Las políticas de Trump sobre la inmigración causan insomnio a los adolescentes hispanos

In English

Por
Reportero de HealthDay

LUNES, 24 de junio de 2019 (HealthDay News) -- Las políticas sobre la inmigración de la administración de Trump conducen a los adolescentes hispanos a la ansiedad y la depresión, aunque sean ciudadanos nacidos en EE. UU. y no se enfrenten a la amenaza de la deportación, muestra un estudio reciente.

Casi la mitad de un grupo de jóvenes hispanos de 16 años en la región del Valle de Salinas, en California, reportaron que les preocupa que la política de inmigración de EE. UU. pudiera separar a sus familias, encontraron los investigadores.

Esos adolescentes tenían unos niveles de ansiedad cinco veces más altos que los jóvenes sin preocupaciones similares, encuentra el estudio. También tenían un sueño de peor calidad.

"Son ciudadanos de EE. UU. y tienen 16 años, y en los niños que tienen esos niveles de ansiedad, no es algo pasajero", advirtió la investigadora principal, Brenda Eskenazi, directora del Centro de Investigación Ambiental y Salud de los Niños de la Universidad de California, en Berkeley.

"Es probable que afecte su capacidad de concentrarse en la escuela, de permanecer en la escuela, la criminalidad y su salud", continuó Eskenazi. "Si uno vive con ese nivel de ansiedad, es probable que haya consecuencias a largo plazo. Es probable que afecte a otros aspectos de sus vidas y bienestar".

Lo que es peor aún, este grupo particular de adolescentes probablemente refleje apenas un atisbo del miedo que fermenta en otras partes del país, añadió Eskenazi.

La ciudad de Salinas se promueve como una ciudad hospitalaria en medio del estado santuario de California, anotaron los investigadores. Tres de cada cuatro personas en el Valle de Salinas son hispanas, y es probable que el porcentaje de inmigrantes indocumentados supere al 29 por ciento.

"Esos jóvenes viven en un ambiente bastante exclusivo. En esta área no hay muchas redadas de ICE. Y aun así, como ciudadanos de EE. UU., experimentan efectos", lamentó Eskenazi. "Podríamos ver un mayor nivel en niños de Estados Unidos que no viven en un entorno tan protector".

Se estima que hay 18 millones de niños en Estados Unidos con al menos un padre inmigrante, es decir, uno de cada 4 niños, anotaron los investigadores. Casi uno de cada 10 tiene al menos un padre que es un inmigrante indocumentado.

Apenas la semana pasada, el Presidente de EE. UU., Donald Trump, prometió redadas dirigidas a unos 2,000 en 10 importantes ciudades del país.

Trump luego anunció el sábado que iba a retrasar las redadas durante dos semanas, para presionar a los legisladores demócratas para que aceptaran cambios que harían que las leyes sobre el asilo del país fueran más estrictas.

Eskenazi y sus colaboradores están realizando un estudio a largo plazo de unos 400 niños nacidos en familias de jornaleros agrícolas hispanos en el Valle de Salinas. Los niños son ciudadanos de EE. UU., y al menos uno de sus padres es de México o América Central.

"Hemos seguido a al menos la mitad de esos niños desde que estaban en el útero", dijo Eskenazi.

Por coincidencia, esos niños se sometieron a una evaluación de la salud a los 14 años, justo antes de las elecciones presidenciales de 2016, y otra a los 16 años, en el primer año después de las elecciones.

Los investigadores se dieron cuenta de que esto les daría una oportunidad única de ver cómo las políticas contra la inmigración están afectando a los hijos de los inmigrantes.

Alrededor de un 45 por ciento de los niños del estudio dijeron que les preocupa, al menos a veces, cómo la política de inmigración de EE. UU. les afectaría personalmente, o si sus familias serían separadas debido a la deportación.

Dos de cada cinco dijeron que les preocupaba que los reportaran a la oficina de inmigración, aunque son ciudadanos.

Los adolescentes con preocupaciones sobre la inmigración tenían unos niveles de ansiedad mucho más altos, y esos niveles casi se triplicaron entre las revisiones anteriores a las elecciones y las posteriores, calcularon los investigadores.

Esa ansiedad parece estar afectando a su sueño. Uno de cada cinco dijo que tarda mucho en dormirse, un 16 por ciento dijeron que tienen un sueño de calidad bastante o muy mala, y un 11 por ciento que tenían problemas para permanecer despiertos durante el día.

El estrés y la falta de sueño pueden afectar el rendimiento de los adolescentes en la escuela, y aumentar sus riesgos de futuros problemas de la salud como la obesidad y la hipertensión, señaló la Dra. Elizabeth Dawson-Hahn, profesora asistente de pediatría en la Universidad de Washington, en Seattle, y coautora de un editorial publicado junto con el estudio en la edición del 24 de junio de la revista JAMA Pediatrics.

Los niños que se enfrentan a la ansiedad también tienen un riesgo más alto de abuso de sustancias, y tienen unas peores perspectivas laborales en el futuro, anotaron los investigadores.

"Añadir este factor estresante a sus vidas no los está preparando para el éxito ni para una vida sana", dijo Dawson-Hahn. "Es importante reconocer que las políticas tienen impactos de salud pública".

Es probable que esos adolescentes necesiten más ayuda en el futuro. "Como mínimo debemos monitorizar a estos jóvenes, y debemos proveer servicios legales y de salud mental", planteó Eskenazi.

Los profesionales de la salud mental también pueden ayudar, al animar a una planificación avanzada de la atención en esas familias, dijo Dawson-Hahn.

Las familias deben hacer planes para determinar con quién se quedaría un adolescente si uno o ambos padres son arrestados por los agentes de inmigración, y si el adolescente saldría del país si sus padres son deportados, o se quedaría en Estados Unidos con un adulto de confianza, apuntó Dawson-Hahn.

"Es una preocupación legítima. La preocupación de los jóvenes de que potencialmente se deporte a sus padres es real", añadió Dawson-Hahn. "Debemos ayudar a las familias a planificar por si las deportan, al mismo tiempo que reconocemos que esperamos que eso no le suceda a la familia".

Más información

La Asociación Americana de Psicología (American Psychological Association) ofrece más información sobre los adolescentes y el estrés.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Brenda Eskenazi, Ph.D., chair, public health, and director, Center for Environmental Research and Children's Health, University of California, Berkeley; Elizabeth Dawson-Hahn, M.D., M.P.H., assistant professor, pediatrics, University of Washington, Seattle; June 24, 2019, JAMA Pediatrics, online

Last Updated: