Unos cirujanos trasplantan riñones de donantes con hepatitis C de forma segura

In English

Por
Reportero de HealthDay

MARTES, 6 de marzo de 2018 (HealthDay News) -- En lo que podría ser un avance en el mundo de los trasplantes de órganos, los investigadores de la Universidad de Johns Hopkins han tomado riñones de personas infectadas con la hepatitis C y los han trasplantado de forma segura sin transmitir la enfermedad.

Las cirugías proporcionaron unos nuevos riñones a 10 receptores de las donaciones: solo unos pocos de los más de 420,000 estadounidenses que en la actualidad sufren una enfermedad renal en fase terminal potencialmente letal.

Ninguna de las 10 personas que esperaban un riñón se infectó con el virus de la hepatitis C (VHC). Eso es lo que evitaba que en la práctica recibieran un riñón de un donante infectado con el VHC, a pesar de haber estado en la lista de espera para recibir un órgano durante un promedio de 4 meses.

Pero "descubrimos que podíamos trasplantar de forma segura los riñones de donantes con la hepatitis C a receptores que no tenían la hepatitis C si administrábamos unos medicamentos antivirales de acción directa y preveníamos que el receptor se contagiara con la hepatitis C", explicó el Dr. Niraj Desai, director del Programa de trasplante de riñón y páncreas de la Universidad de Johns Hopkins..

Al disponer del conocimiento de que los medicamentos contra el VHC proporcionan una cura efectiva el 95 por ciento de las veces, Desai dijo que él y sus colegas tenían confianza en que tendrían éxito. "Pero todavía teníamos que demostrar que esto funcionaría, y [que] los pacientes tolerarían los medicamentos", dijo.

Una vez dicho eso, Desai enfatizó que se necesitan más estudios (con un mayor número de pacientes), aunque la idea de que dichos trasplantes se pueden realizar de forma segura, dijo, ya está ganando adeptos en todo el país.

Los hallazgos del estudio aparecen en la edición en línea de 6 de marzo de Annals of Internal Medicine.

Aproximadamente entre un 5 y un 10 por ciento de las personas con enfermedad renal en estado terminal fallecen cada año mientras reciben un tratamiento de diálisis, y más de 95,000 estadounidenses están ahora en lista de espera de un trasplante de riñón, dijo Desai.

Dado que esa cifra es superior a la de donantes disponibles, Desai dijo que las personas normalmente esperan más de 5 años antes de disponer de un órgano.

"Hay una tremenda necesidad de disponer de más riñones trasplantables", afirmó.

Hasta la fecha, los riñones de los donantes con el VHC se han usado solo si el receptor tiene el VHC, debido a los riesgos para la salud de la hepatitis C. Una infección con el VHC puede llevar a una inflamación del hígado, a la cicatrización del hígado (la cirrosis), al cáncer hepático y a la insuficiencia hepática.

Pero la llegada de medicamentos antivirales efectivos a principios de esta década significa que hoy en día aproximadamente el 95 por ciento de las personas con hepatitis C pueden curarse.

Eso animó a Desai y a sus colegas a ver si estos medicamentos podrían usarse (antes y después del trasplante) para prevenir la infección con el VHC en las personas que recibían un riñón de un donante que tuviera el VHC al fallecer.

En el estudio, todos los riñones usados para los trasplantes se obtuvieron de donantes que tenían el VHC y entre 13 y 50 años de edad cuando fallecieron.

Antes del trasplante, se dio a los 10 receptores de riñones una dosis de 100 miligramos (mg) del medicamento antiviral grazoprevir y 50 mg de elbasvir. Continuaron tomando estos medicamentos también durante 3 meses después del trasplante. Los que recibieron un riñón de un donante que había estado infectado con un tipo específico de VHC (conocido como genotipo 2 o 3) también tomaron un tercer medicamento: 400 mg de sofosbuvir.

Tres meses después de los trasplantes, se determinó que ninguno de los receptores tenía el VHC, según el estudio.

El Dr. Thomas Schiano, director médico de trasplante de hígado en el Sistema de Salud Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York, calificó los hallazgos como "no sorprendentes, sino increíbles".

"La diálisis es una medida que salva la vida hasta que los pacientes que lo necesitan pueden recibir el regalo de la vida. Pero la mortalidad y las complicaciones de la morbilidad en la diálisis son significativas. Y es un momento horrible en sus vidas", dijo Schiano.

"Así que este estudio da a todos los centros de trasplantes la confianza para avanzar y ampliar este método a todos los pacientes", dijo, y añadió que el mismo proceso de donación de órganos infectados con el VHC ya se está probando también tanto en los trasplantes de corazón como en los de pulmón.

"Este método ya se está convirtiendo en el tratamiento estándar", dijo Schiano. "En cifras pequeñas, pero está ocurriendo. Reducirá los gastos hospitalarios. Y salvará vidas".

Más información

La National Kidney Foundation tiene más información sobre los trasplantes de riñón.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: Niraj M. Desai, M.D., director, Kidney and Pancreas Transplant Program, Johns Hopkins Hospital, and transplant surgeon, department of surgery, Johns Hopkins Medicine, Baltimore; Thomas Schiano, M.D., medical director of liver transplant, Mount Sinai Health System, New York City; March 6, 2018, Annals of Internal Medicine, online

Last Updated: