La tercera parte de los padres carece de conocimiento sobre el desarrollo de los niños

Los pediatras podrían ayudar a llenar esta brecha de conocimiento, señalan los expertos

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

DOMINGO 4 de mayo (HealthDay News/Dr. Tango) -- Un tercio de los padres de bebés tienen un conocimiento sorprendentemente bajo acerca del desarrollo del niño, incluidos conceptos básicos sobre lo que los niños deberían saber y cómo deberían actuar, según halla un estudio reciente.

Por ejemplo, el estudio halló que muchos padres no saben que un niño de un año no conoce la diferencia entre lo correcto e incorrecto, y con frecuencia no cooperan ni comparten cuando juegan con otros niños.

Los resultados son sorprendentes porque los padres que formaron parte de la encuesta tenían niños pequeños, dijo la autora del estudio, la Dra. Heather Paradis, médica subespecialista en pediatría del Centro médico de la Universidad de Rochester en Nueva York. "Estaban observando o acababan de observar cómo sus hijos pasaban por este desarrollo, así que probablemente sabían más que cualquier otra persona".

Paradis y sus colegas examinaron los resultados de una encuesta de padres, el 98.6 por ciento de los cuales eran madres, de más de 10,000 bebés de nueve meses de edad. Como parte de la encuesta, a los padres se les hizo once preguntas diseñadas para evaluar su conocimiento sobre el desarrollo del bebé.

Los investigadores también examinaron lo que los padres decían sobre sus interacciones con sus hijos, y observaron cintas de video de cómo los padres enseñaban cosas nuevas a sus hijos.

Un tercio de los encuestados contestó erróneamente cuatro o más de las preguntas. Aún cuando los investigadores ajustaron las estadísticas para tomar en cuenta factores como el nivel educativo y de ingresos, esos padres todavía eran menos propensos a disfrutar de "interacciones saludables" con sus hijos.

La falta de una comprensión apropiada respecto al desarrollo del niño puede causar varios problemas, advirtió Paradis. Por ejemplo, apuntó, una madre podría esperar que su hijo de 18 meses se quede sentado en la cita con un médico aunque los niños de esa edad son normalmente curiosos y les encanta dar vueltas sin rumbo.

"Una madre podría malinterpretar la curiosidad normal de un niño como una conducta desafiante, y podría responder con disciplina rigurosa, retirar el afecto y repetir ese patrón a lo largo del tiempo", dijo Paradis. "Esto podría entorpecer el potencial del niño para su desarrollo y crecimiento pleno".

Los hallazgos serán presentados el domingo en reunión de la Pediatric Academic Societies en Honolulú.

Una solución, apuntó Paradis, es que los pediatras tomen un papel más activo en la educación de los nuevos padres. "Al mejorar el conocimiento sobre el desarrollo del niño entre todos los padres, y no sólo de los que están en mayor riesgo, se tiene la oportunidad de mejorar la interacción entre padres e hijos", destacó. "Esto en última instancia conducirá a una mejor crianza".

Los padres también pueden tratar de acudir a las revisiones médicas de rutina durante los primeros años de vida, dijo Paradis. "Sabemos que a nivel nacional sólo la mitad de esas consultas se llevan a cabo en realidad. Es mucha la información que se transmite a los padres durante esas consultas", anotó.

Muchos consultorios pediátricos "invierten una buena parte del tiempo en tratar asuntos concernientes a una 'guía anticipada' durante una revisión médica de rutina", explicó el Dr. Joseph Gigante, profesor asistente de pediatría general en la Universidad de Vanderbilt.

Los pediatras ofrecen información sobre temas como nutrición, hábitos de sueño, crecimiento, desarrollo, comportamiento y seguridad. "Además de revisar estos temas durante un chequeo médico, los padres reciben folletos al final de cada consulta de rutina que describen lo que deben esperar entre esta y la próxima consulta", dijo.

En cuanto a las futuras investigaciones, Gigante destacó que sería útil hacer un seguimiento a los niños de los padres que tienen menos conocimiento sobre el desarrollo del niño "con el fin de determinar cómo rinden estos niños en la escuela y para medir si están o no en mayor riesgo de abuso y negligencia".

Más información

Para más información acerca del desarrollo de los niños, visite los U.S. Centers for Disease Control and Prevention.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTES: Heather Paradis, M.D., pediatric fellow, University of Rochester Medical Center, New York; Joseph Gigante, M.D., assistant professor, general pediatrics, Vanderbilt University, Nashville; May 4, 2008, presentation, Pediatric Academic Societies' meeting, Honolulu

Last Updated: