Follow Our Live Coverage of Covid-19 Developments

Observan la ETC, una afección del cerebro, en jugadores de fútbol americano de secundaria, según un estudio

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

JUEVES, 21 de febrero de 2019 (HealthDay News) -- Una devastadora lesión cerebral por el fútbol americano puede comenzar pronto, incluso entre los jugadores de la escuela secundaria, sugiere un estudio reciente.

Y sus efectos pueden durar en el tiempo, incluso sin impactos adicionales en la cabeza, informan unos investigadores.

Los jugadores de fútbol americano pueden desarrollar encefalopatía traumática crónica (ETC) tras jugar fútbol americano en la escuela secundaria, aunque unas tasas más altas de ETC se vinculan con el fútbol americano universitario y profesional, señalaron los investigadores.

"Lamentablemente, encontramos ETC en personas que solo jugaron fútbol americano en la secundaria y que fallecieron a una edad muy temprana", advirtió el autor principal, el Dr. Daniel Daneshvar, del Centro de ETC de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston.

La ETC es una enfermedad cerebral degenerativa devastadora que se encuentra en deportistas, veteranos militares y otras personas con antecedentes de traumatismos repetitivos en el cerebro, según la Concussion Legacy Foundation.

Se observa de forma más prominente entre los jugadores de fútbol americano: un estudio publicado en 2017 encontró que 110 de 111 jugadores fallecidos de la NFL tenían alguna forma de ETC. Entre ellos se encontraban Junior Seau, Ken Stabler y Frank Gifford.

"Aún no comprendemos mucho sobre la enfermedad y sus causas", dijo Daneshvar.

Pero, añadió, los hallazgos sugieren que la ETC es progresiva y empeora con la edad, incluso sin traumatismos adicionales en la cabeza.

La ETC solo se puede diagnosticar tras la muerte, al examinar el tejido cerebral.

En el estudio, Daneshvar y sus colaboradores observaron los cerebros de jugadores de fútbol americano que habían fallecido. El estudio incluyó a más de la mitad de todos los casos de ETC diagnosticados en todo el mundo.

Los cerebros fueron donados entre febrero de 2008 y mayo de 2016. Los investigadores también encuestaron a personas que habían conocido a esos hombres.

Las autopsias de los cerebros encontraron señales de ETC en 177, o el 87 por ciento, de todos los jugadores de fútbol americano del estudio. En específico, se encontró en el 29 por ciento de los jugadores de fútbol americano de secundaria, en un 87 por ciento de los jugadores universitarios, en un 71 por ciento de los jugadores semiprofesionales, en un 88 por ciento de los jugadores de la Liga Canadiense de Fútbol Americano, y en un 99 por ciento de los jugadores de la Liga Nacional de Fútbol Americano.

Los investigadores encontraron que la ETC sigue una evolución que depende de la edad, desde las lesiones pequeñas en los adolescentes y adultos jóvenes a un daño cerebral grave en la mediana edad.

Basándose en sus entrevistas y encuestas, los jugadores con frecuencia también tuvieron síntomas cognitivos, conductuales, de estado de ánimo y motores cuando estaban vivos, comentaron los investigadores.

Los jugadores profesionales sufrieron unas mayores tasas de ETC, y fallecieron con ETC avanzada. También era más probable que les hubieran diagnosticado demencia, en comparación con los jugadores universitarios.

Daneshvar espera que se pueda encontrar una forma de diagnosticar la enfermedad mientras los jugadores siguen con vida, y que pueda conducir a un tratamiento.

Lo que se puede afirmar es que la ETC ocurre en un porcentaje más alto de individuos que juegan deportes de contacto, apuntó Daneshvar.

"Al cerebro no le importa qué le da el golpe. Vemos la ETC en víctimas de violencia doméstica, en jugadores de hockey, en boxeadores y en veteranos militares. Si al final se reciben muchos golpes en la cabeza, se está en riesgo de ETC", añadió.

Un experto que no participó en el estudio dijo que los padres de jóvenes que jueguen al fútbol americano deben ser conscientes de que podría haber un daño potencial a largo plazo.

"Les digo a los padres que no sabemos qué sucederá", comentó el Dr. John Kuluz, director de lesión cerebral traumática y neurorrehabilitación en el Hospital Pediátrico Nicklaus, en Miami.

"No sabemos qué efectos tendrán las conmociones en sus hijos, pero nos deberían preocupar", subrayó.

"También deberíamos mantener la mente abierta, porque este estudio no es definitivo", añadió Kuluz.

Los resultados del estudio se presentaron el 21 de febrero en la reunión anual de la Asociación de Fisiatras Académicos (Association of Academic Physiatrists), en Puerto Rico. Los hallazgos presentados en reuniones generalmente se consideran preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Más información

La Concussion Legacy Foundation ofrece más información sobre la ETC.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Daniel Daneshvar, M.D., Ph.D., Boston University School of Medicine CTE Center; John Kuluz, M.D., director, traumatic brain injury and neurorehabilitation, Nicklaus Children's Hospital, Miami; Feb. 21, 2019, presentation, Association of Academic Physiatrists, annual meeting, Puerto Rico

Last Updated: