Preguntas simples para detectar a los niños en riesgo por humo de segunda mano

Estudio halla que lo que más afecta es que la madre fume

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

MARTES 3 de mayo (HealthDay News/HispaniCare) -- Investigadores aseguran que los pediatras y otros profesionales de la salud sólo necesitan hacerle a los padres algunas preguntas simples para identificar de manera confiable a los niños que están en riesgo por exposición al humo de segunda mano.

Investigadores de la Universidad del Estado de Ohio recolectaron muestras de cabello de 291 niños entre las 2 y las 3 semanas de edad. Luego, separaron a los niños en tres grupos de acuerdo con la cantidad de humo de segunda mano a la que estaban expuestos, baja, media o alta, de acuerdo con el nivel de cotinina en el cabello.

Cuando los niños absorbían nicotina del humo de segunda mano, ésta era metabolizada en cotinina y depositada en el cabello en crecimiento. Se considera que los niveles de cotinina son el estándar por excelencia para evaluar la exposición al humo del tabaco en los niños.

Los niveles de cotinina de los niños se compararon con las respuestas de algunas preguntas hechas a los padres y otros cuidadores sobre el tabaquismo en casa.

En la edición de mayo de la publicación Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine, los investigadores informan que hallaron que cuando la madre fumaba, y no el padre, los niveles de cotinina en los niños eran más altos, independientemente de cuántos cigarrillos decía la madre que fumaba al día o si decía que sólo lo hacía fuera de la casa.

También se asociaron los niveles mayores de cotinina con vivir en un hogar con fumadores, donde se fuma dentro de la casa, o si la casa está en un área en la que fumar no está prohibido.

"Según nuestros datos, nuestras recomendaciones clínicas prácticas son las siguientes: Los profesionales de la salud pueden obtener una evaluación del riesgo de humo en el ambiente para un niño menor de tres años sólo preguntándole a la madre si fuma, " escribieron los autores del estudio

"Si la madre asegura que no lo hace, se pueden hacer otras dos preguntas en ese momento: '¿otras personas que viven allí o vienen de visita a menudo fuman?' y '¿lo hacen dentro de la casa?' "agregaron.

Estas preguntas deberían servir como "una herramienta sencilla de evaluación que se puede usar en el ambiente de oficina para definir qué niños están en mayor riesgo" de exposición al humo de segunda mano, concluyó el equipo de la Universidad del Estado de Ohio.

Los investigadores anotaron que la exposición al humo del tabaco perjudica la salud respiratoria de los niños, cosa que los pone en mayor riesgo de neumonía, asma e infecciones en los oídos, entre otros problemas de salud.

Más información

La American Lung Association tiene más información sobre el humo de segunda mano.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTE: JAMA/Archives journals, news release, May 2, 2005

--

Last Updated: