Las grandes inundaciones pueden conllevar un riesgo de infecciones en la piel

Photo: Alexis Hall / FEMA

In English

VIERNES, 1 de marzo de 2019 (HealthDay News) -- Las inundaciones de los huracanes y otros desastres naturales aumentan el riesgo de infecciones en la piel entre las víctimas y los trabajadores de rescate, advierte un experto en la piel.

"En 2017, experimentamos casi tantas inundaciones como en los 10 años anteriores", señaló el Dr. Justin Bandino, profesor asistente de dermatología en el Centro Médico Militar de San Antonio, en Texas.

"Las implicaciones de salud para las personas expuestas a las crecidas son abrumadoras, e incluyen una amplia variedad de problemas dermatológicos [de la piel], por ejemplo infecciones de heridas, dermatitis de contacto e incluso lesiones eléctricas por el tendido eléctrico derrumbado", advirtió Bandino en un comunicado de prensa de la Academia Americana de Dermatología (American Academy of Dermatology).

Tras una gran inundación, se pueden desarrollar infecciones en la piel y en los tejidos blandos cuando la piel lesionada se expone a la crecida que contiene aguas negras, sustancias y otros contaminantes.

En particular, los tsunamis y los huracanes pueden provocar alteraciones importantes en el suelo que conducen a la liberación de organismos infecciosos inusuales, anotó Bandino.

"En casos en que pacientes desnutridos no han tenido acceso a la comida y el agua limpia, incluso una cortada pequeña y superficial que se ha expuesto a esos microorganismos infecciosos puede resultar en una infección potencialmente peligrosa", advirtió.

Los animales y los insectos también plantean riesgos para las víctimas de las inundaciones. Las mordeduras de los animales domesticados y no domesticados y de serpientes aumentan a medida que las inundaciones los obligan a competir con las personas por el espacio en las áreas secas, explicó Bandino.

Las crecidas estancadas proveen criaderos para los mosquitos, lo que puede conducir a brotes de enfermedades transmitidas por los mosquitos, como el Zika o la malaria. Bandino también apuntó que colonias flotantes de hormigas rojas aparecieron en las calles de Houston tras las inundaciones por el huracán Harvey en 2017.

Para reducir el riesgo de problemas en la piel tras una inundación, usted debe contar con un plan de respuesta y evacuación ante las inundaciones. También necesitará un kit de primeros auxilios básicos que incluya suministros para limpiar, cubrir y tratar las heridas menores, además de repelente contra insectos.

Para ayudar a reducir las probabilidades de desnutrición y deshidratación (que aumentan el riesgo de infección) tenga a mano un kit básico de supervivencia que incluya suministros no perecederos de comida y agua, aconsejó Bandino.

"Los tsunamis, huracanes, inundaciones y otras situaciones de emergencia pueden agravar las afecciones dermatológicas existentes, como el eczema o la psoriasis. Cuando sea posible, lleve cualquier medicamento para las afecciones cutáneas actuales con usted durante una evacuación, junto con otros suministros de primeros auxilios básicos; esto puede reducir en gran medida la oportunidad de una exacerbación", enfatizó.

"Si experimenta problemas de la piel tras la exposición a las crecidas, acuda a un dermatólogo certificado por la junta", añadió Bandino.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre las inundaciones.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTE: American Academy of Dermatology, news release, March 1, 2019

--

Last Updated: