Your Mental Health Amid the Pandemic. Replay June 26 HD Live!

Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

No crea en la publicidad engañosa: abundan los productos falsos y las estafas relacionados con el coronavirus

In English

Por
Reportera de HealthDay

LUNES, 13 de abril de 2020 (HealthDay News) -- ¿Puede el zinc ayudar a acortar la infección de la COVID-19? ¿La vitamina C y otros complementos la previenen?

Esas afirmaciones y muchas más pueden encontrarse en los medios sociales y los sitios de internet, pero se lo avisamos: ahora mismo no hay ninguna pastilla ni tratamiento que pueda prevenir o curar la COVID-19.

"Queremos pensar que hay una forma rápida de deshacerse de esto. Pero no hay ningún producto disponible que impida contraer el coronavirus", comentó Rebecca Dutch, viróloga de la Universidad de Kentucky, en Lexington.

La pandemia ha engendrado una oleada de productos para protegerlo al potenciar su sistema inmunitario, una afirmación sencilla que las personas piensan que comprenden, señaló el Dr. Stephen Barrett, un psiquiatra jubilado que dirige Quackwatch, un sitio web que desmiente las afirmaciones pseudocientíficas.

"Piensan 'si puedo potenciar mi sistema inmunitario, seré más resistente al virus'", pero no es tan sencillo, advirtió.

"El sistema inmunitario es bastante complejo", explicó Barrett. "Ni siquiera hay un proceso científico que se llame fortalecer o potenciar el sistema inmunitario".

Se mostró de acuerdo con Dutch. "No hay ningún producto que pueda tomar que prevenga o cure la COVID-19", dijo.

Incluso un grupo que representa a los fabricantes de complementos se mostró de acuerdo. Dos importantes grupos de la industria, el Consejo de Nutrición Responsable (Council for Responsible Nutrition) y la Asociación Americana de Productos Herbales (American Herbal Products Association), pidieron hace poco a las tiendas que venden complementos nutricionales que se nieguen a tener en existencias o vender cualquier producto del que se afirme que trata, cura o previene la COVID-19.

"No somos conscientes de ningún estudio de investigación clínica que demuestre la eficacia de usar un complemento dietético específicamente para prevenir o tratar la COVID-19", comentaron los grupos comerciales en una declaración.

Dijeron que los consumidores deben reportar esos productos a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU.

La FDA ya envió cartas de advertencia a varias compañías que vendían productos fraudulentos para la COVID-19. La agencia también advierte que no hay preventivos ni tratamientos aprobados para la COVID-19.

¿Creen en la magia?

Dado el consenso de los expertos, ¿por qué las personas compran y prueban estos productos?

Barrett dijo que las personas "creen en lo que más escuchan" y que no hay un esfuerzo organizado para aclarar las cosas.

"No hay un incentivo económico para decir 'esto no funciona'", observó. "No se gana dinero refutando afirmaciones falsas". Pero se puede ganar mucho dinero promoviendo esas afirmaciones falsas, de forma que eso es lo que las personas tienden a escuchar una y otra vez, añadió Barrett.

Las personas también tienden a creer que algo funciona una vez lo prueban, dijo. Por ejemplo, imagine que hace poco ha tenido unos resfriados que han durado más o menos una semana. Usted prueba un complemento que afirma que acorta los resfriados. Si su próximo resfriado dura cuatro días, pensará que el complemento funcionó. Pero la mayoría de las enfermedades son autolimitantes, apuntó Barrett. Quizá esta vez simplemente contrajo un virus que tiende a durar solo unos días.

El Dr. Philip Muskin, profesor de psiquiatría del Centro Médico de la Universidad de Columbia, en la ciudad de Nueva York, también apunta al factor miedo.

"Las personas tienen miedo, y cuando uno tiene miedo, quizá su juicio se altere", dijo. "Uno quiere una solución, y aparece una foto de una mujer o un hombre hermosos en un hermoso ambiente que dice que un complemento herbal o vitamínico en particular puede ayudarlo".

Aunque uno sabe que no puede ser real, todo el mundo quiere creer en la magia, comentó Muskin.

Los adultos mayores son más vulnerables

"Los adultos mayores con frecuencia están más aislados socialmente y quizá un poco más solos, lo que hace que se abran a las personas que se quieren aprovechar de ellos", observó el Dr. William Dale, director del Centro de Cáncer y Envejecimiento de City of Hope, en Los Ángeles.

Las personas mayores también tienden a ser más confiadas y a usar sus teléfonos con una mayor frecuencia que las demás, lo que las hace vulnerables a las propuestas telefónicas, añadió.

Si sospecha que alguien ha intentado timar a un amigo o pariente mayor, Dale recomienda que le pregunte qué le dijeron, que escuche sus inquietudes y que entonces corrija la información falsa.

"Tómelos en serio. No sea condescendiente. Sea compasivo. Recuerde a las personas que, ahora mismo, no hay curas para la COVID. Intente redirigir la conversación", aconsejó.

Una forma de hacerlo es mencionar sus medicamentos. Pregúnteles si tienen un suministro adecuado a mano o si deben ponerse en contacto con el médico para resurtir. "A veces, la forma más fácil es tener la conversación sobre los medicamentos y entonces apuntar que el producto podría interferir con el medicamento. Decirles que deben preguntarle al médico si es seguro", sugirió Dale.

¿Qué sí resulta útil?

También es útil recordar a sus seres queridos mayores que las personas que no tienen síntomas de la COVID-19 pueden de cualquier forma transmitir la enfermedad, y que el distanciamiento social es importante, dijo Dale.

Todos los expertos recomiendan lavarse las manos con frecuencia, sobre todo siempre que haya estado fuera de casa.

"El jabón regular acaba con el virus", comentó Dutch. "Cualquier jabón es suficiente, aunque no sea antibacteriano. Si tiene acceso a un lavamanos y jabón, úselos. Guarde su desinfectante de manos para usarlo cuando esté fuera".

Muskin y Dutch enfatizaron la importancia de permanecer sano en general. Haga ejercicio, coma una dieta equilibrada, alivie el estrés haciendo cosas como meditar, y haga todo lo que pueda por dormir lo suficiente.

Los expertos concuerdan en que es importante pensar en la fuente de cualquier información sobre la salud.

"Estamos en una época sin precedentes respecto a la entrada de 'información'. Intentar descifrar a quién es mejor escuchar y determinar qué tiene sentido y qué no es más difícil que nunca", señaló Dale.

Barrett recomienda consultar las fuentes que se sabe que son reputadas, como la FDA, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. y los sitios web de las universidades importantes.

Más información

Para las preguntas frecuentes sobre la COVID-19, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

FUENTES: Rebecca Dutch, Ph.D., virologist, University of Kentucky College of Medicine, Lexington; Stephen Barrett, M.D., retired psychiatrist, and operator, Quackwatch, Center for Inquiry, Amherst, N.Y.; William Dale, M.D., Ph.D., director, Center for Cancer and Aging Research, City of Hope, Los Angeles; Philip Muskin, M.D., M.A.; professor of psychiatry, Columbia University Medical Center, New York City; Supplement Industry Associations statement, April 6, 2020

Last Updated: