Cada vez hay menos muertes en EE. UU. por enfermedades infecciosas, pero no en todas partes

In English

Por
Reportero de HealthDay

MARTES, 27 de marzo de 2018 (HealthDay News) -- Aunque ahora hay menos estadounidenses que fallecen por enfermedades infecciosas, siguen existiendo grandes disparidades en todo el país, según un estudio reciente.

Entre 1980 y 2014, un poco más de 4 millones de estadounidenses fallecieron de enfermedades infecciosas. Pero aunque la tasta total de mortalidad por enfermedades infecciosas se ha reducido en casi un 19 por ciento, las tasas de mortalidad difirieron en gran medida según el condado. Hay una serie de factores que fomentan estas disparidades, indicaron los investigadores.

"Los más importantes son los factores de riesgo de enfermedades infecciosas, que varían en todo el país", dijo el investigador Ali Mokdad, profesor de salud global en la Universidad de Washington en Seattle.

Entre estos riesgos están: fumar, que puede hacer que uno sea susceptible a las infecciones pulmonares; el abuso de las drogas, que puede aumentar el riesgo de hepatitis y VIH; y beber alcohol, que también puede aumentar el riesgo de infecciones, dijo.

Además, la pobreza, la falta de educación y la raza son factores que influyen en la probabilidad de se busque atención médica para las enfermedades infecciosas, indicó Mokdad.

Además, las personas que carecen de seguro o tienen un acceso limitado a la atención médica son más propensas a fallecer por enfermedades infecciosas, dijo.

Además, la calidad de la atención médica varía en todo el país, así que no todo el mundo recibe el mismo nivel de atención, explicó Mokdad.

"La epidemia de VIH cuenta toda la historia", dijo. "En 1980 el VIH surgió en la población rica. Cuando el VIH empezó a propagarse, pasó de la comunidad adinerada en las áreas urbanas a las áreas rurales".

Cuando hubo disponible un tratamiento, las personas con más dinero tenían más probabilidades de empezar la terapia. La mayoría de las muertes por VIH/SIDA se producen en las áreas rurales en las que las personas son más pobres, tienen un nivel educativo menor y tienen un menor acceso a la atención médica, indicó.

"Con el tabaquismo también pasa esto", dijo Mokdad.

En el estudio, los investigadores examinaron 6 grupos de enfermedades infecciosas: las infecciones respiratorias inferiores, las enfermedades diarreicas, el VIH/SIDA, la meningitis, la hepatitis y la tuberculosis.

La mayoría de las muertes en EE. UU. por enfermedades infecciosas se producen en los condados más pobres. Estos están en algunas áreas de Luisiana, Mississippi, Alabama, Georgia, Virginia Occidental y en algunas zonas de Alaska y del suroeste, dijo Mokdad.

Las infecciones respiratorias inferiores fueron la causa principal de mortalidad por enfermedades infecciosas en 2014, conformando casi el 79 por ciento de estas muertes, que variaron ampliamente en los condados de todo Estados Unidos.

Pero la mortalidad por el VIH/SIDA tuvo la desigualdad relativa más alta entre los condados, dijo Mokdad.

Solamente la mortalidad por enfermedades diarreicas entre 2000 y 2014 aumentó en la mayoría de los condados, señaló.

"Eso se explica por el envejecimiento de la población. Con una población que envejece, uno tiene más probabilidades de sufrir una diarrea cuando se está en el hospital", explicó Mokdad.

La parte positiva es que las muertes por meningitis y tuberculosis se redujeron en todos los condados de EE. UU., mostraron los hallazgos.

Al mostrar las variaciones entre los condados en la mortalidad por enfermedades infecciosas, Mokdad espera que las áreas con las tasas más altas de mortalidad puedan abordarse con recursos que reduzcan dichas tasas.

"Tenemos que establecer nuestras prioridades", afirmó. "Cuando alguien está enfermo, debemos proporcionarle la mejor atención médica posible. Todas las personas tienen el derecho a ser atendidas".

Pero la atención y el tratamiento médicos no son un sustituto de la prevención, enfatizó Mokdad.

"Tratar a las personas que estén enfermas no se debería hacer a expensas de la prevención y de poner en marcha programas que prevengan estas enfermedades", dijo.

La Dra. Preeti Malani, profesora de medicina en la Universidad de Michigan, se mostró de acuerdo en que el mejor ejemplo de la amplia variación en la mortalidad por enfermedades infecciosas quizá se muestre en el caso del VIH/SIDA.

"La región del sureste de nuestro país está afectada de forma desproporcional y conforma casi la mitad de las muertes anuales por el VIH/SIDA", dijo Malani, que fue coautora de un editorial que acompañó al estudio.

Aunque este estudio se centra en las muertes por enfermedades infecciosas, los resultados son parecidos a los de otras afecciones médicas, como la diabetes y la enfermedad cardiaca, dijo.

"La solución quizá no esté en que simplemente haya más recursos, sino en asegurarse de que la comunidad de la atención médica y los pacientes sean conscientes de los recursos ya disponibles y de que todos los cabos ya están atados", sugirió Malani.

Es esencial que los recursos se dediquen a "la comprensión, el manejo y la prevención de las amenazas infecciosas, tanto de las conocidas como de las venideras", dijo.

Para estimar las tasas de mortalidad de las enfermedades infecciosas, Mokdad y sus colaboradores usaron los datos del Centro Nacional de Estadísticas de Salud de EE. UU. y las cifras de población de la Oficina del Censo de EE. UU. y la Base de datos de la mortalidad humana.

El informe aparece en la edición del 27 de marzo de la revista Journal of the American Medical Association.

Más información

Para más información sobre las enfermedades infecciosas, visite el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE. UU..


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: Ali Mokdad, Ph.D., professor, global health, School of Public Health, University of Washington, Seattle; Preeti Malani, M.D., professor, medicine, University of Michigan, Ann Arbor; March 27, 2018, Journal of the American Medical Association

Last Updated: