Un exceso de medios sociales puede ser nocivo para las chicas

In English

Por
Reportero de HealthDay

MIÉRCOLES, 14 de agosto de 2019 (HealthDay News) -- Los maratones de medios sociales no son buenos para ningún adolescente, pero una nueva investigación ha determinado tres formas en que las horas que pasan en Instagram, Twitter, Snapchat y Facebook podrían dañar la salud mental de las chicas jóvenes en particular.

"Casi toda la influencia de los medios sociales en la salud mental se puede explicar mediante los tres mecanismos que se examinaron, en concreto experimentar el ciberacoso, dormir menos de ocho horas por noche y una reducción en la actividad física; todos tienen efectos conocidos en la salud mental", aseguró la investigadora Dasha Nicholls, profesora de psiquiatría infantil en el Colegio Imperial de Londres.

"Pero la influencia de esos mecanismos en los chicos fue mucho menos pronunciada, y es probable que estén operando otros mecanismos que no pudimos explorar", añadió.

Las chicas usan los medios sociales mucho más que los chicos, explicó Nicholls, y las chicas podrían usar los medios sociales de forma distinta que los chicos. También se exponen y reaccionan de forma distinta al contenido que ven, anotó.

"Es importante mantener un equilibrio, de forma que los medios sociales no desplacen a otras actividades que son importantes para la salud mental", dijo Nicholls.

Otra experta dijo que los medios sociales tienen efectos mixtos en los adolescentes.

El uso de los medios sociales no tiene por qué ser nocivo, dijo Ann DeSmet, miembro postdoctoral en ciencias de la salud de la Universidad de Gante, en Bélgica.

Puede reducir la soledad, pero también puede aumentar la exposición a resultados dañinos, como el ciberacoso, apuntó DeSmet, autora de un editorial publicado junto con el estudio.

"Es dañino si desplaza el tiempo que se pasaría en otros estilos de vida saludables, como la actividad física y el sueño, o cuando aumenta la implicación en el ciberacoso", advirtió.

En el estudio, Nicholls y sus colaboradores entrevistaron a unos 10,000 adolescentes de casi 1,000 escuelas en Inglaterra. A lo largo de tres años, los investigadores evaluaron cuánto tiempo los adolescentes pasaban en los medios sociales. Definieron un uso intenso como usar aplicaciones como Facebook, Instagram, Twitter, Snapchat y WhatsApp tres veces o más al día.

El equipo de Nicholls encontró que en 2013, un 43 por ciento de los chicos usaban medios sociales a lo largo del día, en comparación con un 51 por ciento de las chicas. En 2014, el uso de los medios sociales había aumentado a un 51 por ciento en los chicos y a un 68 por ciento en las chicas. En 2015, un 69 por ciento de los chicos y un 75 por ciento de las chicas usaban los medios sociales múltiples veces al día.

Entre las chicas, mientras más frecuente era el uso de los medios sociales, más distrés psicológico sufrían, sugirieron los hallazgos. En 2014, un 28 por ciento de las chicas que usaban mucho los medios sociales reportaban distrés psicológico, en comparación con un 20 por ciento de las que los usaban una vez por semana o menos. Ese efecto no fue igual de claro en los chicos, anotaron los autores del estudio.

Además, una encuesta de bienestar encontró que las chicas que usaban los medios sociales con mucha frecuencia eran propensas a reportar una satisfacción vital y una felicidad más bajas, y una mayor ansiedad en 2015. Esa relación no se observó entre los chicos, anotaron los investigadores.

En las chicas, el bienestar se vio más afectado por el ciberacoso, dormir mal y la falta de actividad física. Casi un 60 por ciento del distrés psicológico fue provocado por esos factores.

Esos factores conformaron un 12 por ciento del distrés psicológico entre los chicos que usaban los medios sociales con una mayor frecuencia, apuntaron los investigadores.

Las diferencias entre los chicos y las chicas podrían deberse a que las chicas tienen unos niveles iniciales de ansiedad más altos. Y el ciberacoso es más común entre las chicas, anotó Nicholls.

Los hallazgos se publicaron en la edición en línea del 13 de agosto de la revista The Lancet Child & Adolescent Health.

La Dra. Anne Glowinski, profesora de psiquiatría infantil en la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, en St. Louis, dijo que los padres deben ser conscientes de cuánto tiempo sus hijos pasan en los medios sociales y qué hacen con ellos.

Además, los padres deben fijar normas sobre el uso de los medios sociales.

"Los padres tienden a irse a un extremo u otro", comentó. "Una de las situaciones que veo es que le entregan un teléfono inteligente a un niño, que hace lo que quiere, y entonces pasa algo malo".

Dar un teléfono inteligente a un niño debe implicar unas directrices, dijo Glowinski.

Además, los padres deben preocuparse si su hijo no interactúa con personas reales, o si aumenta de peso o no hace actividad física, o duerme mal. Esas pueden ser señales de los problemas emocionales, añadió.

Más información

Para más información sobre los adolescentes y los medios sociales, visite el Centro de Investigación Pew.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Dasha Nicholls, Ph.D., reader, child psychiatry Imperial College London, United Kingdom; Ann DeSmet, Ph.D., post-doctorate fellow, health science, Ghent University, Belgium; Anne Glowinski, M.D., professor, child psychiatry, Washington University School of Medicine, St. Louis; Aug. 13, 2019, The Lancet Child & Adolescent Health, online

Last Updated: