Para los piojos, lo mejor es el peine

Estudio halla que es un tratamiento más eficaz que los productos químicos de venta sin receta

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

VIERNES 5 de agosto (HealthDay News/HispaniCare) -- Un reciente estudio británico halla que peinar el pelo húmedo con un peine de dientes delgados es un tratamiento más eficaz contra los piojos que los productos químicos de venta sin receta.

El descubrimiento es más importante porque los piojos están demostrando cada vez mayor resistencia a los tratamientos que no requieren receta, según los investigadores.

Los piojos son unos insectos minúsculos sin alas que se alimentan de pequeñas cantidades de sangre. Además, se propagan fácilmente, particularmente entre los niños, a través del contacto cercano y de compartir artículos personales como sombreros.

Los remedios comunes de origen químico para los piojos como Nix y el malathion, parecen estar resultando cada vez más ineficaces. Los investigadores hallaron que Nix curó apenas el 10 por ciento de los casos y el malation apenas el 17 por ciento.

"Nuestro estudio confirma que la creciente resistencia a los insecticidas de los piojos, particularmente a los dos ingredientes activos usados en los pediculicidas, los organofosfatos y los piretroides, los hace muy ineficaces", aseguró el investigador principal, Nigel Hill, funcionario científico principal del departamento de enfermedades tropicales e infecciosas de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

"Aunque me parece que muchos padres y profesionales de la salud ya pensaban que era así, nuestro estudio ha demostrado cuan minúsculos son los índices de éxito de estos productos realmente", agregó.

El estudio fue publicado en la edición en línea del 4 de agosto del British Medical Journal.

En su estudio, Hill y su equipo compararon los tratamientos químicos con un producto vendido en Gran Bretaña llamado "Bug Buster kit", algo así como el estuche matapiojos. Cada estuche incluye peines especiales para remover piojos y liendres, junto con las instrucciones que indican que se deben usar junto con acondicionador mientras el cabello esté húmedo. Se supone que el pelo se debe lavar y peinar cuatros veces en un periodo de dos semanas.

Durante el estudio, se asignó a 126 niños que tenían piojos al tratamiento con el Bug Buster kit o a un tratamiento insecticida. Los investigadores buscaron piojos entre dos y cuatro días luego de finalizar el tratamiento.

El equipo de Hill halló que el Bug Buster kit era cuatro veces más eficaz para curar la infección de piojos que los productos químicos. Los índices de curación con el estuche fueron del 57 por ciento, informaron.

"Esta es la primera evidencia sólida con la que contamos de que el uso metódico de un peine de dientes finos bien diseñado utilizado sobre el cabello mojado y acondicionado puede destruir el ciclo de vida y erradicar efectivamente los piojos", declaró Hill. "Peinarse con el pelo mojado y acondicionado es algo que se ha recomendado ampliamente durante años como tratamiento, pero no había evidencia de que funcionara. Nuestro estudio muestra claramente que es una alternativa viable a los tratamientos medicados actuales".

Los investigadores reconocen que los resultados con el matapiojos no son del todo satisfactorios. "Algunos podrían considerar la tasa de curación de apenas el 57 por ciento que detectamos con el Bug Buster kit de inaceptable, por lo que no permitiría un tratamiento eficaz contra los piojos", escribieron los autores.

"Nos gustaría ver que los fabricantes de los compuestos insecticidas y los que desarrollan las fórmulas de los productos pediculicidas se dedicaran a encontrar ingredientes activos nuevos para usar contra los piojos", aseguró Hill. "Ya hay varios compuestos que son candidatos que posiblemente resulten 100 por ciento eficaces. Se deben realizar todos los esfuerzos posibles para llevarlos al mercado cuanto antes".

Un experto considera que el nuevo estudio que demuestra que han surgido piojos resistentes a las sustancias químicas podría indicar problemas futuros en los EE.UU.

"La lección para el público estadounidense debe ser recibida con mucho temor", aseguró el Dr. Dale Lawrence Pearlman, de Family Dermatology en Menlo Park, California, inventor de un tratamiento no tóxico contra los piojos conocido como Nuvo.

"El estudio concluye que en un país como Inglaterra, que ha utilizado ampliamente cosas basadas en neurotóxicos, se obtenga una población de piojos agresivos, intratables y difíciles de acabar con neurotóxicos", declaró.

Pearlman anotó que en los EE.UU., Nix ya no se considera confiable para tratar los piojos. El malathion, que acaba de ser autorizado para su uso en los EE.UU., también podría suscitar piojos resistentes como los observados en el estudio británico.

"Sus resultados con el matapiojos sugieren que puede curar a cerca de la mitad de los niños", dijo Pearlman. "Ese número desilusiona. Además, ¿qué ocurre dos meses después? Significa que la infección puede repetirse en los niños que el Bug Buster no curó".

Pearlman considera que la respuesta a los piojos yace en el tratamiento de sistemas no tóxicos a los que los piojos no puedan volverse resistentes.

"También tenemos otro panorama aterrador en el que los padres pueden esperar que, entre más productos neurotóxicos se utilicen en los EE.UU. más problemas de resistencia tendremos como los británicos", auguró Pearlman.

Más información

La National Pediculosis Association le puede dar más información acerca de los piojos.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Nigel Hill, Ph.D., head science officer, Department of Infectious and Tropical Diseases, London School of Hygiene and Tropical Medicine, England; Dale Lawrence Pearlman, M.D., Family Dermatology, Menlo Park, Calif; Aug. 4, 2005, British Medical Journal online

Last Updated: