Califican vacuna antigripal desarrollada en células de insecto como una alternativa prometedora

Según un estudio, un ensayo inicial halla que esta técnica produce inoculaciones seguras y eficaces

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

MARTES 10 de abril (HealthDay News/HispaniCare) -- Lo último en el desarrollo de vacunas contra la gripe podría ser el uso de una vacuna basada en células de insecto, en lugar de las inmunizaciones basadas en huevos de gallina, para acelerar la producción y mantener la eficacia, sobre todo en el caso de una pandemia de gripe.

Una vacuna experimental se evaluó en cerca de 300 personas y produjo una respuesta inmunitaria lo suficientemente fuerte como para combatir la gripe, y apenas causó efectos secundarios mínimos, como dolor en el lugar de la inyección, informan los investigadores en la edición del 11 de abril del Journal of the American Medical Association.

"Todas las vacunas contra la influenza autorizadas actualmente en Estados Unidos se producen a través del uso de huevos embrionarios de gallina", escribieron los autores del estudio, del Centro Médico del Hospital Infantil de Cincinnati, la Universidad de Rochester y la Universidad de Virginia. Los autores también señalaron que los "huevos requieren centros de fabricación especializados y podría resultar difícil aumentar la producción de repente en respuesta a una necesidad emergente como la de una pandemia".

Cada año, hasta el 20 por ciento de la población estadounidense contrae el virus de la gripe, lo que resulta en cerca de 200,000 hospitalizaciones anualmente. Más de 35,000 estadounidenses mueren cada año a causa de complicaciones de la gripe, de acuerdo con los U.S. Centers for Disease Control and Prevention. La vacuna contra la influenza es el único medio conocido para tratar de prevenir la gripe.

Pero, tal como señalaron los autores, desarrollar una vacuna a partir de huevos puede ser algo difícil. Millones y millones de huevos deben conservarse a la temperatura apropiada, y los virus de la gripe no siempre se cultivan bien en los huevos. Además, las personas que son alérgicas a los huevos no pueden usar las vacunas basadas en huevos.

Pero una de las mayores dificultades que se derivan del uso de las vacunas basadas en huevos es el tiempo que tardan en fabricarse.

"Se tarda alrededor de seis a nueve meses para fabricar un lote, así que es necesario anticipar las cepas de virus de la gripe emergentes casi con un año de antelación", explicó el Dr. Marc Siegel, internista del Centro Médico de la Universidad de Nueva York y autor de Bird Flu: Everything You Need to Know About the Next Pandemic (La gripe aviar: Todo lo que hay que saber sobre la próxima pandemia).

"Una ventaja de esta nueva tecnología de vacuna, asumiendo que sea útil clínicamente, es que nos permitiría elegir la cepa emergente mucho más cerca del momento en que aparecerá en realidad", agregó.

La nueva vacuna, conocida actualmente como FluB1OK, es producida por Protein Sciences Corp. de Meriden, Connecticut. Un virus que normalmente infecta a los insectos llamado baculovirus y células de orugas son usados para producir la vacuna.

Para este estudio, que fue financiado por Protein Sciences Corp., los investigadores compararon un placebo con dos versiones diferentes de la nueva vacuna. Una contenía 75 microgramos de la vacuna, y la otra 135 microgramos. Las vacunas actuales fueron diseñadas para proteger contra tres cepas de la gripe que según lo esperado iban a ser las más activas durante la temporada de gripe 2004-05, cuando se llevó a cabo el estudio.

Ciento cincuenta y cuatro personas recibieron una inyección de placebo, mientras que 153 recibieron la dosis más baja de la vacuna y 153 la dosis más elevada.

La vacuna fue bien tolerada. El dolor en el lugar de la inyección era el "evento adverso" más comúnmente reportado.

Y más importante aún, ninguna de las personas que recibieron la dosis más elevada de la vacuna contrajo la gripe, en comparación con casi el 5 por ciento de los que recibieron un placebo y poco más del 1 por ciento de los que recibieron la dosis más baja de la vacuna.

"En este estudio, (la nueva vacuna) fue segura e inmunogénica en una población adulta sana", escribieron los autores del estudio.

"Este hallazgo es bastante prometedor, aunque prematuro", dijo Siegel, que agregó que "necesitamos más estudios para analizar las tecnologías que no están basadas en huevos".

Más información

Para más información sobre la influenza, lea esta hoja de datos sobre la gripe en los U.S. Centers for Disease Control and Prevention.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Marc Siegel, M.D., internist, New York University Medical Center, and associate professor of medicine, New York University School of Medicine, and author, Bird Flu: Everything You Need to Know About the Next Pandemic; April 11, 2007, Journal of the American Medical Association

Last Updated: