Un estudio revela que las pruebas auditivas en recién nacidos resultan efectivas

El examen ya es obligatorio en 32 estados

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

JUEVES 18 de agosto (HealthDay News/HispaniCare) -- Examinar a los recién nacidos para discapacidad auditiva mejoró la detección temprana en un 43 por ciento, reportan investigadores británicos.

El hallazgo "es la evidencia disponible más considerable del beneficio añadido del examen universal del recién nacido en la detección temprana de la discapacidad auditiva infantil permanente", concluye el informe publicado en la edición del 20 de agosto de The Lancet por neurólogos del Hospital General Southampton.

El equipo de investigación hizo seguimiento a 66 niños, cada uno de los cuales experimentó alguna forma de problema auditivo. Algunos habían sido evaluados para identificar discapacidad auditiva justo después del nacimiento, mientras que a otros se les hizo una prueba más generalizada a los 7 u 8 meses de edad.

La investigación halló que 23 de 31 niños (74 por ciento) a los que se administró la prueba auditiva al poco tiempo después de nacer fueron referidos para tratamiento antes de los 6 meses de edad, en comparación con sólo 11 de 35 (31 por ciento) que no recibieron el examen neonatal.

De acuerdo con los investigadores, la siguiente fase de su investigación se centrará en sobre si el tratamiento temprano realmente hace una diferencia en el desarrollo del niño. Los médicos están evaluando el efecto del tratamiento temprano en el habla y lenguaje de los niños, y en los costos sanitarios de las familias.

El estudio ofrece "más datos a largo plazo de que los exámenes [de los recién nacidos] son efectivos", dijo el Dr. Joseph Haddad, Jr., director de otolaringología pediátrica y cirugía de cuello y cabeza del Centro Médico de la Universidad de Columbia en Nueva York.

La mayoría de los estados en EE.UU., 32 de 50, tienen programas de pruebas auditivas para recién nacidos ya establecidos, señaló Haddad. "Han estado disponibles suficiente tiempo como para que la mayoría de los médicos sienta que una identificación temprana de los recién nacidos con dificultades auditivas pueda ser útil para proceder", sostuvo. "Estoy seguro de que ayuda en el desarrollo temprano".

Otro problema es la ansiedad que los padres experimentan cuando se les comunica que su bebé recién nacido tiene un problema auditivo, manifestó Haddad. "Pero mi experiencia personal con los padres es que aunque existe cierta ansiedad real, los padres ven cómo los beneficios superan esa ansiedad", señaló.

Haddad anotó que, a pesar de la detección temprana, hubo ciertos retrasos en la administración del tratamiento, con mayor notoriedad en los audífonos, para los niños con problemas. "Sin embargo, puede que eso sólo sea específico para el sistema de atención sanitaria británico", destacó.

En la práctica, "no hemos enfrentado ninguna dificultad de importancia, una vez que el problema ha sido identificado, para convencer a los padres de que su niño debería usar unos audífonos", explicó Haddad.

El estudio británico es "una buena noticia", dijo Pamela Mason, directora de prácticas profesionales de audiología en la American Speech-Language Hearing Association, porque ofrece evidencia sólida sobre lo que ha sido un sujeto contencioso en este país.

En 2001, recuerda Mason, la Fuerza de Trabajo de Servicios Preventivos de los EE.UU. de la Health and Human Services Agency declaró que no había suficiente evidencia de que la detección e intervención temprana de los problemas auditivos podría producir mejoras clínicas, una evaluación discutida por su grupo y otros.

"Me agrada que ahora exista alguna investigación basada ampliamente en la evidencia que viene a respaldar lo que ya sabíamos en nuestros corazones", afirmó.

Más del 90 por ciento de los hospitales en los Estados Unidos ahora realizan pruebas auditivas a bebés recién nacidos antes de que abandonen el hospital, apuntó Mason.

"Ahora nuestra siguiente tarea es asegurar que todos los niños identificados en los programas de evaluación reciban una prueba clínica a los 3 meses de edad y sean puestos en un programa de intervención", agregó.

Más información

Para más información sobre la pérdida auditiva pediátrica, vaya a la American Speech-Language Hearing Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Joseph Haddad, Jr., director, pediatric otolaryngology and head and neck surgery, Columbia University Medical Center, New York City; Pamela Mason, director, audiology professional practices, American Speech-Language Hearing Association, Rockville, Md.; Aug. 20, 2005 The Lancet

Last Updated: