Los datos de seguridad sobre medicamentos infantiles no llegan a manos de los médicos

Estudio sugiere que los fabricantes realizan investigaciones y que luego entierran los resultados

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

MARTES 12 de septiembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Cientos de medicamentos comunes podrían no ser seguros para los niños, pero esta información podría no estar llegando a los médicos, según halla un nuevo estudio.

Un programa exigido por el congreso conocido como "exclusividad pediátrica" permite a la U.S. Food and Drug Administration (FDA) ampliar el periodo de tiempo en que una compañía tiene derechos comerciales exclusivos para un medicamento si un fabricante realiza pruebas de seguridad sobre el uso de medicamentos en los niños.

Sin embargo, un informe que aparece en la edición del 13 de septiembre del Journal of the American Medical Association halla que los resultados de estas pruebas a menudo no llegan a los médicos.

En el estudio, el equipo del Centro médico de la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte., hizo seguimiento a la frecuencia con que los resultados de estas pruebas eran publicados en revistas científicas profesionales que serían leídas normalmente por los médicos.

Entre 1988 y 2004, menos de la mitad de los estudios de exclusividad pediátrica fueron publicados, y los estudios eran menos propensos a ser publicados si se encontraba que el medicamento era inseguro o ineficaz en los niños.

El programa de exclusividad pediátrica fue diseñado para incrementar el conocimiento sobre cómo los niños pueden reaccionar de manera diferente a medicamentos usados comúnmente, como antidepresivos, medicamentos anticonvulsivos y sedantes.

"Debido a que los niños tienen fisiologías diferentes que los adultos, a menudo absorben los medicamentos de manera distinta o experimentan efectos secundarios distintos", explicó en una declaración preparada el investigador principal Daniel K. Benjamin, pediatra del Instituto de investigación clínica de la Duke.

"Gran parte del uso de medicamentos pediátricos 'no se especifica en la etiqueta', lo que significa que los niños son tratados a menudo tomando como base lo que ha resultado ser efectivo en pacientes mayores", agregó. "Los resultados pueden ser beneficiosos, perjudiciales o no efectivos, dependiendo de la cantidad de información que se sepa sobre el uso del medicamento en la población pediátrica".

La FDA obliga que los hallazgos de estudios de exclusividad pediátrica resulten en cambios de información en la etiqueta del medicamento. Pero Benjamin señaló que se debe hacer más para garantizar que esta información llegue a las manos correctas.

"Los médicos están acostumbrados a usar las publicaciones profesionales como fuente de información médica actualizada, así que tiene sentido que esta información llegue a sus manos", señaló.

Más información

La U.S. Food and Drug Administration tiene más información sobre la seguridad de medicamentos.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTE: Duke University News, news release, Sept. 12, 2006

--

Last Updated: