadores de la atención de la salud que atienden a pacientes no tienen licencia por enfermedad paga, y más de 1 millón de esos trabajadores sufren de sus propios problemas de salud.

Además, unos 275,000 trabajadores de la atención de la salud con afecciones médicas carecen de seguro, entre ellos un 11 por ciento con diabetes y un 21 por ciento con una enfermedad pulmonar crónica que no es asma.

En el estudio, Himmelstein y sus colaboradores usaron datos de dos encuestas que incluyeron a miles de trabajadores de la salud.

Los investigadores identificaron a médicos, enfermeros y auxiliares de enfermería que trabajaban con los pacientes, y determinaron cuántos de ellos tenían más de 65 años o sufrían de una afección médica subyacente que los pusiera en riesgo de enfermedad y muerte con la COVID-19.

Esas afecciones incluían a la enfermedad cardiaca, la enfermedad pulmonar crónica, la diabetes, la obesidad mórbida, el asma moderado o grave, y la enfermedad hepática.

Entre los trabajadores de las residencias para ancianos, un 12 por ciento carecían de seguro, en comparación con un 9 por ciento de la población general, mostraron los hallazgos. De los trabajadores de salud a domicilio, la mayoría de los cuales no cuentan con equipo de protección personal, un 15 por ciento no tenían seguro de salud.

"La falta de seguro de salud y los salarios bajos y la falta de licencia por enfermedad paga son un problema para los trabajadores de la salud, pero también ponen a otras personas en riesgo, porque esto significa que esos trabajadores de primera línea no pueden permitirse tomar un día libre si tienen síntomas leves que pudieran ser el coronavirus. Podrían ir a trabajar mientras son infecciosos", advirtió Himmelstein.

El informe aparece en la edición del 28 de abril de la revista Annals of Internal Medicine.

La pandemia apunta a muchos de los problemas de la atención de la salud en EE. UU., señaló el Dr. David Katz, presidente y fundador de True Health Initiative, en Hamden, Connecticut.

El país sufre de un problema de enfermedad crónica y obesidad, que aumentan el riesgo de infección grave y muerte con la COVID-19, apuntó.

Y "a pesar de las mejoras asociadas con la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (Affordable Care Act), una parte importante de nuestra población todavía no tiene seguro", añadió Katz.

Este estudio muestra que los que están protegiendo a los demás durante esta histórica pandemia están poniendo su propia salud en riesgo, y muchos no tienen las protecciones que necesitan, lamentó.

"Inmediatamente, debería haber políticas para garantizar que los que están en primera línea de la atención en esta crisis puedan acceder sin ninguna complicación a cualquier atención que necesiten", planteó Katz.

"Cuando la salud y el acceso a la atención de la salud existentes son unas amenazas agudas para la capacidad de nuestro país de responder a las crisis, es una indicación de que ambas cosas deben figurar entre las principales prioridades de nuestro país", añadió Katz.

Más información

Para más información sobre la COVID-19, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

FUENTES: David Himmelstein, M.D., professor, public health and health policy, CUNY Hunter College, New York City; David Katz, M.D., M.P.H., president and founder, True Health Initiative, Hamden, Conn.; April 28, 2020, Annals of Internal Medicine

Last Updated: