El acetaminofén en el embarazo se asocia con retrasos en el lenguaje, en uno de los sexos

In English

Por
Reportera de HealthDay

MIÉRCOLES, 10 de enero de 2018 (HealthDay News) -- Los niños pequeños cuyas madres usaron el acetaminofén (más conocido como Tylenol) a principios del embarazo podrían tener un riesgo más alto de retrasos en el lenguaje, según un estudio reciente.

Los investigadores encontraron que cuando las futuras madres usaron el analgésico durante el primer trimestre, sus hijas tenían más probabilidades de sufrir retrasos en el lenguaje a los 2.5 años de edad.

Pero en los chicos no se observó este vínculo.

Un "retraso en el lenguaje" significaba que el niño usaba menos de 50 palabras, según el informe.

El estudio es el más reciente que vincula el acetaminofén tomado de forma prenatal con problemas del desarrollo.

Sin embargo, los expertos apuntaron que los hallazgos no demuestran que el acetaminofén tenga la culpa. Pero también dijeron que las mujeres embarazadas deberían usar el medicamento solo cuando es necesario: por ejemplo, para reducir una fiebre, dado que una temperatura alta puede ser peligrosa para el feto.

"Esta medicación debería usarse probablemente solo con precaución, y se debería limitar para cuando sea absolutamente necesario", dijo Christina Chambers, profesora de pediatría en la Universidad de California en San Diego.

Chambers, que también codirige el Centro para unos Mejores Inicios de la universidad, no participó en el estudio.

Dijo que aproximadamente la mitad de las mujeres embarazadas toman acetaminofén, y desde "hace mucho se considera que es seguro".

Los médicos consideran que este medicamento que alivia el dolor y la fiebre es la mejor opción durante el embarazo. Esto se debe a que los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (incluyendo la aspirina, el ibuprofeno y el naproxeno) tienen sus riesgos, particularmente en la parte final del embarazo, según la Organización de Especialistas en Información sobre la Teratología (Organization of Teratology Information Specialists). La organización da seguimiento a la investigación sobre la exposición a los medicamentos y de otros tipos durante el embarazo.

Según Shanna Swan, investigadora principal del estudio, "realmente no hay una buena alternativa al acetaminofén". Swan es profesora en la Escuela de Medicina Icahn de Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

Pero están aumentando las evidencias de que puede haber riesgos si te toma el medicamento durante el embarazo, especialmente si es más que ocasionalmente, advirtió Swan.

Un estudio reciente encontró que cuando las mujeres tomaron acetaminofén durante más de un mes durante el embarazo, sus hijos tenían un riesgo más alto de que les diagnosticaran un trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

No está claro que el medicamento provoque problemas del desarrollo; o, si lo hace, no está claro el motivo.

Pero los investigadores han especulado que podría interferir con las hormonas que son importantes en el desarrollo del cerebro fetal.

"El acetaminofén es activo hormonalmente", dijo Swan. En teoría, indicó, eso podría explicar por qué había un riesgo más alto de retrasos en el lenguaje en las chicas, pero no en los chicos.

Cualquier efecto hormonal podría afectar a las chicas y a los chicos de forma distinta, explicó Swan.

Eso es plausible, convino Chambers. "Hay ejemplos de otras exposiciones prenatales, y eventos maternos, que afectan a los varones y a las hembras de forma distinta", dijo.

Los hallazgos se basan en 754 mujeres suecas que se inscribieron en un estudio de salud a largo plazo durante su primer trimestre. En general, el 59 por ciento dijeron que habían tomado acetaminofén desde que quedaron embarazadas.

Se evaluó el desarrollo del lenguaje de sus hijos a los 30 meses de edad. Observaron que aproximadamente el 4 por ciento de las chicas y el 13 por ciento de los chicos tenían un retraso.

En las chicas, según el estudio, el riesgo de retraso en el lenguaje aumentó junto con el uso prenatal de acetaminofén de las madres.

Si una madre había tomado más de 6 tabletas en el primer trimestre, el riesgo de que su hija tuviera un retraso en el lenguaje era unas 6 veces mayor, en comparación con las chicas cuyas madres no tomaron el medicamento.

Podría haber otras explicaciones para los hallazgos, dijeron Swan y Chambers.

Chambers apuntó que los estudios como este siempre tienen limitaciones, en parte porque dependen de los recuerdos de las personas de cuándo y con qué frecuencia tomaron un medicamento sin receta.

Además, dijo, el mayor uso de acetaminofén podría significar que una mujer tenía una afección subyacente más grave o más crónica, y no está claro qué papel podría tener ese factor.

Swan se mostró de acuerdo con Chambers en que las mujeres embarazadas probablemente deberían ser cuidadosas con el uso del acetaminofén.

"Creo que el mensaje es: consulte con su médico antes de tomar este medicamento durante el embarazo", planteó Swan. "Y solo tómelo para un uso médico indicado".

Los resultados del estudio aparecen en la edición en línea del 10 de enero de la revista European Psychiatry.

Más información

La Organización de Especialistas en Información sobre la Teratología ofrece más información sobre el uso del acetaminofén durante el embarazo.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: Shanna Swan, Ph.D., professor, environmental and public health, Icahn School of Medicine at Mount Sinai, New York City; Christina Chambers, Ph.D., M.P.H., professor, department of pediatrics, co-director, Center for Better Beginnings, University of California, San Diego; Jan. 10, 2018, European Psychiatry, online

Last Updated: