Grupo de pediatría solicita rediseño de salchichas y confites para reducir los atragantamientos de los niños

La nueva política de la AAP también insta a etiquetas de advertencia sobre los empaques de los alimentos de alto riesgo

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

LUNES, 22 de febrero (HealthDay News/DrTango) -- El grupo líder de pediatras de los EE. UU. está instando al rediseño de alimentos comunes como salchichas y confites, así como nuevas etiquetas de advertencia en las etiquetas de los alimentos, para ayudar a reducir los incidentes de atragantamiento de los niños que a veces resultan fatales.

"Sabemos que la forma, el tamaño y la consistencia constituyen los mayores riesgos de atragantamiento para los niños y que, siempre que sea posible, los fabricantes de alimentos deberían diseñar productos que eviten estas características o que rediseñen los productos existentes cuando sea posible con el fin de reducir el riesgo", señaló Gary Smith ex presidente inmediatamente anterior del Comité para lesiones, violencia y prevención del envenenamiento de la Academia Estadounidense de Pediatría, y autor líder de una nueva declaración de políticas de esa organización dirigida a la prevención del atragantamiento.

"Cualquier alimento que tenga forma cilíndrica o redonda constituye un riesgo", señaló. Smith aseguró que las salchichas encabezan la lista de alimentos que podrían ser rediseñados, quizá la forma, aunque sería cuestión de los fabricantes determinar cómo.

Los confites, por otro lado, podrían diseñarse para ser planos en lugar de redondos, señaló Smith, quien también es director del Centro de investigación y políticas sobre las lesiones del Hospital Nacional Infantil de Columbus, Ohio.

La declaración de políticas de la AAP aparece en la edición de marzo de Pediatrics y es la primera guía de su tipo sobre el tema producida por ese grupo.

"Hay un reconocimiento general de que hacía falta hacer más para evitar el atragantamiento de los niños", según Smith. "Tenemos varias leyes y normas que ayudan a prevenir el atragantamiento causado por juguetes. No existen normas similares para los alimentos".

Los expertos en salud recibieron con beneplácito la sugerencia.

"Me parece muy razonable fortalecer las normas para prevenir las lesiones por atragantamiento de los niños", señaló el Dr. Lee Sanders, profesor asociado de pediatría de la Facultad de medicina Miller de la Universidad de Miami. "La causa más común de muerte para los niños entre uno y cinco años es el ahogamiento, pero también es una de las razones más comunes por las que acuden a la sala de emergencia. Para los niños que no mueren a causa de estas lesiones, a veces hay lesiones o implicaciones duraderas", advirtió Sanders. "Esto es un problema significativo de salud pública".

"La gente debería saber que las uvas constituyen un riesgo de atragantamiento para los niños de cierta edad, que las salchichas pueden ser peligrosas", agregó el Dr. Mike Gittelman, profesor asociado de pediatría clínica de la división de medicina de emergencia del Hospital Infantil de Cincinnati.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) señaló que "revisaría cuidadosamente los análisis y recomendaciones".

"A la FDA le preocupan las muertes y las lesiones graves causadas por el ahogamiento", señaló Rita Chappelle, vocera de la agencia. "También continuaremos en consultoría con la Comisión de Seguridad de Productos para Consumidores para evaluar los peligros de atragantamiento con alimentos y para actuar contra los productos alimenticios "inadecuados como alimentos" caso por caso".

Según un estudio, las salchichas son ofensoras de primer nivel y corresponden al 17 por ciento de las asfixias causadas por alimentos en niños menores de diez años.

"Si se le pidiera a los mejores ingenieros del mundo que diseñaran un tapón perfecto de las vías respiratorias de un niño, no podrían superar a una salchicha", opinó Smith. "Es del tamaño y la forma apropiados. Es comprimible, por lo que se encaja. Cuando están metidas de esa manera, resulta prácticamente imposible sacarlas, incluso con el equipo y la capacitación correspondientes. Cuando están encajadas tan firmemente, el niño morirá".

Entre otros alimentos de alto riesgo se encuentran los confites, el maní y las nueces, incluso la mantequilla de maní.

La declaración de política hizo un llamado a que el gobierno estableciera "un sistema obligatorio... para etiquetar los alimentos con las advertencias apropiadas según su riesgo de atragantamiento, para realizar vigilancia detallada e investigar incidentes relacionados con el ahogamiento causado por alimentos y para advertir al público acerca de los peligros emergentes de ahogamiento relacionados con los alimentos".

La responsabilidad de los fabricantes debería ser fijar etiquetas de "peligro de ahogamiento" en productos de alto riesgo y tener en cuenta formas, tamaño y texturas al diseñar sus productos.

"Yo creo que debería ser un compromiso de todo el sector etiquetar no solo las salchichas sino todos los alimentos de alto riesgo con algún tipo de etiqueta informativa que le permite a los consumidores tomar decisiones informadas", señaló Smith, y agregó que las empresas deberían haber descubierto que "la seguridad vende".

La AAP también hizo un llamado a padres, pediatras y otros trabajadores de la atención de la salud a que prestaran más atención a este asunto.

La Asociación de Fabricantes de Productos Alimenticios (Grocery Manufacturers Association, GMA) reaccionó, pero le puso énfasis especial a la función que padres, maestros y otros proveedores de atención infantil cumplen para mantener seguros a los niños.

"La confianza de los consumidores y la seguridad de los alimentos son las prioridades del sector de alimentos y bebidas. Recibimos complacidos la atención que la Academia Estadounidense de Pediatría le está dando a la prevención del ahogamiento de los niños", señaló la GMA en una declaración.

"Especialmente, estamos de acuerdo en que la educación de padres, maestros, trabajadores de la atención infantil y otros cuidadores de niños para estimularlos a supervisar y a crear ambientes más seguros es fundamental para la prevención del ahogamiento de los niños. También estamos muy de acuerdo en que pediatras, otros médicos y otros profesionales de la atención de bebés y niños pequeños deberían intensificar sus esfuerzos por aconsejar acerca de la prevención del ahogamiento, por ejemplo dándole a padres y cuidadores guías sobre la selección de alimentos apropiados para la edad de los niños. Tomamos muy en serio nuestras relaciones con la FDA y el Departamento de Agricultura de los EE. UU. y esperamos poder continuar trabajando con estas agencias para asegurar que nuestros productos sean lo más seguros posibles", finalizó la GMA.

Más información

Puede encontrar más información sobre el ahogamiento de los niños en la Academia Estadounidense de Pediatría.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango

FUENTES: Gary Smith, M.D., Dr.PH., director, Center for Injury Research & Policy, Nationwide Children's Hospital, Columbus, Ohio and immediate-past chairperson, AAP Committee on Injury, Violence and Poison Prevention; Mike Gittelman, M.D., associate professor of clinical pediatrics, division of emergency medicine, Cincinnati Children's Hospital; Lee Sanders, M.D., associate professor of pediatrics, University of Miami Miller School of Medicine; Grocery Manufacturers Association statement; Rita Chappelle, spokeswoman, FDA; Feb. 22, 2010, Pediatrics, online

Last Updated: