El respaldo de los adultos puede hacer una diferencia en los chicos de vecindarios marginados

In English

VIERNES, 13 de septiembre de 2019 (HealthDay News) -- Un respaldo fuerte de parte de los adultos puede ayudar a prevenir la violencia en los chicos adolescentes que se crían en los vecindarios pobres, muestra una investigación reciente.

El estudio incluyó a casi 900 chicos de las áreas pobres de Pittsburgh, de 13 a 19 años, que participaron en un ensayo de prevención de la violencia sexual.

Los investigadores observaron 40 conductas de riesgo en categorías como la violencia juvenil, el acoso, la violencia sexual y/o romántica, la exposición a la violencia y a las adversidades, además del uso de sustancias.

Se pidió a los participantes del estudio que calificaran su nivel de respaldo social de parte de los adultos. Los hallazgos mostraron que los chicos con un respaldo social alto de parte de los adultos se implicaban en unas ocho de las 40 conductas de riesgo, en comparación con unas 10 entre los que tenían un respaldo social bajo.

Los que contaban con un respaldo social alto tenían más metas para el futuro, por ejemplo hacer carreras profesionales, y era menos probable que reportaran todos los tipos de conducta violenta, encontraron los investigadores.

Entre los chicos con un respaldo social bajo, sentirse feliz en una escuela que fomentara la diversidad se asoció firmemente con unas tasas más bajas de abuso en las relaciones románticas y físico y de violencia en la pareja sexual, según el estudio, publicado en la edición en línea del 13 de septiembre de la revista JAMA Network Open.

Los investigadores, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh y del Hospital Pediátrico UPMC de Pittsburgh, también encontraron vínculos entre las conductas violentas. Los vínculos más potentes fueron entre los distintos tipos de violencia sexual. Por ejemplo, los chicos que apoyaban que se publicaran imágenes sexuales de las parejas tenían 14 veces más probabilidades de decir que habían coaccionado a alguien mientras eran pareja para que mantuviera relaciones sexuales.

La implicación en las bandas no se asoció fuertemente con la violencia, pero fue más común entre los chicos que se habían expuesto a la violencia sexual, el acoso o el uso de sustancias, anotaron los autores del estudio.

"Los chicos de los vecindarios urbanos se exponen de forma desproporcionada a la violencia, y por consiguiente tienen un riesgo más alto de perpetración y victimización de violencia", apuntó la autora sénior del estudio, la Dra. Alison Culyba, profesora asistente de pediatría.

"Históricamente, la investigación con frecuencia se ha enfocado en un solo tipo de violencia, pero nuestro estudio muestra que hay patrones conductuales concurrentes y factores protectores compartidos a los que debemos prestar atención", señaló en un comunicado de prensa de la universidad.

Crear programas que ayuden a los padres y mentores a respaldar a los chicos adolescentes podría ayudar a reducir múltiples tipos de violencia al mismo tiempo, apuntó Culyba.

Anotó que los hallazgos concuerdan con el programa de prevención de la violencia de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., Connecting the Dots.

Más información

La Academia Americana de Psiquiatría Infantil y Adolescente (American Academy of Child and Adolescent Psychiatry) ofrece más información sobre la violencia juvenil.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTE: University of Pittsburgh, news release, Sept. 13, 2019

--

Last Updated: