La gripe porcina resistente al Tamiflu se transmite entre personas en EE. UU.

Otro estudio muestra que los niños propagan el virus hasta trece días después de que ya no hay fiebre

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

JUEVES, 29 de octubre (HealthDay News/DrTango) -- Investigadores de EE. UU. afirman que han detectado el primer caso de virus de la gripe H1N1 resistente al Tamiflu que pasa de una persona a otra, lo que plantea el espectro de que una resistencia más generalizada tendrá como consecuencia que el fármaco antiviral se vuelva menos útil para combatir la pandemia.

Un segundo estudio encontró que los niños siguen propagando el virus H1N1 casi dos semanas tras la primera aparición de los síntomas, aunque el autor principal del estudio enfatizó que esto no es sinónimo de que el virus sea infeccioso durante tanto tiempo.

El virus H1N1 se propaga rápidamente, aunque no ha cambiado de la enfermedad por lo general leve que se observó la primavera y el verano pasados, apuntaron los expertos en una conferencia de prensa el jueves en la reunión anual de la Infectious Diseases Society of America, en Filadelfia.

"Tenemos la misma enfermedad [por H1N1] de la primavera y el verano, pero ahora abunda mucho más", apuntó el contralmirante Dr. Stephen Redd, director de la Unidad de Coordinación de la Influenza de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

"Una mayor proporción de personas visita a los médicos con enfermedad parecida a la influenza, la enfermedad se ha propagado mucho y estamos viendo más muertes, sobre todo en niños, y se esperaría que eso continúe a medida que el número de casos aumenta", comentó.

El gobierno de EE. UU. ha despachado medicamentos antivirales de sus reservas para tratar a los niños, añadió Redd.

Hasta ahora, casi todas las cepas de H1N1 han respondido tanto a oseltamivir (Tamiflu) como a otro antiviral, zanamivir (Relenza), pero muestra resistencia a la amantadina, un fármaco de una clase distinta. Como resultado, Tamiflu y Relenza se han usado mucho tanto para la prevención como para el tratamiento del H1N1.

Sin embargo, en junio y julio de 2009, 65 campistas y miembros del personal de un campamento de verano de Carolina del Norte se enfermaron con H1N1 y fueron tratados con Tamiflu, mientras que 600 campistas y miembros del personal tomaron el antiviral para prevenir la enfermedad.

Dos mujeres que compartían una cabina desarrollaron síntomas después de comenzar a tomar Tamiflu, y luego se encontró que portaban un virus con dos mutaciones virales que lo hacían resistente al fármaco. El virus mutado no se encontró en otras personas evaluadas.

Lo problemático es que una de las mujeres parece haber transmitido el virus mutado a su compañera de cabina. "Es probable que este virus resistente se transmitiera de una campista a la otra, según se observó en el marco de tiempo entre las enfermedades y las dos mutaciones genéticas encontradas en el virus de ambas", explicó la Dra. Natalie Janine Dailey, autora principal de un estudio y funcionaria de información de epidemias de la Rama de Enfermedades Contagiosas de la División de Salud Pública de Carolina del Norte. "Hasta ahora, se ha observado un pequeño número de casos de virus resistente a oseltamivir en los EE. UU., pero estos fueron los primeros casos reportados en individuos por lo demás sanos, y el primero en que parece que el virus pasó de una persona a otra".

"Esto sugiere que el uso de oseltamivir para prevenir la influenza en gente sana podría aumentar el riesgo de resistencia", apuntó. "Si la resistencia se generaliza, oseltamivir podría dejar de ser eficaz".

Tomando esto en cuenta, Dailey considera que la vacuna contra el H1N1, en lugar de los antivirales, debe ser utilizada para la prevención a medida que se encuentre disponible, aunque el tratamiento con antivirales debe comenzar de inmediato en las personas que son hospitalizadas o que están en alto riesgo, como las mujeres embarazadas, los niños menores de dos años y las personas con enfermedades subyacentes.

Un segundo equipo de investigadores estudió 26 estudiantes de una escuela primaria en Pensilvania y a las personas que tenían contacto con ellos en el hogar que habían dado positivo para el virus H1N1 para evaluar el "patrón de contagio" del virus.

"Encontramos una duración media de propagación de seis días, con un mínimo de un día y un máximo de trece", señaló el autor del estudio, el Dr. Achuyt Bhattarai, funcionario de información sobre epidemias de los CDC.

Se encontraron las mismas cifras en niños mayores de nueve años, lo que representa un marco de tiempo más prolongado de lo que se observa en los adultos generalmente. Bhattarai dijo que "esto es coherente con estudios anteriores sobre la gripe estacional".

Estos datos y otros en el futuro ayudarán a las autoridades a decidir cuándo se debe permitir que los niños vuelvan a la escuela.

La teleconferencia también abordó los retrasos y escasez actuales en la vacuna H1N1 disponible.

"Todos estamos decepcionados y frustrados con la situación actual respecto a las existencias de vacuna, pero debemos reconocer que no estamos solos. La situación es así globalmente", apuntó el Dr. Bruce Gellin, director del Programa Nacional de Vacunas del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.

La situación resalta los problemas con el sistema actual de producción de vacunas, que depende de huevos como incubadoras de virus.

"Ciertamente, estos sistemas tienen mucho que mejorar", añadió Gellin. "Se están resolviendo algunos de los problemas anteriores, sobre todo dificultades reales con el rendimiento y la variabilidad entre fabricantes. Algunos rendimientos fueron la mitad de lo esperado, otros aún menos. Eso fue gran parte del problema. Nos alienta que muchas de esas cosas se están optimizando, y es lo mismo que sucede con la vacuna estacional cada año. Seguimos refinando, lo que se traducirá en más dosis durante las próximas semanas, y esperamos que entonces se acorten las filas".

Más información

Para más información sobre la gripe H1N1, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango

FUENTES: Oct. 29, 2009 teleconference with: Bruce Gellin, M.D., director, HHS National Vaccine Program Office; Natalie Janine Dailey, M.D., epidemic intelligence service officer, North Carolina Division of Public Health Communicable Disease Branch; Achuyt Bhattarai, M.D., epidemic intelligence service officer, U.S. Centers for Disease Control and Prevention; and Rear Admiral Stephen Redd, M.D., director Influenza Coordination Unit, CDC

Last Updated: