Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

Otros esteroides, aparte de la dexametasona, también podrían ayudar a combatir a la COVID-19

In English

Por
Reportera de HealthDay

JUEVES, 23 de julio de 2020 (HealthDay News) -- Se ha probado que la dexametasona, un medicamento esteroide, ayuda a las personas enfermas de gravedad con la COVID-19. Ahora, un nuevo estudio apunta a que otros fármacos de la misma clase también podrían funcionar, en los pacientes adecuados.

Los hallazgos provienen de una revisión de la experiencia de un hospital, no de un ensayo clínico. Entonces, los investigadores señalaron que los resultados se deben interpretar con cierta precaución.

Pero el estudio sugiere que una clase de medicamentos baratos que se usan hace mucho, que incluyen, sin limitarse a, la dexametasona, podrían ayudar en la lucha contra la COVID-19.

Los hallazgos también podrían ayudar a determinar cuáles pacientes hospitalizados se beneficiarían, y cuáles en realidad sufrirían daños.

Los investigadores, del Centro Médico Montefiore, en la ciudad de Nueva York, observaron a más de 1,800 pacientes con COVID-19 admitidos a su hospital en marzo y principios de abril. De ellos, 140 recibieron un esteroide en un plazo de dos días.

Algunos fueron tratados con dexametasona, pero la mayoría recibieron otro fármaco, llamado prednisona.

A primera vista, a los pacientes que recibieron esteroides les fue de forma similar que a los demás: no tuvieron menos probabilidades de fallecer, o de acabar en un ventilador.

Pero una observación más cercana reveló una diferencia crítica. Entre los pacientes con señales de una inflamación generalizada en el cuerpo, el tratamiento con esteroides redujo el riesgo de morir o de ventilación en un 77 por ciento. Al contrario, los medicamentos parecieron aumentar esos riesgos cuando los pacientes no presentaban evidencias de inflamación, encontraron los investigadores.

Encaja con lo que se ha aprendido sobre la COVID-19, según el Dr. Randy Cron, profesor de la Universidad de Alabama, en Birmingham.

Se piensa que algunos de los peores efectos de la COVID-19 con frecuencia son causados no por el virus mismo, sino por una masiva respuesta del sistema inmunitario llamada tormenta de citoquinas. Inunda al cuerpo de unas proteínas (las citoquinas) que desencadenan una inflamación generalizada. Esto puede causar un daño orgánico potencialmente letal.

Los medicamentos esteroides, como la dexametasona y la prednisona, que son antiinflamatorios y suprimen al sistema inmunitario, tienen sentido en esta situación, según Cron. Pero si un paciente con COVID-19 no tiene una inflamación sistémica grave, un esteroide podría resultar contraproducente, al frenar la capacidad del sistema inmunitario de combatir al virus.

"Si se usan, se deben usar en pacientes que tengan una respuesta inmunitaria demasiado exuberante", señaló Cron.

El ensayo de Reino Unido que evaluó la dexametasona encontró que solo ciertos pacientes hospitalizados se beneficiaban. En ese caso, fueron los que estaban suficientemente enfermos como para necesitar oxígeno o un ventilador mecánico. El medicamento redujo el riesgo de morir en entre una quinta y una tercera partes.

Pero cuando los pacientes hospitalizados no estaban en soporte respiratorio, el fármaco no ayudó.

Del estudio actual surgió una línea de demarcación distinta: los niveles en sangre de una sustancia llamada proteína C reactiva (PCR), un marcador de inflamación.

Si la PCR de un paciente estaba elevada (a partir de 20 mg/dL), el tratamiento con esteroides redujo el riesgo de muerte o ventilación en un 77 por ciento.

Pero si la PCR estaba baja (menos de 10 mg/dL), la terapia con esteroides duplicaba y más esos riesgos, reportaron los autores del estudio.

Este hallazgo podría ser el más importante, según el coautor del estudio, el Dr. Shitij Arora, hospitalista del Montefiore y profesor asociado del Colegio de Medicina Albert Einstein, en la ciudad de Nueva York.

Resalta a un grupo de pacientes, apuntó Arora, que podrían en realidad sufrir daños por el tratamiento con esteroides.

Las pruebas de la PCR son estándares y baratas, según Arora. Pero no está claro que la prueba de PCR sola sea la mejor forma de identificar a cuáles pacientes deberían recibir esteroides. Otras pruebas de laboratorio, en combinación con la PCR, podrían ser incluso mejores, apuntaron tanto Arora como Cron.

¿Es la prednisona tan buena como la dexametasona?

Arora dijo que sospecha que los beneficios de la dexametasona reflejan un "efecto de clase", y que no se limitan a ese medicamento en particular. Pero enfatizó que es una "opinión". Se necesitan ensayos clínicos para probar que un tratamiento funciona.

Unos estudios en curso están evaluando otros esteroides. Por su parte, Cron añadió que le "sorprendería mucho" que la dexametasona fuera el único efectivo. Contar con opciones adicionales sería bueno, anotó, de forma que el mundo no dependa de un solo fármaco.

Los hallazgos aparecen en la edición en línea del 22 de julio de la revista Journal of Hospital Medicine.

Más información

La Organización Mundial de la Salud ofrece más información sobre la COVID-19 y la dexametasona.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

FUENTES: Shitij Arora, MD, associate professor, medicine, Albert Einstein College of Medicine and hospitalist, Montefiore Medical Center, Bronx, N.Y.; Randy Cron, MD, PhD, professor, pediatrics and medicine, director, pediatric rheumatology, University of Alabama at Birmingham; Journal of Hospital Medicine, July 22, 2020, online

Last Updated: