Los tratamientos de fertilidad no aumentan el riesgo de cáncer de los hijos

In English

MIÉRCOLES, 6 de febrero de 2019 (HealthDay News) -- Todos los futuros padres se preocupan, y los que se someten a tratamientos de fertilidad tienen preocupaciones adicionales sobre la salud de sus hijos.

Pero un estudio reciente encuentra una cosa menos sobre la que se tienen que estresar: no parece que sus hijos tengan un riesgo más elevado de cáncer que otros niños.

"Estos resultados ofrecen evidencias tranquilizadoras de que los niños concebidos como resultado de los tratamientos de fertilidad no tienen un riesgo más elevado de cáncer, tras un seguimiento mediano de 21 años", aseguró la autora del estudio, Flora van Leeuwen, directora del departamento de epidemiología del Instituto Oncológico de los Países Bajos, en Ámsterdam.

Ha habido evidencias conflictivas sobre si los niños concebidos a través de las técnicas de reproducción asistida (TRA) tienen un mayor riesgo de cáncer. Las terapias de TRA incluyen a la fertilización in vitro, la inyección de esperma en el óvulo, o congelar los óvulos o el esperma para su uso posterior.

Este estudio es el primero en examinar el riesgo de cáncer a largo plazo de los niños concebidos mediante TRA en comparación con la población general, o con los concebidos de forma natural por mujeres con problemas de fertilidad.

El estudio incluyó a casi 48,000 niños de los Países Bajos a quienes se dio un seguimiento durante un promedio de 21 años. De esos niños, más de 24,000 fueron concebidos mediante TRA, unos 14,000 fueron concebidos de forma natural, y casi 10,000 fueron concebidos de forma natural o con la ayuda de medicamentos para la fertilidad, pero no TRA.

Durante el seguimiento, 231 de los niños desarrollaron un cáncer. Tras ajustar por varios factores, los investigadores concluyeron que los niños concebidos mediante TRA no tenían un mayor riesgo de cáncer.

El estudio aparece en la edición del 4 de febrero de la revista Human Reproduction.

"Este estudio, con un seguimiento mediano de 21 años, es particularmente importante porque incluye a un grupo de comparación de niños concebidos de forma natural que nacieron de mujeres que tenían una fertilidad baja", señaló van Leeuwen. "Esas mujeres son distintas de la población general, y es posible que la dificultad en la concepción pudiera ser un factor que influya en el riesgo de cáncer de sus hijos".

Pero no todos los tratamientos para la fertilidad carecieron de cierto riesgo.

"El riesgo de cáncer aumentó en cierta medida, aunque no de manera estadísticamente significativa, en los niños concebidos tras una inyección intracitoplásmica de espermatozoides [IICE] o a partir de embriones que se habían congelado antes de descongelarse y usarse en un tratamiento para la fertilidad", apuntó van Leeuwen en un comunicado de prensa de la revista.

"Son dos tipos de tratamientos de fertilidad que se usan con una mayor frecuencia hoy en día. También encontramos un ligero aumento, estadísticamente insignificante, en el riesgo de leucemia linfoblástica y melanoma. Como la cantidad de cánceres en esos grupos fue baja, estos hallazgos podrían deberse al azar y se deben interpretar con precaución", dijo van Leeuwen.

"Pero como más niños que nunca nacen mediante la IICE y la criopreservación de los embriones, el riesgo de cáncer a largo plazo se debe investigar en unas mayores cantidades de niños nacidos como resultado de estas técnicas", añadió van Leeuwen.

Anotó que su equipo de investigación ya está realizando estudios de mayor tamaño sobre el tema.

Más información

El Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano de EE. UU. ofrece más información sobre las TRA.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTE: Human Reproduction, news release, Feb. 4, 2019

--

Last Updated: