Los barrios seguros mantienen a los chicos más delgados

Una reciente investigación señala que aquellas familias que viven en zonas inseguras tienen hijos más pesados

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de HealthDay

MARTES 3 de enero (HealthDay News/HispaniCare) -- La seguridad de un vecindario parece afectar la obesidad infantil.

Mediante el uso de un estudio nacional, investigadores de la Universidad de Michigan hallaron que aquellos chicos que viven en barrios cuyos padres consideran inseguros eran más propensos a tener exceso de peso que aquéllos cuyos padres consideraban que vivían en vecindarios seguros.

Esto se debe probablemente a que los padres de las zonas inseguras mantienen a sus hijos dentro de la casa, aseguraron los investigadores. Si bien esto puede reducir las probabilidades de que un niño esté en el camino de una bala perdida o sea testigo de un negocio con drogas, aumenta sus comportamientos sedentarios, lo que contribuye al aumento de su peso.

"Creemos que quizá se deba a que aquellos padres que consideran sus barrios inseguros no permiten que sus hijos salgan a jugar y, cuando esto sucede, no hacen suficiente ejercicio", aseguró la Dra. Julie Lumeng, autora del estudio y profesora asistente de pediatría de la división de salud del comportamiento infantil del Hospital infantil C.S. Mott de la Universidad de Michigan en Ann Arbor.

El estudio, que aparece en la edición de enero de Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine, en esencia confirma lo que otras investigaciones del tema han demostrado.

"Ya lo sabíamos, sin lugar a dudas, y también sabemos que la pobreza y la obesidad están muy claramente relacionadas", aseguró Cathy Nonas, directora de los programas de diabetes y obesidad del Hospital General del Norte de la ciudad de Nueva York y vocera de la American Dietetic Association. "Estos investigadores lo que están haciendo es simplemente revisar este asunto, aclararlo y convertirlo en algo científico".

El estudio también sugiere que las soluciones al creciente problema de la obesidad infantil van mucho más allá de los comportamientos individuales e incluyen la sorprendente tarea de volver a planear barrios enteros.

"Por el momento, cuando realizamos una intervención, la hacemos pequeña y, al terminar, nos retiremos y no puede ser sostenida", explicó Nonas. "Necesitamos contemplar este problema de salud pública y nadie lo ha estado haciendo".

Cerca del 16 por ciento de los chicos entre los 6 y los 11 años tienen exceso de peso o son obesos. Ciertos segmentos de este grupo de edad son más propensos al exceso de peso, como los niños negros y los hispanos, los que ven mucha televisión y aquéllos cuyos padres también tienen exceso de peso.

"La obesidad infantil es un problema sistémico enorme. Hasta cierto punto, es una pandemia", sostuvo Nonas.

La mayor parte de las investigaciones reciente han comenzado a relacionar las condiciones de las comunidades con el exceso de peso y la obesidad.

Para los hallazgos más recientes, los investigadores recopilaron información sobre 768 niños y familias que participaban en el estudio sobre el cuidado infantil temprano y el desarrollo juvenil del National Institute of Child Health and Human Development. Las familias estaban ubicadas en 10 regiones distintas de los EE.UU.

Los padres llenaron cuestionarios que indicaban qué tan seguros pensaban que eran sus vecindarios cuando su hijo estaba en el primer grado. La estatura y el peso de los niños se midieron a los 4.5 años y durante el primer grado, cuando su edad promedio era de 7, el momento en el que la prevalencia de obesidad infantil aumenta más rápidamente.

En esta muestra, el 17 por ciento de los niños que vivían en los barrios cuyos padres consideraban menos seguros tenían exceso de peso, en comparación con el 10 por ciento de la siguiente categoría más segura, el 13 por ciento de la siguiente y apenas el 4 por ciento de los que vivían en las zonas más seguras.

Los investigadores anotaron en una declaración preparada que "esta relación no fue afectada por ninguna otra variable. . . medida, como los niveles educativos o el estado civil de la madre de los niños, el trasfondo racial o étnico o la participación en actividades extracurriculares".

Los hallazgos señalan una posibilidad muy real de que las políticas de planeación de vecindarios podrían ser directamente relevantes para la salud infantil.

Además, según sugirieron los investigadores, los pediatras deberían tomar nota de los hallazgos.

"Tradicionalmente, muchas áreas del desarrollo de políticas relacionadas con el ambiente y la seguridad de los barrios no se han considerado relevantes para la salud de los niños", escribieron. "Sin embargo, dichas políticas tienen implicaciones importantes para el exceso de peso en la infancia. Para cada médico, estos resultados sugieren la necesidad de comprender el carácter del barrio en el que vive un niño al realizar recomendaciones sobre el estilo de vida y cambios en las actividades dirigidos al tratamiento y prevención de la obesidad".

"Si fuera tan simple como decirle a los padres que le pidan a sus hijos que consuman alimentos más saludables y hagan más ejercicio, no creo que tantos niños tendrían exceso de peso", agregó Lumeng. "Necesitamos pensar en conjunto acerca de la multitud de factores que aumentan el riesgo de exceso de peso de un niño y luego dirigirnos a cada uno de ellos uno por uno... La complejidad de todos estos aspectos habla acerca de la complejidad de enfrentar la epidemia de obesidad".

Más información

La Robert Wood Johnson Foundation ha hecho investigaciones acerca de la obesidad infantil, incluida la manera como los parques inseguros podrían contribuir al problema.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Julie Lumeng, M.D., assistant professor, pediatrics, division of child behavioral health, C.S. Mott Children's Hospital, University of Michigan, Ann Arbor; Cathy Nonas, M.S., R.D., director, diabetes and obesity programs, North General Hospital, New York City, spokeswoman, American Dietetic Association and author, Outwit Your Weight; January 2006 Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine

Last Updated: