Nace el primer bebé del uso de un óvulo madurado y congelado en el laboratorio

In English

MIÉRCOLES, 19 de febrero de 2020 (HealthDay News) -- Una paciente de cáncer de Francia dio a luz al primer bebé concebido de un óvulo inmaturo que se maduró en el laboratorio, se congeló, y luego se descongeló y fertilizó, y los médicos afirman que es un avance.

"Nos complace que la paciente quedara embarazada sin dificultades y que diera a luz a término de forma exitosa a un bebé sano", señaló el líder del equipo, Michaël Grynberg, director de medicina reproductiva y conservación de la fertilidad del Hospital de la Universidad de Antoine Béclère, cerca de París.

La pérdida de la fertilidad siempre es un peligro tras la quimioterapia y la radioterapia para las pacientes de sexo femenino jóvenes con cáncer. En esos casos, los médicos en general inducen una "estimulación ovárica" para producir y recolectar óvulos maduros de los ovarios de forma que se puedan congelar para su uso potencial en el futuro.

"Pero en algunas pacientes la estimulación ovárica no es factible debido a la necesidad de un tratamiento urgente para el cáncer o alguna otra contraindicación", explicó Grynberg en un comunicado de prensa de la revista Annals of Oncology, que publicó el informe el 19 de febrero.

El equipo francés esperaba que en estos casos, una técnica llamada maduración in vitro (MIV), en que el proceso de maduración del óvulo se induce en el laboratorio, pudiera funcionar.

"Mi equipo y yo confiábamos en que la MIV funcionaría cuando la estimulación ovárica no fuera factible", comentó Grynberg. "Entonces, hemos acumulado muchos óvulos que se han vitrificado [congelado] tras la MIV para pacientes con cáncer, y anticipamos que seríamos el primer equipo en lograr un nacimiento vivo de esta forma", añadió.

"Este éxito representa un avance en el campo de la conservación de la fertilidad", aseguró Grynberg.

En el nuevo caso estaba implicada una mujer francesa de 34 años que era infértil debido a la quimioterapia para el cáncer de mama que había recibido cinco años antes. Antes de comenzar el tratamiento para el cáncer, los médicos recolectaron siete óvulos inmaduros de sus ovarios, y usaron la MIV para madurar los óvulos en el laboratorio.

Los óvulos madurados se conservaron con la vitrificación, que es la congelación rápida de los óvulos en nitrógeno líquido para reducir el riesgo de que se formen cristales de hielo que dañen a las células.

Cuando se confirmó que la mujer era infértil debido a su tratamiento para el cáncer, se descartó la estimulación de sus ovarios para hacer que produjeran más óvulos, porque las hormonas usadas en ese método podrían provocar que su cáncer de mama recurriera. En su lugar, ella y sus médicos decidieron usar sus óvulos congelados.

Seis óvulos sobrevivieron al proceso de descongelación, y fueron fertilizados usando la inyección intracitoplasmática de espermatozoides (IICE). La fertilización fue exitosa en cinco óvulos, y un embrión se transfirió al útero de la mujer. Quedó embarazada, y nueve meses más tarde dio a luz a un bebé sano de sexo masculino, el 6 de julio de 2019.

"La preservación de la fertilidad siempre se debe considerar como parte del tratamiento para las pacientes con cáncer más jóvenes", planteó Grynberg. "La vitrificación de óvulos [maduros] o embriones tras la estimulación ovárica sigue siendo la opción más establecida y eficiente", explicó.

Pero "la MIV nos permite congelar óvulos o embriones en situaciones urgentes o cuando para la paciente sería peligroso someterse a la estimulación ovárica", añadió Grynberg, y la técnica "tampoco se asocia con un riesgo de recurrencia del cáncer".

Una experta en fertilidad de Estados Unidos se mostró de acuerdo en que el nacimiento exitoso es un nuevo hito.

"Es un avance extraordinario en nuestro campo", aseguró la Dra. Christine Mullin, jefa del Centro de Fertilidad de Northwell Health, en Manhasset, Nueva York. Nos da otra opción viable para "las mujeres que buscan preservar su fertilidad antes de tratamientos como la quimioterapia o la cirugía".

Mullin considera que el uso de la técnica podría algún día ampliarse más allá de las pacientes con cáncer.

Si con el tiempo se prueba que es seguro y factible, el uso de las células inmaduras para preservar la fertilidad podría "convertirlo en un tratamiento viable para todas las pacientes que se someten a tratamientos de fertilidad, eliminando el uso de los medicamentos de fertilidad y por tanto reduciendo los costos y el riesgo de hiperestimulación ovárica", añadió.

Más información

La Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society) ofrece más información sobre la fertilidad y el cáncer.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

FUENTES: Christine Mullin, M.D., chief, Northwell Health Fertility Center, Manhasset, N.Y.; Annals of Oncology, news release, Feb. 19, 2020

--

Last Updated: