Restringir el uso de la televisión y la computadora ayuda a los niños a perder peso

Hallazgo ofrece una esperanza para controlar la epidemia de obesidad pediátrica en EE.UU.

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

LUNES 3 de marzo (HealthDay News/Dr. Tango) -- En los niños, reducir el uso de televisión y computadora a la mitad disminuyó la cantidad de alimentos que consumían y los ayudó a perder peso, según encontró un estudio reciente.

El hallazgo ofrece esperanza en el problema de la obesidad infantil en los Estados Unidos, donde se calcula que el dieciséis por ciento de los niños entre los seis y los diecinueve años tienen sobrepeso, un aumento de 45 por ciento en una década, según investigadores federales.

"Ver televisión se relaciona con el consumo de comida rápida y de alimentos y bebidas anunciados en televisión", dijeron los autores del estudio en una declaración preparada. "Ver dibujos animados que incluyen comerciales de alimentos puede aumentar la elección del artículo anunciado entre los niños en edad preescolar. Además, los comerciales de televisión pueden fomentar el consumo de alimentos".

Los hallazgos aparecen en la edición de marzo de la revista Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine.

Para el estudio, Leonard H. Epstein, profesor del departamento de pediatría y medicina social y preventiva de la Universidad de Buffalo, en la Universidad estatal de Nueva York, y sus colegas, estudiaron a setenta niños que tenían sobrepeso de cuatro a siete años de edad que veían televisión y jugaban juegos en computadora durante al menos catorce horas a la semana.

Los investigadores instalaron un dispositivo de monitorización en cada televisión y computadora utilizada por el niño. El dispositivo permitía la reducción del tiempo que los niños pasaban frente a las pantallas a la semana en diez por ciento por semana hasta alcanzar una reducción del cincuenta por ciento. Cada miembro de la familia recibió un código único para activar la televisión o computadora. Además, los niños recibieron incentivos como dinero y pegatinas por pasar menos tiempo frente a la televisión o computadora.

Los demás niños que tenían sobrepeso no tenían restricciones en su uso de televisión o computadora.

El equipo de Epstein encontró que los niños que no tenían restricciones en su uso de computadora o televisión redujeron el tiempo que veían TV o usaban juegos de computadora en 5.2 horas por semana. Pero los niños con uso restringido redujeron su uso de TV y computadora en 17.5 horas pro semana.

Y los niños cuyo uso fue restringido perdieron más peso que los demás. Sin embargo, los investigadores no encontraron diferencia entre ambos grupos en cuanto a la actividad física.

"Usar tecnología para modificar el uso elimina la vigilancia paterna necesaria para hacer cumplir las reglas familiares y reduce las acciones disciplinarias necesarias si el niño excede su límite de conductas sedentarias", concluyeron los autores. "Tal vez lo más importante es que el dispositivo otorga la decisión de cuándo ver televisión al niño, en lugar de una regla como no ver televisión hasta que hagan las tareas".

El Dr. David Katz, director del Centro de investigación preventiva de la Facultad de medicina de la Universidad de Yale, dijo que el estudio "muestra lo positivo de esta horrenda mezcla, que reducir el tiempo de uso de pantallas puede prevenir la obesidad infantil mediante varios mecanismos. Menos tiempo frente a la pantalla podría ser incluso más importante para el patrón alimentario que para el patrón de actividad física. Por cualquier medio, lo que aquí se obtuvo es alentador y subraya la importancia de esta estrategia".

Más información

Para más información sobre la obesidad infantil, visite la American Academy of Pediatrics.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTES: David Katz, M.D., M.P.H., director, Yale Prevention Research Center, Yale University School of Medicine, New Haven, Conn.; March 2008, Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine

Last Updated: