Nuevas evidencias de que la marihuana podría resultar nociva para el cerebro de los adolescentes

In English

Por
Reportero de HealthDay

MARTES, 30 de octubre de 2018 (HealthDay News) -- Los adolescentes que dejan de fumar marihuana pueden prensar y aprender mejor luego, aunque solo tengan un consumo ligero, informa un estudio reciente.

En comparación con los adolescentes y adultos jóvenes que siguieron usando marihuana, los que se abstuvieron durante un mes mostraron una "mejora modesta, pero fiable, en su capacidad de aprender", señaló la investigadora principal, Randi Schuster.

"Sorprendentemente, la mayor parte de esta mejora sucede con bastante rapidez, en la primera semana de abstinencia", añadió Schuster, directora de neuropsicología en el Centro de Medicina de la Adicción del Hospital General de Massachusetts.

Los resultados muestran que se debe evitar que los jóvenes consuman marihuana, planteó Schuster. Esto es un problema creciente a medida que la marihuana recreacional se hace legal en más estados de EE. UU., agregó.

"A medida que como país nos movemos hacia una legalización generalizada, debemos prestar atención a unos programas ingeniosos de prevención para los jóvenes", dijo Schuster.

Los investigadores citaron una encuesta de 2016 que encontró que casi un 14 por ciento de los estudiantes de escuela intermedia y secundaria habían consumido marihuana en el mes anterior. También mostró que el consumo se duplicaba entre el octavo y el duodécimo cursos.

Durante la adolescencia ocurre la maduración de partes esenciales del cerebro, y el consumo regular de marihuana en esos años podría provocar más daño que un uso posterior, apuntaron los investigadores en las notas de respaldo.

Los defensores de la legalización de la marihuana replicaron que el nuevo estudio respalda su afirmación de que los efectos de la marihuana son temporales.

"Estas conclusiones son coherentes con las de estudios anteriores que encontraron que la exposición al cannabis probablemente no se asocie con ningún tipo de impacto advero permanente en el cerebro o en el rendimiento cognitivo", dijo Paul Armentano, subdirector de NORML.

"Los hallazgos contradicen el antiguo estereotipo del 'marihuanero estúpido', y deben ayudar a calmar los miedos de que los efectos agudos del cannabis en la conducta podrían persistir mucho después de la ingesta de la droga, o de que podría plantear unos mayores riesgos potenciales para el cerebro en desarrollo", comentó Armentano.

En su estudio, Schuster y sus colaboradores pidieron a dos tercios de un grupo de 88 usuarios de marihuana de 16 a 25 años de edad que dejaran de consumir la droga durante un mes.

No todos los participantes, del área de Boston, eran usuarios empedernidos, pero sí usaban con regularidad. "Tenemos jóvenes que usaban un mínimo de un día por semana o más", dijo Schuster.

Unos análisis de orina revelaron que 9 de cada 10 participantes cumplieron su promesa de dejar de usar marihuana durante el periodo del estudio.

Una vez por semana, los jóvenes participaron en unos juegos cerebrales computarizados que evaluaban su atención y memoria, para ver si detener su consumo de marihuana ayudaría a mejorar su función cerebral.

Las pruebas de computadora mostraron que la memoria, en concreto la capacidad de aprender y recordar información nueva, mejoró solo entre los que dejaron de utilizar cannabis. La mejora ocurrió mayormente durante la primera semana.

El estudio solo mostró una asociación entre dejar de consumir marihuana y una mejor capacidad de aprendizaje, no una relación causal directa. Aun así, los especialistas están tomando nota de los hallazgos.

"El uso del cannabis tiene un impacto en el aprendizaje y la memoria, y este estudio mostró una mejora en esos dominios tras dejar la droga", apuntó el Dr. Scott Krakower, jefe asistente de la unidad de psiquiatría del Hospital Zucker Hillside, en Glen Oaks, Nueva York.

"Esta investigación podría motivar a los profesionales de la salud a animar a sus pacientes a dejar de consumir marihuana y a mantener la abstinencia", dijo Krakower.

Pero dejar de consumir marihuana no pareció afectar la capacidad de prestar atención de los participantes. Ambos grupos tuvieron un rendimiento similar en esa área.

Estudios futuros evaluarán si esta recuperación de la memoria devuelve una función completa a los jóvenes que dejan de consumir marihuana, al compararlos con adolescentes que nunca han usado la droga en primer lugar, apuntó Schuster.

"Lo que no sabemos es si en una semana vuelven a los niveles de sus pares que no consumen, o si hay un déficit que sigue siendo medible", dijo Schuster.

El estudio aparece en la edición del 30 de octubre de la revista Journal of Clinical Psychiatry.

Más información

El Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de EE. UU. tiene más información acerca de los efectos a largo plazo de la marihuana en el cerebro.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: Randi Schuster, Ph.D., director, neuropsychology, Massachusetts General Hospital's Center for Addiction Medicine, Boston; Paul Armentano, deputy director, NORML; Scott Krakower, D.O., assistant unit chief, psychiatry, Zucker Hillside Hospital, Glen Oaks, N.Y.; Oct. 30, 2018, Journal of Clinical Psychiatry

Last Updated: