La vacuna contra la gripe es segura para los bebés y niños pequeños

Un estudio confirma que la vacuna protege contra la influenza sin efectos secundarios

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de HealthDay

MARTES 24 de octubre (HealthDay News/HispaniCare) -- Aún los niños más pequeños, entre los 6 y 23 meses, pueden beneficiarse de manera segura de la vacuna contra la gripe, según las conclusiones de un nuevo estudio.

El estudio, que examinó a más de 45,000 bebés y niños pequeños de todo Estados Unidos, encontró que sólo hubo unos cuantos incidentes de efectos secundarios que requirieron tratamiento médico como resultado de la vacuna, y que ninguno fue grave.

"Esta vacuna es bastante segura en este grupo de edad. Para mí, como pediatra y padre, es bastante reconfortante saber qué tan pocos diagnósticos hubo asociados a esta vacuna", aseguró el autor principal del estudio, el Dr. Simon J. Hambidge, investigador de la Unidad de investigación clínica de Kaiser Permanente Colorado en Denver.

Los resultados del estudio aparecen en la edición del 25 de octubre del Journal of the American Medical Association.

Cada año, hasta uno de cada cinco estadounidenses contrae la gripe, de acuerdo con los U.S. Centers for Disease Control and Prevention. Más de 200,000 personas son hospitalizadas a causa de complicaciones de la gripe, y hasta 36,000 estadounidenses mueren por la infección cada año, informan los CDC.

La mejor manera de prevenir la gripe es ponerse la vacuna. Los CDC recomiendan a la mayoría de la gente que se ponga la inyección, pero aconseja específicamente a los siguientes grupos de personas que se pongan la vacuna de la gripe cada año:

  • los niños entre 6 meses y 5 años
  • las mujeres embarazadas
  • las personas mayores de 50 años
  • las personas que viven en residencias para ancianos u otros centros de cuidado a largo plazo
  • los que tienen dolencias médicas crónicas, como la diabetes, enfermedad pulmonar y VIH/SIDA
  • las personas que viven o cuidan a niños, residentes de hogares de ancianos y personas con sistemas inmunológicos deprimidos o dolencias médicas crónicas

La primera vez que un bebé o un niño pequeño recibe la vacuna, debe administrársele en dos dosis separadas, con un mes de diferencia. Aunque no se espera una escasez de la vacuna de la gripe este año, ha tardado en llegar a muchos consultorios de pediatras este otoño. De acuerdo con el fabricante de la vacuna Sanofi Pasteur, suministros adecuados de la vacuna estarán disponibles a más tardar para noviembre o diciembre.

Los niños menores de 2 años tienen un mayor riesgo de tener complicaciones serias a causa de la gripe. Las únicas personas en alto riesgo son los mayores de 65, de acuerdo con el estudio.

A partir de la temporada de gripe de 2004-05, el Comité asesor en prácticas de inmunización de los CDC empezó a recomendar la vacuna para los niños entre los 6 y 23 meses. Sin embargo, el estudio más grande que se había realizado sobre este grupo de edad incluyó menos de 9,000 vacunaciones.

Así que Hambidge, junto con sus colegas del Vaccine Safety Datalink Team y otras ocho organizaciones de atención médica, examinaron los datos retrospectivos de más de 45,000 niños que recibieron casi 70,000 vacunas entre enero de 1991 y mayo de 2003.

Los investigadores estudiaron solamente las complicaciones de la vacuna "atendidas médicamente" hasta 42 días después de la vacuna. Los efectos secundarios menores como hinchazón o sensibilidad en el lugar de la inyección no fueron incluidos en el análisis.

La única asociación estadísticamente significativa que encontraron fueron las náuseas y los vómitos. Sin embargo, Hambidge dijo que estos efectos secundarios se debían probablemente a la exposición al virus de la influenza u otro virus cerca del momento de la vacuna.

En realidad, era menos probable que dolencias como el asma, infecciones del oído y el resfriado común ocurrieran después de la vacuna, según el estudio. Los investigadores creen que podrían tratarse también de hallazgos casuales.

Un estudio previo encontró una posible asociación entre la vacuna y convulsiones febriles (convulsiones que ocurren por fiebres altas), pero este estudio no halló tal relación, de acuerdo con Hambidge.

"Ya se creía que esta vacuna es segura, y este estudio lo confirma", apuntó el Dr. David Horwitz, pediatra del Centro médico de la Universidad de Nueva York en esa ciudad.

"En este estudio participaron un gran número de niños. Por lo general, un estudio de esta magnitud mostraría cualquier tipo de reacción adversa significativa que pudiera ocurrir", agregó.

El punto principal, según Hambidge, es que la vacuna "ayudará a proteger los niños contra una enfermedad muy desagradable".

Más información

Para más información sobre la vacuna contra la gripe, visite los Centers for Disease Control and Prevention.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Simon J. Hambidge, M.D., Ph.D., pediatrician, Denver Health Community Health Services, and investigator, Kaiser Permanente Colorado's Clinical Research Unit, Denver; David Horwitz, M.D., pediatrician, New York University Medical Center, and clinical associate professor, New York University School of Medicine, New York City; Oct. 25, 2006, Journal of the American Medical Association

Last Updated: