Los deportistas jóvenes tienen que descansar tras un caso de mononucleosis

In English

DOMINGO, 14 de abril de 2019 (HealthDay News) -- Los deportistas jóvenes que se recuperan de la mononucleosis quizá estén deseosos de volver a su deporte preferido. Pero una experta afirma que el riesgo de sufrir una ruptura de bazo durante el juego significa que deben permanecer en el banquillo más tiempo de lo que algunos querrían.

Junto con la fatiga extrema, el dolor de garganta, la fiebre y las glándulas inflamadas, la mononucleosis provoca un agrandamiento del bazo. Esto puede ser peligroso para los deportistas, porque los impactos y la presión en el abdomen que ocurren durante muchos deportes pueden hacer que el bazo reviente.

"Es raro (ocurre en menos de un 0.5 por ciento de los pacientes), pero un deportista infectado puede sufrir una ruptura de bazo sin advertencia en un plazo de 21 días tras el inicio de los síntomas", advirtió la Dra. Lindsay Lafferty, médica primaria de medicina del deporte en Penn State Health.

"La tasa se reduce tras cuatro semanas, pero han ocurrido rupturas hasta ocho semanas después de que un deportista notara los primeros síntomas", anotó en un comunicado de prensa de Penn State.

Determinar el riesgo de una ruptura de bazo es difícil. Como el tamaño normal del bazo fluctúa, los ultrasonidos y las TC no ayudan a determinar si el órgano está agrandado o en riesgo de ruptura, dijo Lafferty.

"Un examen físico del tamaño del bazo identifica a incluso apenas un 17 por ciento de los casos, de forma que decidir cuál es el momento correcto para que un deportista estudiantil vuelva a jugar es complejo", explicó.

En los deportistas, no se ha mostrado que el equipamiento protector, como un chaleco o unos protectores, reduzcan el riesgo de ruptura de bazo, y no se recomiendan

"Los deportistas podrían volver al juego sin contacto y a los ejercicios que no incluyan levantar pesas 21 días tras el inicio de la mononucleosis si sus síntomas han desaparecido, y pueden volver a jugar del todo tras 28 días", aconsejó Lafferty.

El virus que provoca la mononucleosis se transmite a través de la saliva, así que se llama comúnmente la "enfermedad del beso". Pero la mononucleosis también puede propagarse al compartir un vaso o utensilios con una persona infectada, e incluso mediante la tos o los estornudos. Con frecuencia ocurre entre los jóvenes, en particular entre los que están en la escuela secundaria y la universidad.

El tratamiento de la mononucleosis incluye descanso, hidratación y alivio del dolor. En algunos casos, la recuperación puede tardar meses. El aislamiento no es necesario, pero se insta a los pacientes que eviten propagar los gérmenes asegurándose de lavarse las manos y al no compartir artículos personales ni botellas de agua.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre la mononucleosis infecciosa.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTE: Penn State Health, news release, April 3, 2019

--

Last Updated: