How Masks Help Stop COVID-19: HD Live! This Friday at 2:30 PM ET

Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

Los niños y adolescentes de barrios duros visitan emergencias con una mayor frecuencia

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de HealthDay

VIERNES, 6 de abril de 2018 (HealthDay News) -- Crecer en un barrio marginado podría conllevar más visitas a la sala de emergencias, sugiere un estudio reciente.

Cuando los niños y adolescentes provenían de áreas con "pocas oportunidades", tenían más o menos un tercio más de probabilidades de haber sido tratados en un centro de atención de urgencias o en una sala de emergencias que los jóvenes de áreas con más oportunidades.

También tenían el doble de oportunidades de recibir atención por una lesión relacionada con una agresión que los jóvenes de las áreas "con la mayor cantidad de oportunidades".

"Los estudios sobre la atención de la salud con frecuencia observan los ingresos de un vecindario, pero pensamos de forma más amplia en qué factores del vecindario de un joven podrían afectar a su atención de la salud", explicó la autora del estudio, Ellen Kersten, especialista en investigación en la Universidad de California, en San Francisco.

Un área con pocas oportunidades no solo implica que la gente viva en la pobreza. Los investigadores en realidad observaron varios factores, como:

  • El porcentaje de estudiantes escolares que recibían un almuerzo gratis.
  • El dominio de los jóvenes en lectura y matemáticas.
  • El acceso a la educación para la niñez temprana y la participación en esos programas.
  • El porcentaje de adultos que iban a la universidad.
  • El acceso a los centros de atención de la salud.
  • El acceso a alimentos saludables.
  • La proximidad a los desechos tóxicos.
  • Los parques y los espacios abiertos.
  • Las tasas de desempleo y de ayudas sociales.

En el estudio, los investigadores observaron áreas de San Francisco. El estudio incluyó a más de 47,000 jóvenes menores de 18 años que visitaron un departamento de emergencias o un centro de atención de urgencias entre 2007 y 2011.

Casi un 40 por ciento de los niños y adolescentes atendidos en emergencias o en un centro de atención de urgencias tenían afecciones respiratorias. Un 15 por ciento de esos jóvenes fueron diagnosticados con asma. Más de un tercio fueron atendidos por afecciones que por lo general podrían gestionarse durante una visita al médico. Alrededor de un tercio de las visitas se debieron a una lesión o traumatismo.

Entonces, los investigadores indagaron en qué tipo de vecindario se estaban criando esos jóvenes. También compararon los vecindarios con pocas oportunidades con los que se definían de forma tradicional como de bajos ingresos, según los datos del Censo de EE. UU. Aunque esas áreas con frecuencia se solapaban, las áreas con pocas oportunidades cubrían zona más amplia.

Kersten dijo que esto muestra que cuando los estudios solo observan los ingresos de un área, podrían pasar por alto a personas que necesitan ayuda respecto a la atención de la salud.

La raza y la etnia tenían roles importantes en las áreas con pocas oportunidades.

"Más de 3 de cada 4 pacientes afroamericanos o latinos de nuestra muestra vivían en vecindarios con pocas oportunidades, frente a solo 1 de cada 4 pacientes blancos", anotó Kersten.

"Y un 82 por ciento de los pacientes con seguro público vivían en vecindarios con pocas oportunidades, frente a un 27 por ciento de los pacientes con seguro privado. Esas diferencias en las oportunidades de los vecindarios de los jóvenes se traducen en disparidades en su salud", añadió.

Como cada vecindario con pocas oportunidades tiene problemas distintos, los motivos del aumento en las visitas a emergencias y a la atención de urgencias varían, comentó Kersten.

Y eso significa que la solución a este problema tendrá que individualizare en cada comunidad, "pero podría incluir inversiones en las escuelas públicas y las guarderías, mejorar el acceso a alimentos saludables y a parques, y ampliar los programas locales de asistencia con el empleo y la vivienda", añadió.

El Dr. Peter Richel, jefe de pediatría en el Centro Hospitalario de Northern Westchester en Mount Kisco, Nueva York, revisó los hallazgos.

"Los departamentos de emergencias son utilizados en exceso por los que tienen bajos ingresos. Me resulta triste que no todos los niños tengan una relación con un proveedor de atención primaria", lamentó.

"Aunque los médicos de emergencia son magníficos y están bien entrenados, no son ideales para la atención de rutina de niños y adolescentes", explicó Richel. "No conocen el historial del paciente. No les dan un seguimiento desde que nacen hasta los 21 años, y las salas de emergencia pueden resultar intimidantes".

"Tampoco es ideal desde el punto de vista de la atención de la salud. Estresa a los centros y es caro gastar dinero en el talento altamente calificado de las salas de urgencias para a veces tratar un resfriado", anotó.

El estudio aparece en la edición en línea del 6 de abril de la revista Pediatrics.

Más información

Para más información sobre cómo elegir un pediatra, visite la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: Ellen Kersten, Ph.D., research specialist, University of California, San Francisco; Peter Richel, M.D., chief, pediatrics, Northern Westchester Hospital, Mount Kisco, N.Y.; April 6, 2018, Pediatrics, online

Last Updated: