La falta de seguro aumenta el riesgo de muerte de los bebés abusados

Expertos señalan que un peor acceso a la atención podría tener que ver

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

LUNES, 13 de octubre (HealthDay News/Dr. Tango) -- Los bebés víctimas de abuso cuyas familias no tienen seguro privado de salud tienen casi cuatro veces más probabilidades de morir que los bebés abusados cuyas familias sí tienen seguro privado, encuentra un estudio reciente.

Además, los bebés abusados de familias pobres tenían entre 3.5 y casi siete veces más probabilidades de morir, en comparación con bebés de familias con más recursos, según el informe, que debía ser presentado el fin de semana en la reunión anual de la American Academy of Pediatrics, en Boston.

"Los niños menores de un año que sufren abuso físico tienen una alta mortalidad", señaló el investigador líder, el Dr. Richard Falcone, director asociado de servicios de trauma del Centro médico del Hospital infantil de Cincinnati. "Pero el problema realmente perturbador es que los niños que no tienen seguro privado, o los niños de familias con bajos ingresos, tienen resultados aún peores", apuntó.

Los niños admitidos a hospitales o centros de trauma por tales lesiones tienen un índice de mortalidad de alrededor de ocho por ciento, "que es mucho más alto que los índices de mortalidad por otras lesiones, que se acercan más al uno por ciento", enfatizó Falcone.

"Esta es una diferencia preocupante e inaceptable en los resultados", añadió Falcone. "Necesitamos asegurarnos de que todos los niños reciban acceso igual y atención igual, de manera que puedan tener los mejores resultados potenciales".

Para el estudio, el equipo de Falcone recolectó datos sobre 867 bebés menores de doce meses de edad, que fueron admitidos a hospitales por lesiones causadas por abuso.

Los investigadores encontraron que, en general, el 8.8 por ciento de esos niños murieron. Sin embargo, los bebés que no tenían seguro de salud privado tenían 3.8 veces más probabilidades de morir que los bebés que tenían seguro privado.

"Esto se sostuvo a pesar de nuestros esfuerzos de controlar la gravedad de las lesiones de los niños", señaló Falcone. La asociación se sostuvo incluso después de tener en cuenta la raza, encontraron los investigadores.

Los motivos de esta asociación no están claros, apuntó Falcone. "Es un problema complicado. Tal vez estos bebés estén menos sanos, sean menos capaces de responder a estas desafortunadas lesiones. Podría relacionarse a falta de atención prenatal, dificultad para obtener acceso a atención en la niñez temprana debido a falta de seguro o apuros económicos", dijo.

También podría deberse a diferencias en la calidad de la atención prestada por médicos y hospitales, señaló Falcone. "Es nuestra responsabilidad probar tanto a nosotros mismos como a la comunidad de que no se trata de diferencias en la calidad de la atención que recibieron tras la lesión", enfatizó. "Necesitamos averiguar cuáles son todos los problemas, y cómo abordarlos.

Falcone señaló que aunque muchos niños que no tienen seguro de salud privado no tenían suficiente seguro, algunos estaban cubiertos por programas estatales o federales, como SCHIP o Medicaid. Sin embargo, no se sabe si tenían o no seguro patrocinado por el estado antes de ser admitidos al hospital, apuntó.

La Dra. Carole Jenny, presidenta del Comité de abuso y negligencia infantil de la American Academy of Pediatrics, y directora del Programa de protección infantil del Hospital infantil Hasbro en Providence, Rhode Island, considera que el estudio genera un tema clave.

"Se trata de un estudio extremadamente importante", afirmó Jenny. "El diagnóstico de abuso infantil debería ser ciego a la raza, composición familiar o estatus socioeconómico", subrayó.

En un estudio anterior, Jenny encontró que en los niños abusados, era más probable que un médico obviara lesiones graves en la cabeza si el niño era blanco y de una familia intacta.

"Se trató esencialmente de un sesgo inverso, haciendo que el abuso de los niños blancos tuviera más probabilidades de ser pasado por alto, poniéndolos así en riesgo de más abuso", advirtió Jenny.

Más información

Para más información sobre el abuso infantil, visite la U.S. National Library of Medicine.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTES: Richard Falcone, M.D., associate director, Trauma Services, Cincinnati Children's Hospital Medical Center, Ohio; Carole Jenny, M.D., chair, Committee on Child Abuse and Neglect, American Academy of Pediatrics, and director, Child Protection Program, Hasbro Children's Hospital, Providence, R.I.; Oct. 11, 2008, presentation, annual meeting, American Academy of Pediatrics, Boston

Last Updated: