Los cigarrillos ya no son populares, y muchos adolecentes de EE. UU. también rehúyen de la marihuana

In English

Por
Reportera de HealthDay

LUNES, 6 de noviembre de 2017 (HealthDay News) -- Los adolescentes estadounidenses de hoy en día fuman menos que nunca, y la tendencia también podría evitar que muchos fumen marihuana.

Ese es el hallazgo de un nuevo estudio que siguió a más de un millón de adolecentes entre 1991 y 2016.

Pero no todas las noticias fueron buenas, dijeron los investigadores. Los jóvenes que creen que la marihuana es "segura" son más propensos a utilizar la droga que sus compañeros. Eso es preocupante porque cada vez es más común que los adolescentes crean que la marihuana es bastante inocua... y los expertos en la salud afirman que no lo es.

Los hallazgos describen un panorama matizado.

Se sabe que el uso de marihuana entre los adolescentes de EE. UU. se ha mantenido bastante estable en la última década, aunque los jóvenes son cada vez más propensos a creer que la droga es inofensiva.

Y eso es un misterio, dijo Richard Miech, profesor de investigación en la Universidad de Michigan y líder del nuevo estudio.

Explicó que hay buenas evidencias de que cuando los adolescentes creen que la marihuana es segura, son más propensos a consumirla en el año posterior.

Miech y sus colaboradores querían averiguar por qué el uso de marihuana no está aumentando entre los adolescentes.

Así que recurrieron a una encuesta financiada por el gobierno que ha seguido a los estudiantes de EE. UU. desde los años 70.

Su conclusión: los adolescentes de hoy en día no usan masivamente la marihuana porque son mucho menos propensos a fumar cigarrillos o a beber alcohol que las generaciones anteriores. Fumar, en particular, es un factor importante en si los jóvenes prueban la marihuana, dijeron los investigadores.

Durante años, encontró el estudio, el porcentaje de adolescentes que en algún momento habían fumado o probado el alcohol se redujo de forma constante.

Los cigarrillos, en particular, se han vuelto menos populares. El porcentaje de jóvenes que han fumado se encuentra ahora en "mínimos históricos", apuntó Miech.

En 2016, un 28 por ciento de los estudiantes de decimosegundo curso dijeron que habían fumado un cigarrillo en algún momento. Esto también sucedió en solo un 18 por ciento de los estudiantes de décimo curso, y un 10 por ciento de los estudiantes de octavo curso.

Y eso pareció explicar por qué el uso de marihuana ha permanecido bastante constante desde 2005, en lugar de dispararse a medida que los jóvenes desarrollan una actitud más positiva respecto a la droga.

"Creo que un mensaje importante de este estudio es que las políticas e intervenciones que reducen el tabaquismo adolescente parecen tener el beneficio añadido de reducir el uso de marihuana de los adolescentes", planteó Miech.

El informe aparece en la edición en línea del 6 de noviembre de la revista Pediatrics.

También hay noticias no tan buenas. En la última década, el porcentaje de estudiantes de decimosegundo curso que han usado marihuana en el año anterior se mantuvo tercamente en más o menos un 30 por ciento.

Y según los hallazgos de Miech, los jóvenes que creen que la marihuana es inocua son incluso más propensos a utilizarla.

Eso significa que la educación sobre los daños de la marihuana sigue siendo crítica, comentó el Dr. Nicholas Chadi, pediatra y especialista en medicina adolescente en el Hospital Pediátrico de Boston.

"La marihuana es nociva para el desarrollo del cerebro adolescente", advirtió Chadi, coautor de un editorial publicado junto con el estudio. Además, añadió, los adolescentes que usan la droga son más propensos a probar otras sustancias ilegales.

Los hallazgos son relevantes para los debates actuales sobre la legalización de la marihuana, afirmaron Miech y Chadi.

Ocho estados de EE. UU. y Washington, D.C., han legalizado la marihuana para el uso recreativo. Muchos estados más permiten el uso médico.

Algunos plantean que legalizar la marihuana podría conducir a que algunos jóvenes crean que es segura. Esto, a su vez, podría hacerlos más propensos a consumirla.

Pero, afirmó Chadi, "no se trata de que la legalización sea buena o mala".

En lugar de ello, los jóvenes deben aprender sobre los riesgos de la marihuana, indicó.

Miech se mostró de acuerdo. Tanto el tabaco como el alcohol son legales para los adultos, pero a los niños y a los adolescentes se les advierte sobre sus peligros, anotó. "Hemos visto un tremendo declive en el uso adolescente de ambas sustancias en las últimas dos décadas, así que tenemos ejemplos a partir de los cuales trabajar", aseguró.

Es importante que los padres informen a sus hijos de que no aprueban del uso de ninguna droga, dijo Miech. "Cuando preguntamos, más o menos un 90 por ciento de los adolescentes dicen que sus padres desaprobarían su uso de marihuana", comentó.

"Cuando este mensaje se refuerza en las escuelas y en los medios, hemos podido ver un avance en la reducción del uso de drogas en los jóvenes", señaló Miech.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre los adolescentes y el uso de marihuana.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2017, HealthDay

FUENTES: Richard Miech, Ph.D., research professor, youth and social issues, Institute for Social Research, University of Michigan, Ann Arbor; Nicholas Chadi, M.D., pediatrician/adolescent medicine specialist, Boston Children's Hospital; December 2017, Pediatrics

Last Updated: