En reacción contra un mundo 'demasiado limpio', algunos padres van demasiado lejos en la dirección contraria

In English

Por
Reportera de HealthDay

MIÉRCOLES, 3 de julio de 2019 (HealthDay News) -- En algún punto entre la mamá que limpia obsesivamente cada pomo y juguete que su hijo podría tocar, y el papá que cree que rodar por la suciedad es "bueno" para los niños, hay un punto medio sano, afirman unos expertos británicos.

"Debemos encontrar una forma de proteger contra las enfermedades infecciosas y los microbios dañinos, al mismo tiempo que mantenemos la exposición a los microbios beneficiosos esenciales en nuestro mundo", explicó Sally Bloomfield.

Bloomfield es miembro del Foro Científico Internacional sobre Higiene del Hogar (International Scientific Forum on Home Hygiene), y también es coautora de un nuevo informe que encuestó a adultos británicos sobre su actitud respecto a la suciedad y los gérmenes en sus hogares.

La encuesta de 2018, de la Sociedad Real de Salud Pública (Royal Society for Public Health), sugiere que las personas están confundidas respecto a qué nivel de suciedad es adecuado. Es probable que gran parte de esa confusión provenga del surgimiento de la "hipótesis de la higiene", la idea de que los hogares de hoy en día están demasiado limpios, y que los niños necesitan contacto con los gérmenes para desarrollar unos sistemas inmunitarios sanos.

Pero esa idea se puede llevar demasiado lejos, encontró el grupo de Bloomfield.

De hecho, casi una de cada cuatro personas se mostró de acuerdo con la declaración de que "la higiene en el hogar no es importante, porque los niños deben ser expuestos a los gérmenes nocivos para desarrollar su sistema inmunitario".

Los hombres fueron el doble de propensos que las mujeres a expresar esa opinión.

Por otro lado, las ideas erróneas sobre el nivel de "peligro" que la suciedad plantea también fueron comunes.

El equipo de Bloomfield encontró que "casi dos tercios de los encuestados (un 61 por ciento) dijeron que tocar las manos sucias de un niño después de que jugara al aire libre probablemente propagaría gérmenes nocivos".

Pero eso simplemente no es verdad. De hecho, "Hay pocas evidencias de que la suciedad y la tierra exteriores estén contaminadas con microbios dañinos (a menos que haya animales cerca)", según el informe.

Distintos gérmenes, distintos peligros

Bloomfield, investigadora en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, dijo que la clave es recordar que no todos los gérmenes son iguales.

Los expertos concuerdan en que la exposición a diversos microbios de otras personas, los animales domésticos y el medioambiente natural ayuda a desarrollar un sistema inmunitario sano y el microbioma, que son los varios microbios que viven normalmente en los intestinos y el tracto respiratorio. Pero la exposición a los tipos erróneos de gérmenes puede no solo debilitar el microbioma, sino también provocar infecciones.

Y si esas infecciones requieren antibióticos, las bacterias "buenas" del intestino son destruidas junto con las malas, apuntaron.

¿Cómo encontrar un equilibrio entre ser un germofóbico compulsivo que limpia constantemente y un padre descuidado que deja que los niños coman pasteles de lodo?

Bloomfield cree que es probable que la respuesta sea un modelo nuevo y con más matices llamado "higiene dirigida".

La higiene dirigida significa intervenir en los niños y su medioambiente, pero solo cuando se pueda parar el riesgo de infección. Eso no necesariamente significa una limpieza compulsiva. Limpiar elimina la suciedad visible, pero no necesariamente reduce el riesgo de infección.

¿Qué sí lo reduce? Lavarse las manos.

Lavarse las manos es un componente simple de la higiene dirigida, y se debería coordinar con ciertas actividades, planteó Bloomfield.

"Nuestros propios cuerpos, nuestra comida y nuestros animales domésticos son las fuentes más probables de propagación de las infecciones, entonces los momentos importantes son [por ejemplo] cuando manejamos comida cruda, cuando usamos el baño, cuando atendemos a las mascotas, cuando estamos infectados o cuando atendemos a alguien que está infectado", explicó.

Entonces, asegúrese de lavarse bien las manos:

  • Al llegar a casa.
  • Si ha estado atendiendo o jugando con una mascota.
  • Después de ir al baño.
  • Antes de comer o preparar comida.
  • Después de manejar carne, frutas o verduras crudas.
  • Después de estornudar, toser o sonarse la nariz.

Una limpieza de 'sentido común'

La mayoría (pero no todos) los adultos británicos encuestados parecían entender el valor de lavarse las manos, dado que "un 73 por ciento de los encuestados dijeron que 'siempre' se lavaban bien las manos con jabón después de ir al baño y después de preparar carne cruda", encontró el informe.

Además de lavarse las manos, Bloomfield dijo que otras medidas importantes incluyen limpiar las superficies que entran en contacto con la comida, limpiar las superficies que muchas personas tocan con regularidad, y lavar los paños de inmediato tras su uso para que no propaguen gérmenes.

El Dr. Aaron Glatt, vocero de la Sociedad Americana de Enfermedades Infecciosas (Infectious Diseases Society of America), revisó el nuevo informe, y aseguró que le "gusta la idea de la higiene dirigida".

"El buen sentido común sigue siendo la mejor forma de prevenir la infección", señaló Glatt. "No hay que lavarse las manos 40 veces al día, pero se debe enfatizar un lavado adecuado de las manos. Si acaba de salir del baño o va a preparar comida, lávese las manos".

Cuando se trata de la limpieza de rutina, Glatt dijo que la cocina y el baño son dos áreas importantes que necesitan atención.

Se mostró de acuerdo en que las mascotas pueden potencialmente ser un punto de transmisión de infecciones, pero si se cuidan de la forma adecuada, no deberían ser un problema.

"Incluso permitimos que las mascotas entren al hospital para dar terapia", dijo Glatt. "En general, los niños y las mascotas interactúan de forma positiva".

Una vez más, déjese orientar por el sentido común. "Los niños no deben permitir que una mascota lama su plato y luego seguir comiendo del mismo plato", añadió Glatt.

Más información

Para más información sobre las enfermedades relacionadas con la higiene, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Sally Bloomfield, honorary professor, London School of Hygiene and Tropical Medicine, and International Scientific Forum on Home Hygiene, United Kingdom; Aaron E. Glatt, spokesperson, Infectious Diseases Society of America, and chair of medicine, South Nassau Communities Hospital, Long Island Medical Center, New York; June 2019, Too Clean or Not Too Clean report, Royal Society for Public Health

Last Updated: