Los compradores inteligentes de las fiestas eligen juguetes seguros

Algunas precauciones simples pueden ayudar a los padres a evitar daños a sus hijos

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

DOMINGO 18 de diciembre (HealthDay News/HispaniCare) -- A medida que se acerca la temporada de compras de las fiestas, los expertos urgen a los padres a examinar cuidadosamente los juguetes que los niños recibirán este año y evaluar su seguridad.

Según la U.S. Consumer Product Safety Commission, aproximadamente 165,000 niños estadounidenses de 14 años o menos recibieron tratamiento en departamentos de emergencia por lesiones relacionadas con los juguetes en 2002. Cerca de la mitad de los niños tratados tenían 4 años o menos.

Los expertos urgen a los padres a leer las directrices de edades y etiquetas de advertencia de los empaques de los juguetes y atenderlos, aún si consideran que su hijo es avanzado para su edad.

A los médicos les preocupan sobre todo los peligros de ahogamiento de los niños menores de tres años, según el Dr. Gary Smith, director del Centro de investigación de lesiones y políticas del Hospital Infantil de Columbus en Ohio.

Los padres necesitan leer las etiquetas cuidadosamente y acoplarse cuidadosamente a las directrices de edad evitando los juguetes con partes pequeñas. También deberían evitar las bolas redondas pequeñas de diámetro inferior a las 1.75 pulgadas (4.4 cms), recomendó Smith, presidente del Comité para la prevención de lesiones, violencia y envenenamiento de la American Academy of Pediatrics.

"Para mí, son el tapón perfecto para las vías respiratorias de un niño", dijo, y agregó que le dice a los padres que consideren igualmente peligrosos aquellos juguetes u objetos que también sean redondos o cilíndricos, como los trompos o los perros calientes en miniatura que vienen con las cocinas de juguete.

En la Toy Safety Survey, la encuesta de seguridad de juguetes de publicación anual, el U.S. Public Interest Research Group, una organización sin fines de lucro, realizó una lista con docenas de juguetes potencialmente peligrosos. Uno de los más preocupantes, según Alison Cassady, directora de investigación del PIRG y autora del informe de este año, es la pelota yo-yo de agua.

"No hay un solo fabricante", declaró a HealthDay. "Muchas son hechos en China. Tienen una cuerda larga y elástica y una pelota al final llena de agua u otro líquido. Tiene un nudo al final de la cuerda. Se puede tirar como un yo-yo normal, pero simplemente se estira alrededor de cinco pies (alrededor de un metro y medio) y entonces se devuelve rápidamente. Si se lanza como un lazo, se enreda alrededor del cuello".

Las tres pelotas yo-yo mencionadas en el informe incluyen el "Water Yo-Yo Ball" (de varios fabricantes), "Flashing Jellyfish/Flashing Noodle Yo-Yo" (de varios fabricantes), y los yo-yos de animales "Bungee-Roos", fabricados por Ganz.

Los padres deben evitar darle globos de látex a los niños, recomendó Smith, y anotó que la Consumer Product Safety Commission recomienda no darle globos a los niños menores de 8 años.

"Si un solo fragmento de un globo fuera aspirado a las vías respiratorias, tienden a envolverse alrededor de las cuerdas vocales", aseguró Smith. "Yo lo comparo con el plástico para sellar alimentos. Se amolda a esa abertura y prácticamente es imposible de retirar".

Según la Consumer Product Safety Commission, el 54 por ciento de las muertes relacionadas con juguetes durante 2002 se debieron a ahogamiento, mientras que cerca del 44 por ciento de esas muertes se atribuyeron a globos.

Una manera sencilla de establecer si un juguete constituye un peligro de ahogamiento es determinar si pasa a través de un tubo de rollo de papel higiénico, dijo Smith.

"Si la bola pasa a través del tubo, es demasiado pequeña para dársela a un niño pequeño", aseguró.

Para los niños un poco mayores, una de las grandes preocupaciones es una lesión en la cabeza o un hueso fracturado mientras juegan con algo que pueden montar, como una bicicleta o unos patines, sostuvo Smith.

"Si le va a regalar uno de estos juguetes a un niño, debe venir acompañado siempre de un casco", aseguró Smith. "Las lesiones en la cabeza y en el cerebro pueden causar estragos y ser una amenaza para la vida".

Los padres tampoco les deben dar vehículos motorizados como motonetas o bicicletas con motor a niños menores de 16 años, dijo.

"Los padres creen erróneamente que debido a que tienen el tamaño apropiado de un niño, es correcto que los usen", "Los niños no tienen ni la madurez ni el criterio ni la coordinación o la fuerza para operar con seguridad vehículos motorizados".

Los niños de todas las edades son vulnerables a las lesiones oculares causadas por los juguetes, aseguró el Dr. Joseph M. Miller, profesor de medicina de la Universidad de Arizona y presidente del Comité Asesor de Pediatría de Prevent Blindness America.

"Cualquier tipo de juguete que pueda ser como un proyectil, entre más rápido sea, más peligroso es", aseguró Miller. "El ojo está relativamente bien protegido por los huesos de la cabeza, pero los niños no tienen huesos protuberantes frente a los ojos, así que el riesgo es superior".

Los proyectiles también puede convertirse en peligro de ahogamiento.

Joan Lawrence, vicepresidenta de estándares y asuntos reguladores de la Toy Industry Association, recomendó que los padres y cualquiera que compre juguetes deberían asegurarse de comprar aquéllos que sean apropiados para la edad, de acuerdo con la etiqueta que indica los rangos de edad específicos para los que el juguete es adecuado.

"Si compra juguetes que sean apropiados para la edad y le da el juguete a un niño en la categoría de edad apropiada, y le supervisa, puede reducir enormemente las probabilidades de que ocurra un accidente", dijo.

La Consumer Product Safety Commission ofrece los siguientes consejos de seguridad con juguetes.

  • Los ruidos provenientes de un juguete que parezcan crujidos o ametralladoras pueden perjudicar la audición del niño. Los buscapiés son peligrosos si se usan dentro de la casa o a una distancia inferior a un pie (30 cm.) del oído de los niños.
  • Los juguetes con cuerdas, cordeles o cordones pueden causar estrangulamiento si se envuelven alrededor del cuello de un niño.
  • Los padres deberían revisar todos los juguetes periódicamente para revisar si se han roto, tienen alguna punta afilada o cualquier otro peligro. Los juguetes dañados se deben descartar o reparar inmediatamente.
  • Los juguetes eléctricos mal armados, mal cableados o mal usados pueden causar choques o quemaduras. A los niños se les debe enseñar a usar los juguetes eléctricos adecuadamente bajo supervisión de un adulto.

Más información

Para más información, visite la Consumer Product Safety Commission.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Alison Cassady, research director, U.S. Public Interest Research Group, Washington, D.C.; Joan Lawrence, vice president, standards and regulatory affairs, Toy Industry Association; Gary Smith, M.D., director of the Center for Injury Research and Policy at Columbus Children's Hospital, Ohio, and chairman of the Committee on Injury, Violence and Poison Prevention for the American Academy of Pediatrics; Joseph M. Miller, M.D., professor of medicine at the University of Arizona, and chairman of the Pediatric Advisory Committee for Prevent Blindness America; U.S. Consumer Product Safety Commission

Last Updated: