Los conductores adolescentes con TDAH tienen un riesgo mucho más alto de chocar

In English

Por
Reportera de HealthDay

LUNES, 20 de mayo de 2019 (HealthDay News) -- Con frecuencia, los padres se preocupan cuando sus hijos adolescentes conducen, pero los padres de adolescentes con un trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) podrían tener ahora unas mayores preocupaciones.

Un nuevo estudio encontró que los adolescentes con TDAH tienen significativamente más probabilidades de sufrir un accidente de coche que sus pares.

Durante el primer mes en que un adolescente con TDAH conduce, el riesgo de un accidente de coche es un 62 por ciento más alto que el de otros adolescentes. Y a lo largo de cuatro años, el riesgo de un accidente relacionado con el alcohol es más o menos dos veces más alto entre los conductores con TDAH.

Los adolescentes con TDAH también son más propensos a recibir multas de tráfico y a implicarse en conductas riesgosas, por ejemplo no usar el cinturón de seguridad, usar aparatos electrónicos mientras conducen y conducir demasiado rápido, encontró la nueva investigación.

"Los conductores adolescentes con TDAH tienen un riesgo elevado de accidentes de vehículos motores, y el riesgo es particularmente elevado durante el primer mes en que tienen licencia, independientemente de en qué momento obtuvieron la licencia. Los padres no deben dar por sentado que retrasar la obtención de la licencia reducirá el riesgo de su hijo adolescente", advirtió la autora del estudio, Allison Curry, científica sénior en el Centro de Investigación y Prevención de las Lesiones del Hospital Pediátrico de Filadelfia.

El TDAH es común en la niñez, y usualmente persiste en la adolescencia, señalaron los autores del estudio. Los síntomas incluyen conducta hiperactiva, falta de atención e impulsividad. Muchas de las habilidades necesarias para la conducción se ven alteradas en los adolescentes con TDAH.

El estudio incluyó a casi 15,000 adolescentes que fueron atendidos en seis consultorios de atención primaria del Hospital Pediátrico de Filadelfia, en Nueva Jersey. Todos obtuvieron una licencia de conducir entre 2004 y 2014 En ese grupo, casi 1,800 habían recibido un diagnóstico de TDAH.

Los investigadores compararon las conductas de conducción de los adolescentes con y sin TDAH.

Aunque todos los conductores adolescentes tenían un riesgo de accidente más alto que el de otros grupos, el riesgo fue casi dos tercios más altos entre los adolescentes con TDAH en el primer mes con licencia.

Durante los próximos cuatro años, el riesgo de accidentes mejoró, pero seguía siendo un 37 por ciento más alto entre los conductores con TDAH, en comparación con los que no sufrían del trastorno.

Y aunque las personas podrían prever que un adolescente de más edad sería más responsable, el riesgo de accidente presentó una elevación similar cuando los adolescentes esperaron más tiempo para obtener la licencia.

Más o menos un 36 por ciento de los conductores con TDAH recibieron una multa de tráfico en el primer año de conducción, en comparación con un 25 por ciento de los conductores sin TDAH. Más de una cuarta parte de los nuevos conductores con TDAH tuvieron una infracción de tránsito, en comparación con un 19 por ciento de los otros conductores nuevos, mostraron los hallazgos.

Curry dijo que los investigadores no saben exactamente cuáles conductas relacionadas con el TDAH son responsables del aumento en las tasas de accidentes. Sospechan que las conductas de riesgo (como el exceso de velocidad, no usar un cinturón de seguridad, usar un dispositivo electrónico o conducir tras beber alcohol) son el origen. Curry espera realizar más investigación para averiguar los motivos exactos.

Los hallazgos aparecen en la edición en línea del 20 de mayo de la revista Pediatrics.

El coautor de un editorial publicado junto con el estudio, Scott Kollins, dijo que preferiría que la investigación se enfocara en intervenciones para ayudar a estos jóvenes a ser unos conductores más seguros.

"Es un trabajo magnífico, pero, como campo, necesitamos trabajar para tomar medidas. Sabemos que los jóvenes con TDAH son conductores terribles, así que debemos crear buenas formas de intervenir", sugirió. Kollins es director del programa de TDAH de la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte.

Una forma potencial de ayudar es usar la misma tecnología que los investigadores usaron para el estudio: los expedientes médicos electrónicos. Kollins dijo que el expediente electrónico podría recordar al sistema de atención de la salud que envíe a los padres un aviso automático con consejos de seguridad cuando sus hijos lleguen a la edad en que pueden conducir.

Contar con una aplicación o un dispositivo que monitorice de forma activa las conductas de conducción, por ejemplo el exceso de velocidad, podría alertar a los padres sobre las conductas de riesgo. Kollins añadió que los padres también podrían usar esa tecnología para recompensar a sus hijos adolescentes por una buena conducción.

Curry se mostró de acuerdo en que la tecnología podría ayudar. También recomendó que los adolescentes conduzcan los coches más seguros posibles, y que tengan un acceso compartido, pero no primario, a las llaves de los coches.

Además, las lecciones con un especialista certificado en rehabilitación de la conducción pueden ayudar a enseñar a los adolescentes con TDAH a ser unos conductores más seguros, sugirió Curry.

Más información

La Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras de EE. UU. ofrece más información sobre los conductores adolescentes.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Allison Curry, Ph.D., M.P.H., senior scientist, Center for Injury Research and Prevention, Children's Hospital of Philadelphia; Scott Kollins, Ph.D., professor and director, Duke ADHD program, department of psychiatry and behavioral sciences, and professor, department of psychology and neurosciences, Duke University, Durham, N.C.; May 20, 2019, Pediatrics, online

Last Updated: