Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

No hay buenas evidencias de la precisión de las pruebas de anticuerpos del coronavirus, según un estudio

In English

MIÉRCOLES, 1 de julio de 2020 (HealthDay News) -- ¿Se pregunta si se ha expuesto al coronavirus en el pasado reciente?

Necesitará suerte para averiguarlo con certeza. Una revisión reciente encuentra que hay pocas buenas evidencias de la precisión de las pruebas sanguíneas de anticuerpos de la COVID-19, sobre todo las que se realizan fuera de un laboratorio.

Los nuevos hallazgos "indican una debilidad importante en las evidencias de las pruebas serológicas [de sangre] de la COVID-19, en particular las que se mercadean como pruebas en los puntos de atención", señalaron la investigadora, Mayara Lisboa Bastos, del Centro de Salud de la Universidad de McGill, en Canadá, y sus colaboradores.

Y los investigadores creen que las pruebas en los puntos de atención, que se realizan directamente con un paciente fuera de un laboratorio, son particularmente imprecisas para informar a las personas si han tenido o no una infección con el coronavirus. Bastos y sus colaboradores plantearon que ese tipo de pruebas ya no se debe utilizar.

Con el objetivo de determinar la precisión diagnóstica de las pruebas de anticuerpos de la COVID-19, los investigadores revisaron 40 estudios que evaluaron la sensibilidad y/o la especificidad de una variedad de pruebas de ese tipo.

La sensibilidad de la prueba es la capacidad de una prueba de identificar de manera correcta a los que sufren de la enfermedad (la tasa de verdaderos positivos), mientras que la especificidad de la prueba es la capacidad de la prueba de identificar de manera correcta a los que no padecen de la enfermedad (la tasa de verdaderos negativos).

De los 40 estudios, un 70 por ciento fueron de China, y los demás fueron de Estados Unidos, Reino Unido, Dinamarca, España, Suecia, Japón y Alemania. La mitad de los estudios no fueron revisados por profesionales, y la mayoría tenían problemas con el diseño del estudio que podrían haber influido en los resultados, advirtieron los investigadores.

Apenas cuatro estudios incluyeron a pacientes ambulatorios, y solo dos evaluaron a las pruebas administradas en los puntos de atención.

Cuando los resultados de la sensibilidad (la frecuencia con que un resultado positivo de una prueba fue correcto) de cada estudio se reunieron, variaron de un 66 a un 97.8 por ciento, dependiendo del tipo de método de prueba utilizado. Esto significa que entre un 2.2 y un 34 por ciento de los pacientes con una infección actual o anterior se pasarían por alto.

Los resultados de la especificidad (la frecuencia con que un resultado negativo fue erróneo) varió entre un 96.6 y un 99.7 por ciento, dependiendo del método de prueba utilizado. Esto significa que se identificaría por error que entre un 3.4 y un 0.3 por ciento de los pacientes se habían infectado con el coronavirus, cuando de hecho eran negativos.

Los resultados de la sensibilidad fueron consistentemente más bajos en la prueba de inmunoensayo de flujo lateral (LFIA, por sus siglas en inglés), en comparación con otros métodos de pruebas. La prueba LFIA es el método potencial de punto de atención que se está sopesando para los supuestos "pasaportes de inmunidad", que permitirían a las personas volver a trabajar, por ejemplo.

Si una prueba LFIA se usa en una población con una tasa de COVID-19 de un 10 por ciento, por cada 1,000 personas que reciban la prueba, se diría de forma incorrecta a 13 que nunca se han infectado con el coronavirus que son inmunes, y se diría de forma incorrecta a 34 personas que se han infectado que nunca han tenido la infección, advirtieron los investigadores.

Los resultados de la sensibilidad fueron más bajos en los kits de pruebas comerciales (de un 65 por ciento) que en los kits no comerciales (de un 88.2 por ciento), encontró el estudio. La sensibilidad también tendió a ser más baja en las pruebas realizadas en la primera y en la segunda semanas tras el inicio de los síntomas, en comparación con el periodo posterior a la segunda semana.

La revisión aparece en la edición en línea del 1 de Julio de la revista BMJ.

Un problema importante es la falta de estudios de alta calidad sobre la precisión de las pruebas sanguíneas de anticuerpos de la COVID-19, enfatizaron los autores del estudio en un comunicado de prensa de la revista.

"La revisión subraya la necesidad de unos estudios clínicos de alta calidad para evaluar a estas herramientas", concluyó el equipo. "Esos estudios se podrían realizar con rapidez mediante una colaboración internacional".

El Dr. Amesh Adalja es un médico de enfermedades infecciosas y experto sénior en el Centro de Seguridad en la Salud Johns Hopkins, en Baltimore. Al leer los nuevos hallazgos, se mostró de acuerdo en que "aunque hay mucho interés en las pruebas serológicas, es importante que nos demos cuenta de que hay muchos kits de pruebas disponibles que no tienen unas características operativas adecuadas para la fiabilidad".

La nueva revisión "subraya la necesidad de estandarizar la forma en que esas pruebas se interpretan, cuáles son los parámetros aceptables de sensibilidad y especificidad, y cómo se pueden operacionalizar los resultados de las pruebas", añadió Adalja.

Más información

Para aprender más sobre las pruebas de anticuerpos de la COVID-19, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

FUENTES: Amesh Adalja,MD, senior scholar, Johns Hopkins Center for Health Security, Baltimore, Md.; BMJ, news release, July 1, 2020

--

Last Updated: