Más malas noticias sobre la gripe: se vincula con un riesgo más alto de ataque cardiaco

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de HealthDay

MIÉRCOLES, 24 de enero de 2018 (HealthDay News) -- Una mala gripe puede provocar un aumento de corta duración pero sustancial en el riesgo de ataque cardiaco de algunas personas, sugiere una investigación reciente.

Entre 332 pacientes de ataque cardiaco, hubo seis veces más probabilidades de la complicación tras una gripe, reportaron los investigadores.

Los hallazgos llegan en medio de una temporada de gripe particularmente brutal.

Las hospitalizaciones relacionadas con la gripe están aumentando por todo Estados Unidos, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. Según las cifras más recientes, la tasa es de 31.5 hospitalizaciones por cada 100,000 estadounidenses, frente a solo 13.7 por cada 100,000 dos semanas antes.

Los investigadores canadienses dijeron que sus hallazgos subrayan el consejo de siempre: vacúnese contra la gripe cada año, sobre todo si tiene un riesgo más alto de ataque cardiaco.

"Si tiene una enfermedad cardiaca, se toma muy en serio que debe hacer cosas como tomar sus medicamentos para el colesterol y mantener la presión arterial bajo control", comentó el investigador líder, el Dr. Jeffrey Kwong.

"Se debe tomar la vacuna anual contra la gripe con la misma seriedad", planteó Kwong, científico en el Instituto de Ciencias de la Evaluación Clínica, en Toronto.

Hace mucho que los estudios han mostrado que la infección con la gripe se vincula con un mayor riesgo de ataque cardiaco en las personas vulnerables.

Y durante años, el Colegio Americano de Cardiología (American College of Cardiology, ACC) y otros grupos han recomendado que las personas con una enfermedad cardiaca se vacunen contra la gripe cada año.

Pero los nuevos hallazgos reafirman la teoría de que una infección con la gripe puede de verdad provocar un ataque cardiaco, según el Dr. Andy Miller, presidente electo de la Junta Directiva del ACC. Pero el estudio no probó que la gripe pueda provocar un ataque cardiaco.

Aun así, "hay evidencias crecientes de que la inflamación, y las intervenciones que reducen la inflamación, son importantes en el riesgo de ataque cardiaco", señaló Miller, que no participó en el estudio.

Explicó cómo una infección con la gripe podría, en teoría, provocar problemas: Si una persona ya tiene placas que bloquean las arterias, una gripe podría provocar inflamación (en todo el cuerpo y en los vasos sanguíneos), lo que entonces hace que una placa se desprenda. Cuando una placa se desprende, puede bloquear del todo una arteria que lleva sangre al corazón, provocando un ataque cardiaco.

El nuevo estudio pudo observar cómo el riesgo de ataque cardiaco de las personas cambiaba en relación con el momento de una infección con la gripe.

El equipo de Kwong comenzó con casi 20,000 adultos de Ontario que habían contraído una gripe confirmada mediante pruebas de laboratorio. De ese grupo, 332 fueron hospitalizados por un ataque cardiaco en un plazo de un año.

En promedio, encontró el estudio, los pacientes tenían seis veces más probabilidades de sufrir su ataque cardiaco en la semana después de que se confirmara su infección con la gripe, en comparación con el año anterior, o el año posterior.

Los pacientes también se enfrentaban a un riesgo más alto poco después de contraer otras infecciones respiratorias, mostraron los hallazgos.

Según Kwong, es probable que los pacientes tuvieran infecciones graves, suficientemente malas como para ameritar una visita al médico y pruebas de laboratorio. Así que no está claro si unos casos más leves conllevarían el mismo riesgo, anotó.

El estudio tampoco puede decir cuál sería el riesgo absoluto de ataque cardiaco para ninguna persona en particular que contraiga la gripe, dijo Kwong.

Pero, añadió Miller, de las 20,000 personas con infecciones graves con la gripe, relativamente pocas tuvieron un ataque cardiaco a lo largo del año siguiente.

La vacuna contra la gripe es imperfecta. No garantiza que no haya infección, y funciona mejor en algunas temporadas de gripe que en otras. Pero Kwong apuntó que "incluso algo de protección es mejor que ninguna protección".

Aun así, otras medidas (como lavarse las manos con regularidad) también son importantes. Y todos pueden ayudar, quedándose en casa cuando estén enfermos para no exponer a los demás a la infección, aconsejó Kwong.

Miller enfatizó que las personas con un riesgo de ataque cardiaco deben enfocarse en todos los factores de riesgo, durante la temporada de gripe y en todo momento.

"Aborde todos los factores de riesgo tradicionales que tenga: obesidad, hipertensión, colesterol alto", planteó. "Recibir la vacuna contra la gripe es una intervención adicional".

Los hallazgos aparecen en la edición del 25 de enero de la revista New England Journal of Medicine.

Más información

La Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) ofrece más información sobre la prevención de la gripe y de la neumonía.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: Jeffrey Kwong, M.D., scientist, Institute for Clinical Evaluative Sciences, Toronto; Andy Miller, M.D., chair-elect, Board of Governors, American College of Cardiology, Washington, D.C.; Jan. 25, 2018, New England Journal of Medicine

Last Updated: