Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

Tenga cuidado con la 'saturación de medios' durante la crisis del coronavirus, aconsejan los expertos

In English

Por
Reportera de HealthDay

MARTES, 7 de abril de 2020 (HealthDay News) -- Si siente que cada hora las noticias sobre el coronavirus empeoran, quizá sea tiempo de hacerse una pregunta: en realidad, ¿qué tanto necesita saber?

Mientras la pandemia se desarrolla, y las personas se levantan de forma rutinaria en medio de la incertidumbre, mantenerse informado es necesario, señalan los psicólogos.

Al mismo tiempo, advierten que hay que recordar que la saturación de medios es real. Y podría aumentar la ansiedad hasta un nivel donde haga más mal que bien.

"Los datos muestran que el daño no ocurre cuando uno se mantiene informado de una forma razonable, por ejemplo al leer el periódico matutino todos los días", comentó Dana Rose Garfin, profesora asistente adjunta de la Facultad de Enfermería de la Universidad de California, en Irvine.

Y en medio de la pandemia, apuntó, preocuparse un poco es normal y necesario.

"Cierto grado de preocupación es bueno, de forma que no nos descuidemos", observó Garfin. "Debemos ser conscientes de, y seguir, las recomendaciones de salud pública".

Pero se puede caer en el exceso.

"Hay una gran diferencia entre mantenerse informado y tener las noticias encendidas todo el día, repitiendo las mismas cosas", dijo Garfin, coautora de un comentario sobre la exposición a la información sobre el coronavirus en los medios de comunicación, que se publicó en una edición reciente de la revista Health Psychology.

Además de la cantidad de noticias, su contenido también importa. Los medios noticiosos se han dedicado a monitorizar el número de muertes diarias y las tasas de infección por código postal, mientras que algunos artículos incluyen imágenes gráficas, por ejemplo las bolsas para transportar cadáveres, anotó Garfin.

La pregunta, planteó, es si esa información en realidad le resulta útil a usted, o solo alimenta su ansiedad.

En este punto, nadie sabe exactamente cómo la cobertura mediática de la COVID-19 afecta a la salud mental de las personas. Pero la investigación sobre desastres del pasado ofrece algunas pistas.

Un ejemplo lo provee un estudio posterior al 11/9. Los investigadores encontraron que los estadounidenses que pasaban horas al día viento la cobertura de los ataques en la televisión eran más propensos a mostrar síntomas de estrés postraumático que los que veían menos televisión. También tenían un riesgo más alto de desarrollar nuevas afecciones de la salud física de dos a tres años más tarde.

Otro estudio encontró que una mayor exposición a la cobertura de la bomba del maratón de Boston (sobre todo las imágenes gráficas) se vinculó con unos riesgos más altos de estrés postraumático y una peor salud mental meses más tarde.

Por supuesto, las personas más preocupadas podrían buscar más noticias, anotaron Garfin y sus colaboradores. En ese caso, puede darse un círculo vicioso, en que la información fomenta una ansiedad que ya es alta.

Esto podría ser particularmente probable cuando la información misma es cambiante, y las respuestas firmes son elusivas, dijo Garfin.

Como el virus que provoca a la COVID-19 es nuevo, los científicos no tienen respuestas concluyentes para las preguntas de todo el mundo. Por otra parte, las autoridades de salud pública ofrecen "mensajes contradictorios", apuntó Garfin.

"Y sabemos que los mensajes contradictorios provocan más ansiedad", advirtió.

Christopher Fagundes, profesor asociado de ciencias psicológicas de la Universidad de Rice, en Houston, aseguró que buscar información en épocas de incertidumbre es natural.

"El cerebro humano evolucionó de esa forma, para intentar encontrar el sentido de las cosas, para desear cierto sentido del control", dijo.

Pero algunas personas, añadió, no pueden discernir en qué momento desconectar de toda esa información entrante. Si esto parece describirlo a usted, Fagundes sugirió fijar unas horas específicas del día para dedicarlas a revisar las noticias.

"Fije unos límites respecto a la cantidad de tiempo que pasará digiriendo la información", recomendó. "No estoy sugiriendo que ignore lo que sucede. Pero hay que evitar rumiar al respecto".

La pandemia de coronavirus es única, de muchas formas, y una de ellas es que la mitad del planeta esté en aislamiento. Ese aislamiento, junto con la necesidad de saber qué sucede, puede hacer que quedarse atrapado en las noticias o los medios sociales sea fácil.

Fagundes recomienda usar la tecnología de una forma distinta. Tenga una reunión con sus amigos en Zoom, use FaceTime con la familia, o encuentre actividades en línea que alivien su ansiedad, como una clase de yoga o meditación.

Crear rutinas diarias, lo que incluye un horario regular de sueño, puede brindar estabilidad, aseguró Fagundes. También puede ayudarlo a evitar perderse en internet, anotó.

Garfin se mostró de acuerdo en que es importante tener "puntos de inicio y puntos de final" para las actividades diarias, entre ellas el consumo de los medios de comunicación.

También aconsejó limitarse a "algunas fuentes fiables", como la Organización Mundial de la Salud o los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., y tomarse las publicaciones en los medios sociales con un grano de sal si no puede verificar las fuentes de la información.

Más información

Para más consejos sobre cómo gestionar el estrés durante la pandemia de COVID-19, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

FUENTES: Dana Rose Garfin, Ph.D., assistant adjunct professor, Sue & Bill Gross School of Nursing, University of California, Irvine; Christopher Fagundes, Ph.D., associate professor, Department of Psychological Sciences, Rice University, Houston; Health Psychology, March 23, 2020, online

Last Updated: