How Masks Help Stop COVID-19: HD Live! This Friday at 2:30 PM ET

Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

Según los CDC, los padres deben posponer los refuerzos de las vacunas de los niños

Los expertos aseguran que la retirada de 1.2 millones de dosis de la vacuna estándar contra la Hib implica que la escasez podría durar un año

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de Healthday

JUEVES 20 de diciembre (HealthDay News/Dr. Tango) -- La retirada de la semana pasada de las vacunas contra Haemophilus influenzae (Hib) realizada por el laboratorio que las fabrica, Merck, ha desencadenado una escasez de las vacunas. Por eso, los U.S. Centers for Disease Control and Prevention están recomendando que los padres retrasen el refuerzo de la vacuna estándar tipo B (Hib).

La H. influenzae es un grupo de bacterias que podrían causar distintos tipos de infecciones en bebés y niños. Entre éstas se encuentran infecciones de los ojos, los oídos o los senos paranasales, así como neumonía. Una cepa más grave pero menos común puede causar meningitis y una infección potencialmente mortal llamada epiglotitis. La H. influenzae no es causa de la gripe de temporada.

El 13 de diciembre, Merck retiró 1.2 millones de dosis de vacunas Hib debido al potencial de contaminación durante el proceso de manufactura. Sin embargo, la vacuna retirada no constituye un riesgo para la salud, según Curtis Allen, vocero de los CDC. "La retirada es una precaución. Los lotes retirados se han examinado y no hay indicación de que estén contaminados", recalcó.

La agencia espera que la escasez, que cubre las vacunas PedvaxHIB y Comvax (para Hib y hepatitis B) de Merck, dure hasta bien entrado el año que viene. La recomendación fue anunciada el miércoles en una publicación de los CDC, Morbidity and Mortality Weekly Report: Dispatch.

"La dosis de refuerzo se está posponiendo temporalmente para ahorrar en vacunas", explicó Allen. "El aplazamiento de los refuerzos durará probablemente varios meses, quizá hasta el final de 2008".

"Los padres deberían continuar recibiendo las dosis iniciales de la vacuna", agregó Allen.

Allen anotó que este retraso no debería causar un aumento de las infecciones relacionadas con la Hib", principalmente por la inmunidad de manada que otorga la cantidad de niños que están vacunados". En 2006, el 94 por ciento de los niños estadounidenses había sido vacunado, aseguró Allen, así que las probabilidades de contagiar Hib a cualquier niño siguen siendo bajas, lo que los médicos llaman inmunidad de manada.

Sin embargo, la agencia le está pidiendo a los médicos que le den seguimiento a los pacientes que no recibieron la dosis de refuerzo para que se les pueda notificar cuando termine la escasez, señaló Allen.

"Estamos contemplando una burbuja temporal en la que tenemos que ajustar lo que podemos hacer", aseguró el Dr. Jonathan L. Temte, profesor asociado de medicina familiar de la Facultad de medicina de la Universidad de Wisconsin en Madison y vocero de la American Academy of Family Physicians.

"Los padres que han hecho vacunas a sus hijos en las últimas semanas o meses no deberían preocuparse", aseguró Temte. "Hasta donde yo sé, no hay evidencia ni informes de un efecto indeseable en un receptor de la vacuna".

Temte anotó que debido a que tantos niños han sido vacunados, "las probabilidades de que se arraigue una enfermedad es muy baja".

La vacuna Hib se recomienda para todos los niños menores de cinco años y normalmente se administra en una serie de tres vacunas a partir de los dos meses de edad. El refuerzo de la Hib se recomienda para niños entre doce y quince meses. Según los CDC, el retraso para obtener el refuerzo continuará hasta que el suministro de la vacuna mejore.

Sin embargo, hay una excepción para la recomendación. La agencia recomienda que los niños que estén en alto riesgo de enfermedad Hib continúen recibiendo la dosis de refuerzo. Entre los niños que caen en esta categoría se encuentran los indígenas estadounidenses, los indígenas de Alaska y los niños que tienen afecciones como asplenia, anemia de células falciformes, VIH, afecciones de inmunodeficiencia y ciertos tipos de cáncer.

Los CDC actuaron de esta manera en colaboración con su Comité asesor sobre prácticas de vacunación, la American Academy of Pediatrics y la American Academy of Family Physicians.

Más información

Para más información sobre la Haemophilus influenzae tipo B, visite los U.S. Centers for Disease Control and Prevention.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTES: Curtis Allen, spokesman, U.S. Centers for Disease Control and Prevention, Atlanta; Jonathan L. Temte, M.D., Ph.D., associate professor, family medicine, University of Wisconsin School of Medicine, Madison, spokesman, American Academy of Family Physicians; Dec. 19, 2007, U.S. Centers for Disease Control and Prevention, Morbidity and Mortality Weekly Report: Dispatch

Last Updated: