Casi todos los adolescentes de EE. UU. se quedan cortos respecto al sueño y el ejercicio

In English

Por
Reportera de HealthDay

MARTES, 5 de febrero de 2019 (HealthDay News) -- Muy poco sueño. Sin suficiente ejercicio. Demasiado "tiempo ante pantallas".

Ese es el estilo de vida malsano de casi todos los estudiantes de secundaria de EE. UU., encuentra una investigación reciente.

El estudio, de casi 60,000 adolescentes de todo el país, encontró que apenas un 5 por ciento cumplían las recomendaciones de los expertos sobre tres hábitos esenciales de la salud: el sueño, el ejercicio, y el tiempo que pasaban viendo medios digitales y televisión.

No es un secreto que muchos adolescentes están pegados a sus teléfonos celulares, que se quedan despiertos hasta tarde, o que pasan mucho tiempo siendo sedentarios. Pero incluso los investigadores se sorprendieron con la amplitud de esos problemas entre los estudiantes de secundaria.

"Un 5 por ciento es una proporción realmente baja", señaló el líder del estudio, Gregory Knell, investigador en la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Texas, en Dallas. "Nos sorprendió hasta cierto punto".

En general, los expertos médicos plantean que los adolescentes deben dormir de 8 a 10 horas por noche, y hacer al menos una hora de ejercicio moderado o vigoroso cada día. Deben limitar su tiempo ante pantallas (la televisión y los medios digitales) a menos de dos horas por día.

Los nuevos hallazgos muestran que pocos jóvenes logran cumplir las tres recomendaciones, lamentó Knell.

Es fácil ver la relación entre el sueño, el ejercicio y el tiempo ante las pantallas, apuntó.

"Este es un ejemplo: si los jóvenes ven una pantalla de noche (viendo fijamente esa luz azul) eso podría afectar su capacidad de dormir", apuntó Knell.

"Y si no duerme lo suficiente de noche, estará más cansado durante el día", añadió, "y no será tan activo físicamente".

Ariella Silver, profesora asistente de pediatría y medicina adolescente en la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York, se mostró de acuerdo en que las tres conductas se solapan mucho.

Silver, que no participó en el estudio, también apuntó lo siguiente: el límite de dos horas de tiempo ante las pantallas podría ser difícil para los estudiantes de secundaria, dado que las tareas escolares podrían demandar mucho tiempo usando una computadora.

Silver dijo que no está claro hasta qué grado ese hecho podría haber influido en los hallazgos.

Aun así, considera al tiempo frente a las pantallas como posiblemente el "factor más importante" de esta situación. Silver se mostró de acuerdo en que podría impedir el sueño de los adolescentes. Y surge otro problema cuando los medios sociales "reemplazan" a la interacción social en persona.

Cuando los jóvenes no salen con los amigos, se pierden de muchas experiencias, entre ellas oportunidades para la actividad física, advirtió Silver.

Aunque a ningún grupo de jóvenes del estudio le fue bien, a algunos les iba peor que a otros: apenas un 3 por ciento de las chicas cumplían las tres recomendaciones, frente a un 7 por ciento de los chicos.

De forma similar, la tasa fue de entre un 2 y un 4 por ciento entre los estudiantes negros, hispanos y estadounidenses de origen asiático, frente a poco más de un 6 por ciento de los jóvenes blancos, mostraron los hallazgos.

El informe aparece en la edición en línea del 4 de febrero de la revista JAMA Pediatrics.

Silver ofreció algunos consejos a los padres:

  • En lugar de decirles a los adolescentes que "dejen el teléfono", oriéntelos hacia algunas alternativas, por ejemplo actividades extracurriculares, programas comunitarios o pasar tiempo con la familia. "Su tiempo ante las pantallas se reducirá por defecto", anotó.
  • Sea un buen modelo de rol. Deje su teléfono y demuestre unos hábitos saludables, que incluyan pasar tiempo siendo físicamente activo con sus hijos.
  • Hable con los adolecentes sobre la importancia de unos hábitos saludables. "Pregúnteles cómo se sienten cuando no duermen lo suficiente", sugirió Silver. "Pregúnteles cómo se sienten cuando no salen al sol y hacen algo de ejercicio". Dijo que es importante que los jóvenes noten cómo sus cuerpos se sienten cuando se implican en hábitos saludables o no.
  • Fije unas normas claras sobre el tiempo ante las pantallas, por ejemplo no usar dispositivos en las dos horas antes de irse a dormir. "Asegúrese de que sus hijos se den cuenta de que esos dispositivos son un privilegio, y no una necesidad vital", apuntó Silver.

Knell dijo que la buena noticia es que como el sueño, el ejercicio y el tiempo ante las pantallas están interrelacionados, cambiar un hábito también podría afectar a los demás.

"Sin duda hay cambios pequeños que puede realizar que podrían tener un gran impacto", añadió.

Más información

La Academia Estadounidense de Médicos de Familia (American Academy of Family Physicians) ofrece consejos a los adolescentes para mantenerse sanos.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Gregory Knell, Ph.D., postdoctoral research fellow, University of Texas Health Science Center, School of Public Health, Dallas; Ariella Silver, PsyD., assistant professor, pediatrics and adolescent medicine, and psychiatry, Icahn School of Medicine at Mount Sinai, New York City; Feb. 4, 2019, JAMA Pediatrics, online

Last Updated: