¿Los adultos necesitan una vacuna de refuerzo contra el sarampión?

Deb Ivanhoe and Dr. Len Horovitz

In English

Por
Reportero de HealthDay

MIÉRCOLES, 8 de mayo de 2019 (HealthDay News) -- La epidemia de sarampión que está ocurriendo en Nueva York alarmó a una residente de Manhattan, Deb Ivanhoe, que no podía recordar si se había vacunado en la niñez.

Entonces, Ivanhoe, de 60 años, acudió a su antiguo médico de atención primaria, que realizó una prueba de anticuerpos para ver si contaba con alguna protección contra el sarampión.

Para su sorpresa, la prueba reveló que Ivanhoe no tenía inmunidad contra el sarampión. Su médico le administró rápidamente una vacuna de refuerzo contra el sarampión.

"Soy neoyorquina. Salgo mucho. Uso el metro cada día", comentó Ivanhoe respecto a sus preocupaciones. "Una de las áreas del brote se encuentra en Williamsburg, Brooklyn. Tengo amigos en Williamsburg. Voy y los visito, y ceno. Es todo muy local".

Ivanhoe forma parte de un creciente número de adultos a quienes les preocupa que su inmunidad contra el sarampión haya pasado, aunque hayan recibido una vacuna.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. les han restado importancia a esas preocupaciones, al apuntar que solo los adultos en grupos de riesgo alto deben hablar con el médico sobre una vacuna contra el sarampión.

Pero los expertos están divididos respecto a si los CDC están subestimando la amenaza que plantea una inmunidad que quizá esté menguando entre los adultos.

Nuevos brotes, nuevos peligros

Los adultos tienen buenos motivos para estar preocupados. Hasta la fecha, este año se han reportado al menos 764 casos de sarampión en 23 estados, según los CDC. La mayoría de los casos han ocurrido en grupos sin vacunar que viven en comunidades ubicadas a cada lado del país, en las áreas que rodean a la ciudad de Nueva York y a Portland, Oregón.

Los grupos de adultos con un riesgo alto que deben hablar sobre la vacuna contra el sarampión con el médico incluyen a los viajeros internacionales, los trabajadores de la atención de la salud, y las personas que viven en las comunidades que estén en medio de un brote, señaló la semana pasada en un comunicado de prensa la Dra. Nancy Messonnier, directora del Centro Nacional de Inmunización y Enfermedades Respiratorias de los CDC.

"La mayoría de los adultos están protegidos contra el sarampión. Eso es lo que la ciencia dice", apuntó Messonnier. "Esto incluye a las personas que nacieron antes de que se recomendara la vacuna contra el sarampión, e incluso a las personas que recibieron una sola dosis".

El médico de Ivanhoe, el Dr. Len Horovitz, dijo que su prueba de anticuerpos "prueba de forma clara que no es así".

Horovitz recomienda que sus pacientes adultos se hagan una prueba de sangre que muestra el nivel de anticuerpos que tienen contra el sarampión y otras enfermedades infecciosas.

"Pasarán semanas antes de que pueda comunicarse con el pediatra [que lo atendía en la niñez], si es que sigue con vida y no se ha jubilado ni mudado", advirtió Horovitz, internista en el Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York. "Obtener los expedientes de vacunación de mis pacientes es imposible. Están desesperados".

Pero, anotó Horovitz, "puedo ofrecerles una prueba y tener una respuesta en 24 horas".

La efectividad menguante de la vacuna temprana

Además de las personas con un riesgo alto debido a sus circunstancias, solo hay un grupo de adultos que de verdad deben hablar con el médico sobre vacunarse contra el sarampión, plantean los CDC.

Una de las primeras vacunas contra el sarampión usaba una versión muerta del virus, y se administró entre 1963 y 1967. La vacuna no ofreció una inmunidad duradera, y durante décadas los CDC han instado a esa generación de personas a vacunarse con la versión de la vacuna contra el sarampión con virus vivo, que es superior.

"Si tiene 50 y tantos años y recibió la vacuna contra el sarampión con virus muerto, debe volver a vacunarse con la vacuna con virus vivo", dijo la Dra. Sandra Fryhofer, una especialista en medicina interna de Atlanta.

Se da por sentado que las personas que nacieron en Estados Unidos antes de 1957 son inmunes al sarampión, porque el virus es tan contagioso que todo el mundo contraía sarampión en esa época.

El Dra. Matthew Zahn, especialista en enfermedades infecciosas pediátricas, afirma que los CDC tienen la razón respecto a que la mayoría de los adultos están protegidos contra el sarampión.

"Nuestra experiencia ha sido mayormente que se convierte en un juego de números", dijo Zahn, que trabaja en el Hospital Pediátrico del Condado de Orange, en Orange, California. "La vacuna parece tener una efectividad de alrededor de un 99 por ciento en evitar la enfermedad, pero si se exponen cientos y cientos de personas, se verán casos ocasionales de personas que ya se habían vacunado y que enferman de cualquier forma".

El mejor uso de los recursos

Zahn piensa que las personas que estén preocupadas sobre el estatus de su inmunidad contra el sarampión simplemente deberían vacunarse, en lugar de someterse a una prueba de anticuerpos.

"Si no está seguro de haber recibido dos dosis antes y quiere estar al día, ponerse la dosis adicional no tiene nada de malo", aseguró Zahn, que también es vocero de la Sociedad de Enfermedades Infecciosas de América (Infectious Diseases Society of America). Anotó que una persona que realiza la prueba de anticuerpos paga más, y tiene que aguantar dos pinchazos.

Hay mucha vacuna contra el sarampión, de forma que no hay una preocupación sobre una escasez, indicó Zahn. Los médicos simplemente intentan enfocar su atención en las debilidades más críticas de la protección inmunitaria en EE. UU., y la inmunidad adulta menguante no parece estar contribuyendo a los brotes actuales.

"Es un mayor problema cuando se quiere usar el tiempo y los recursos de todo el mundo de la mejor manera", añadió Zahn. "Sin duda vemos brotes, pero esos brotes están tan inclinados hacia las personas sin vacunar que ahí es donde está el mayor riesgo comunitario".

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre el sarampión.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Len Horovitz, M.D., internist, Lenox Hill Hospital, New York City; Matthew Zahn, M.D., pediatric infectious disease specialist, Children's Hospital Orange County, Calif.; Sandra Fryhofer, M.D., internal medicine specialist, Atlanta; Deb Ivanhoe, New York City

Last Updated: