Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

Una mutación ayuda al coronavirus a infectar a más células humanas, muestra un estudio

In English

Por
Reportero de HealthDay

SÁBADO, 13 de junio de 2020 (HealthDay News) -- Una mutación particular en una cepa del nuevo coronavirus SARS-CoV-2 podría haberlo ayudado a infectar a más células humanas y a convertirse en la cepa dominante en todo el mundo, muestra una nueva investigación de laboratorio.

Investigadores de Scripps Research en Jupiter, Florida, enfatizaron que sus hallazgos no significan que el virus sea más letal. Y como esta investigación se realizó en un laboratorio, todavía no confirma que la mutación haga que sea más probable que la cepa se propague entre las persona, añadieron.

Aun así, "los virus con esta mutación fueron mucho más infecciosos que los que carecían de la mutación en el sistema de cultivo celular que utilizamos", señaló en un comunicado de prensa del Scripps la autora sénior del estudio, la viróloga Hyeryun Choe.

Desde el inicio de la pandemia global de COVID-19, los expertos se han preguntado por qué el virus se propagó con una facilidad relativa en ciertas áreas (la ciudad de Nueva York e Italia, por ejemplo), pero se contuvo de manera más fácil en otros lugares, como San Francisco y el estado de Washington.

La diferencia podría encontrarse en la estructura en sí de las cepas particulares. La cepa que ya ha llegado a ser dominante pasó por una mutación, llamada D614G, que aumentó en gran medida el número de "picos funcionales" en la superficie del virus.

Esos picos dan al coronavirus su apariencia de una "corona" (por eso se les llama corona), y son esenciales para permitir al virus vincularse con las células humanas, provocando la infección, explicó el equipo.

"El número (o densidad) de picos funcionales es de cuatro a cinco veces mayor debido a esta mutación [D614G]", apuntó Choe.

La mutación también permitió más flexibilidad en la "columna" de los picos, añadió en el comunicado de prensa Michael Farzan, copresidente del Departamento de Inmunología y Microbiología de Scripps Research. Esta mayor flexibilidad ayuda a mantener al virus viable en sus desplazamientos entre una célula y otra, explicó.

"Nuestros datos son muy claros", aseguró Choe. "El virus se hace mucho más estable con la mutación".

Las cepas del SARS-CoV-2 con la mutación D614G se han vuelto dominantes con el tiempo. Los datos de GenBank, un almacén para el estudio genético de muestras virales de todo el mundo, no encontró secuencias del SARS-CoV-2 que contuvieran a la D614G en febrero. En marzo, la mutación había aparecido en una cuarta parte de todas las secuencias, y en mayo, aparecía en un 70 por ciento, anotó el equipo.

"Con el tiempo, averiguó cómo aferrarse mejor y no deshacerse hasta que deba hacerlo", dijo Farzan. "Bajo la presión de la selección, el virus se ha vuelto a sí mismo más estable".

Sigue sin estar claro si las cepas que portan la mutación D614G hacen que las personas enfermen con una mayor gravedad o tengan más probabilidades de fallecer, apuntaron los investigadores. Unos estudios realizados en unidades de cuidados intensivos de hospitales muestran que la cepa es el tipo predominante, pero se necesitan más y mejores datos, comentaron Choe y Farzan.

La investigación es inicial. Todavía se está sometiendo a una revisión profesional, pero se publicará antes de su versión impresa en línea en la revista bioRxiv, después de que salieran a la luz reportes noticiosos sobre los hallazgos.

Choe y Farzan enfatizaron que como su investigación se realizó usando virus inocuos diseñados para producir ciertas proteínas del coronavirus, no está claro ahora mismo si la mutación confiere un aumento en la infectividad en las poblaciones más amplias. Solo unos estudios adicionales realizados en distintas poblaciones pueden confirmarlo, dijeron.

Pero hubo una noticia buena. Los factores inmunitarios derivados de las personas infectadas con el coronavirus sí parecieron luchar contra los virus diseñados con o sin la mutación D614G, según el equipo. Esto es un buen augurio para las iniciativas por encontrar una vacuna que pueda prevenir a la enfermedad provocada por el SARS-CoV-2, dijeron Choe y Farzan.

Un experto externo se mostró de acuerdo en que, aunque los hallazgos son significativos, se necesita más investigación.

En declaraciones al The New York Times, Michael Letko, profesor asistente del Laboratorio de Virómica Funcional de la Universidad del Estado de Washington, dijo que múltiples factores pueden afectar a la propagación de cualquier virus.

"Nos enfocamos en la parte del virus que mejor conocemos, el pico, pero no sabemos tanto sobre cómo funcionan otras partes", anotó. El próximo paso podría ser usar animales de laboratorio para evaluar las teorías sobre la transmisión viral.

"Esto es lo increíble de los virus", dijo Letko. "Se les llama máquinas de Darwin, y esos pequeños cambios se pueden amplificar de una forma bastante dramática. Esas pequeñas mejoras pueden ser justo suficiente para permitir a un virus superar a otros virus que no cuenta con ellas".

El trabajo de investigación fue financiado por los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre el nuevo coronavirus.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

FUENTES: Scripps Research, news release, June 12, 2020; The New York Times

Last Updated: