Dos mutaciones fueron críticas en la diseminación del virus de la gripe en 1918

Expertos afirman que los hallazgos podrían ayudar en la investigación de la gripe aviar actual

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

MARTES 19 de febrero (HealthDay News/Dr. Tango) -- Una investigación reciente sobre la diseminación del virus de la influenza de 1918, que acabó con las vidas de más de cincuenta millones de personas en todo el mundo, podría ayudar en la investigación sobre la cepa potencialmente peligrosa de gripe aviar actual, según afirman los científicos.

Investigadores del MIT encontraron que la cepa de virus de la gripe aviar de 1918 desarrolló dos mutaciones en una molécula de la superficie llamada hemaglutinina (HA), que le permitió vincularse estrechamente a receptores en las vías respiratorias superiores humanas. Esta capacidad de "aferrarse" fue crítica para la transmisión viral a los humanos, según los hallazgos, que aparecen en la edición del 18 de febrero de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

"Dos mutaciones cambian dramáticamente la afinidad de vinculación de la HA hacia los receptores encontrados en las vías respiratorias superiores humanas", afirmó en una declaración preparada el autor principal del artículo, Ram Sasisekharan, profesor de ingeniería biológica y ciencias y tecnologías de la salud Underwood Prescott.

Sasisekharan y sus colegas informaron anteriormente en la edición de enero de la revista Nature Biotechnology que los virus aviares sólo pueden vincularse a las células respiratorias humanas si encajan con la forma de los receptores de azúcar (o glicales) encontrados en tales células. Los receptores, conocidos como alfa 2-6 en los humanos, vienen en dos formas, una parecida a un cono, y otra a un paraguas abierto.

En el nuevo estudio, el equipo descubrió que para que los virus de la gripe aviar se transmitan de aves a humanos, deben obtener la capacidad de vincularse estrechamente o con una alta afinidad a los receptores en forma de paraguas.

"La afinidad entre la HA del virus de la influenza y los receptores glicales parece ser un determinante crítico para la transmisión viral", señaló Sasisekharan.

Los investigadores compararon el virus de la influenza que causó la pandemia de 1918 con dos cepas similares, llamadas NY18 y AV18, que difieren de éste en tan sólo uno o dos aminoácidos.

Usando hurones, que son susceptibles a las cepas de gripe humanas, los investigadores habían encontrado anteriormente que el virus pandémico se transmitía con eficiencia entre ellos, mientras que la cepa NY18 resultó sólo ligeramente infecciosa y la AV18 no lo era en lo absoluto.

Aunque el NY18, ligeramente infeccioso, se vinculó a los receptores glicales en forma de paraguas, no lo hizo tan bien como la cepa pandémica altamente infecciosa. La cepa no infecciosa VA18 no tenía ninguna afinidad con los receptores.

Otra cepa, la TX18, resultó mucho más infecciosa que la NY18, y se unió con alta afinidad a los receptores en forma de paraguas.

Los investigadores de los Centers for Disease Control and Prevention informaron sobre la potencia de infección de estas cepas el año pasado, pero el estudio del MIT es el primero en explicar el motivo bioquímico que las causa.

Más información

Los U.S. Centers for Disease Control and Prevention ofrecen más información sobre la influenza.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTE: Massachusetts Institute of Technology, news release, Feb. 18, 2008

--

Last Updated: