When Kids Return to School: Replay Our June 5 HDLive! Stream

Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

Un informe revela un vínculo entre la pobreza y el TDAH

In English

Por
Reportero de HealthDay

MIÉRCOLES, 4 de marzo de 2020 (HealthDay News) -- El trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH) y otras discapacidades del aprendizaje son más comunes en las familias atrapadas en un ciclo de pobreza, sugiere un nuevo informe del gobierno de EE. UU.

Casi un 19 por ciento de los niños que vivían en familias por debajo del nivel de pobreza federal tenían un diagnóstico de TDAH o de una discapacidad del aprendizaje, en comparación con alrededor de un 13 por ciento de las familias en o por encima del nivel de pobreza, muestra el nuevo informe. Una familia de cuatro personas con unos ingresos familiares de 26,200 dólares vive en el nivel de pobreza federal de 2020.

Los niños con padres cuyo nivel educativo era de la escuela secundaria o inferior también eran más propensos a que les diagnosticaran TDAH o una discapacidad del aprendizaje: un 15 por ciento, en comparación con menos de un 13 por ciento entre los que tenían padres con un nivel educativo más alto.

Esto sucede en particular entre los niños blancos. Alrededor de un 21 por ciento de los niños blancos con padres que tienen un diploma de escuela secundaria o un nivel educativo inferior tienen un diagnóstico de TDAH o de una discapacidad del aprendizaje, frente a un 16 por ciento de los niños negros y un 11.5 por ciento de los niños hispanos.

"La pobreza con frecuencia se asocia con un aumento en las experiencias adversas y los traumas en la niñez", señaló el Dr. Victor Fornari, vicepresidente de psiquiatría pediátrica y adolescente del Hospital Zucker Hillside y el Centro Médico Pediátrico Cohen de Glen Oaks, en Nueva York. "No se trata de la raza. El trauma en la niñez temprana cambia al cerebro y a nuestros genes, con cambios epigenéticos que son reales". Fornari no participó en la investigación.

Los investigadores federales realizaron el estudio para actualizar los datos sobre el TDAH, comentó el autor principal, Benjamin Zablotsky, estadístico de salud del Centro Nacional de Estadísticas de Salud de EE. UU.

Los investigadores extrajeron datos de la Encuesta nacional de entrevista de salud de 2016 a 2018. La encuesta preguntó específicamente a los padres si un médico o profesional de la salud les había dicho alguna vez que su hijo tenía un TDAH o TDA, o si un profesional escolar o de la salud les había dicho alguna vez que su hijo tenía una discapacidad del aprendizaje.

La encuesta encontró que casi un 14 por ciento de los niños de 3 a 17 años habían sido diagnosticados con el TDAH o una discapacidad del aprendizaje, según sus padres.

Pero no se puede confiar en los padres para que reporten esas afecciones de forma precisa, comentó el Dr. Scott Benson, psiquiatra pediátrico del Centro Psiquiátrico de Creekside en Pensacola, Florida.

"La comunidad está informada sobre el TDAH, y las personas se ponen o les ponen la etiqueta", dijo Benson, que revisó el informe. "Lo aplican a una amplia variedad de problemas de aprendizaje y conductuales. Ya no es una afección definida que tenga cierta precisión. Es un lenguaje más bien flojo en que las personas usan palabras de forma imprecisa".

El número real de niños con un diagnóstico sólido de TDAH ha permanecido bastante estable a lo largo de los años, indicó Benson.

"En el pasado, todos los estudios de investigación que se han realizado en que se ha calificado a las personas realizando evaluaciones han arrojado una incidencia de quizá un 7 o un 8 por ciento", aseguró.

"Alrededor de un 25 por ciento de los niños tienen algún tipo de problema en la escuela. Algunos necesitan gafas, algunos necesitan pruebas de audición, algunos necesitan que les arreglen los dientes. Algunos tienen problemas graves del aprendizaje. Entonces, cuando se hacen evaluaciones cuidadosas, del 25 por ciento se puede determinar que de un 7 a un 8 por ciento son niños con TDAH", señaló Benson.

Él y Fornari dijeron que las estadísticas relacionadas con la pobreza y la educación en el nuevo estudio son mucho más convincentes.

Los resultados recordaron a Benson de una conversación que tuvo sobre las escuelas de Florida, que se califican basándose en el rendimiento de los estudiantes.

"Alguien apuntó que había otro conjunto de datos, los ingresos familiares promedio según las áreas geográficas. Si se toman los mapas de los ingresos familiares promedio y se ubican encima de los mapas de las escuelas que fracasan, concuerdan a la perfección", observó Benson. "Los niños no tendrán éxito en la escuela si sus familias no tienen techo, si sus familias están desorganizadas o en caos. Esos niños tienen un riesgo muy alto".

Se deben hacer más esfuerzos para identificar de forma precisa a los niños que tienen dificultades con problemas conductuales o discapacidades del aprendizaje, y llevarlos a un tratamiento adecuado, planteó Benson.

"Nuestro sistema no está diseñado para en realidad acoger a esos niños e intentar comprender qué es lo que hace que la escuela les resulte difícil", añadió Benson. "Esos son los niños que debemos identificar y tratar, porque esos tratamientos funcionan sorprendentemente bien".

El informe de NCHS Data Brief se publicó el 4 de marzo.

Más información

El Instituto Nacional de la Salud Mental de EE. UU. ofrece más información sobre el TDAH.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

FUENTES: Victor Fornari, M.D., vice chair, Child and Adolescent Psychiatry, Zucker Hillside Hospital and Cohen's Children's Medical Center, Glen Oaks, N.Y.; Scott Benson, M.D., pediatric psychiatrist, Creekside Psychiatric Center, Pensacola, Fla.; Benjamin Zablotsky, Ph.D., health statistician, U.S. National Center for Health Statistics; March 4, 2020, NCHS Data Brief

Last Updated: