La consejería puede combatir la violencia juvenil

Y las remisiones deberían comenzar por los médicos de las salas de emergencia, señala un estudio

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

JUEVES, 6 de noviembre (HealthDay News/Dr. Tango) -- Entre los niños y adolescentes que sufren de violencia por parte de sus pares, la consejería personal sobre cómo evitar el conflicto y desactivar las amenazas de forma segura reduce el riesgo de que vuelvan a convertirse en víctimas, según un estudio reciente.

En el estudio participaron niños de entre diez y quince años tratados por lesiones por asalto, entre ellas debidas a disparos, puñaladas y puños, en las salas de emergencia del Centro pediátrico Johns Hopkins en Baltimore y el Centro médico pediátrico nacional de Washington, D.C., entre 2001 y 2004.

La mitad de las 113 víctimas fueron tratadas y luego remitidas por un médico de la sala de emergencia a al menos seis sesiones de consejería personal y tres visitas al hogar con los padres. La otra mitad de las víctimas fueron remitidas a recursos comunitarios y recibieron dos llamadas de seguimiento.

Las sesiones de consejería incluían consejos sobre cómo identificar y evitar los desencadenantes del peligro, y juegos de rol sobre la resolución de conflictos y cómo salir de situaciones peligrosas de maneras apropiadas.

Los participantes que recibieron consejería personalizada y formaron una relación de mentor con sus consejeros reportaron 25 por ciento menos pleitos y 42 por ciento menos lesiones por pleitos seis meses después, en comparación con los que sólo recibieron remisiones, afirmaron los investigadores.

Además, los participantes que recibieron consejería reportaron menos agresión y menos delitos menores, y además eran más propensos a "pensar sobre las consecuencias", tomar medidas para evitar pelear, y "tomarse un descanso" cuando se enfrentaban al conflicto.

Los hallazgos, publicados en la edición de noviembre de la revista Pediatrics, sugieren que la sala de emergencias es un punto crítico para iniciar este tipo de intervención, que da a niños y adolescentes en riesgo opciones conductuales que pueden prevenir la violencia, afirmaron los investigadores.

"El temor y los sentimientos de venganza pueden fomentar un ciclo de violencia", afirmó en un comunicado de prensa de la Hopkins la investigadora principal, la Dra. Tina Cheng, directora de pediatría general y medicina adolescente del Pediátrico de la Hopkins. "Cuando vemos a jóvenes por lesiones por ataques en la sala de emergencia, tenemos una oportunidad ideal para intervenir e interrumpir este ciclo, y nuestros hallazgos sugieren que emparejar a los adolescentes con los mentores que les enseñan habilidades de resolución de problemas puede ayudar a disminuir el riesgo de violencia futura", añadió.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades de los EE. UU. tienen más información sobre la violencia juvenil.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTE: Johns Hopkins Children's Center, news release, Nov. 5, 2008

--

Last Updated: