Las madres recientes que fuman tienen bebés con cólicos

Estudio señala que las toxinas del tabaco pueden afectar una proteína digestiva clave

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

LUNES 4 de octubre (HealthDayNews/HispaniCare) -- Un reciente estudio sugiere que los padres que fuman y están preocupados por los cólicos de su bebé deberían pensar en dejar la adicción al tabaco.

"Las madres que fuman durante el embarazo tienen el doble de posibilidades de tener bebés y niños pequeños con cólicos, en comparación con aquellas que no fuman durante el embarazo", concluyó el investigador Edmond Shenassa, epidemiólogo de la Facultad de Medicina de la Universidad Brown.

Si alguno de los padres fuma cerca al recién nacido o si la madre es fumadora pasiva fuera de la casa, también pueden aumentar los riesgos de cólicos, aseguró.

Según Shenassa, entre el 5 y el 28 por ciento de los bebés resulta afectado por un cólico, una incómoda afección gastrointestinal que generalmente aparece entre las seis y las nueve semanas de edad.

Los orígenes del cólico aún no son claros y, aparte de tratar de aliviar al bebé, es poco lo que se puede hacer para tratar los síntomas.

En su estudio, publicado en la edición de octubre de Pediatrics, Shenassa y la coinvestigadora Mary-Jean Brown revisaron los hallazgos de seis estudios importantes que comparaban las tasas de cólico en bebés nacidos de madres fumadoras y no fumadoras.

Ya hay bastante evidencia que sugiere que "si la madre fuma, el bebé estará expuesto al humo ambiental del tabaco", señaló Shenassa. Ambiental, en este caso, significa tanto la exposición del feto si la madre fuma durante el embarazo como la exposición a través de aire o leche materna contaminados si ella fuma luego del parto.

Ahora, basados en la revisión, las altas tasas de cólico observadas en bebés nacidos de madres fumadoras sugieren "una relación clara entre el tabaquismo maternal y el cólico", aseguró Shenassa.

Aunque los investigadores no pueden probar ningún mecanismo de acción específico que relacione el humo ambiental y el cólico en este momento, sí aseguran que la evidencia lleva a concluir que la exposición a las toxinas del tabaco aumentó los niveles de una proteína gastrointestinal llamada motilina en los bebés.

"La motilina promueve la motilidad, es decir, el movimiento de los músculos intestinales que traslada los alimentos por el tracto digestivo", explicó Shenassa. Demasiada motilina puede trastornar el delicado tracto digestivo del recién nacido, lo que causa los síntomas del cólico.

Y las futuras madres no son las únicas que deben dejar de fumar cuando sepan que el bebé está en camino.

"Los padres que fuman también afectan el ambiente", sostuvo Shenassa. De hecho, cualquiera que fume cerca a un recién nacido o madre reciente podría afectar potencialmente la salud digestiva de un bebé.

"Por ejemplo, una madre podría ser fumadora pasiva en su trabajo y luego ir a casa", explicó. Los metabolitos de ese humo de segunda mano se pueden acumular en la leche materna y resultar transferidos al bebé

Los expertos calculan que cerca de la mitad del 25 por ciento de las mujeres norteamericanas que fuma sigue haciéndolo durante el embarazo, lo que significa que el 12 por ciento de todos los bebés nacidos en los Estados Unidos están expuestos a las toxinas del tabaco cuando están en el útero.

Durante décadas, los expertos de la American Lung Association (ALA) han estado instando a las mujeres embarazadas para que no fumen. La exposición a las toxinas del trabajo durante la gestación o la primera infancia se han asociado por mucho tiempo a mayores riesgos de peso bajo al nacer, así como al asma y a otros problemas respiratorios en niños pequeños.

Según estos hallazgos, "podemos decir ahora que si las madres fuman podría haber una mayor incidencia de cólico infantil", también, sostuvo el Dr. Norman H. Edelman, consultor científico de la ALA.

La moraleja para los padres es simple, según Shenassa: "No fumen. Hay muy buenas razones para no hacerlo. Esta es otra más".

Más Información

Para más información sobre los riesgos para los niños del humo ambiental del tabaco, visite la American Lung Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Edmond Shenassa, Sc.D., epidemiologist, Brown University Medical School, Providence, R.I.; Norman H. Edelman, M.D., scientific consultant, American Lung Association; October 2004 Pediatrics

Last Updated: