A dos tercios de los supervivientes del abuso infantil les va bien en la adultez

In English

VIERNES, 22 de noviembre de 2019 (HealthDay News) -- Dos de cada tres supervivientes al abuso sexual infantil tienen una buena salud mental, pero un nuevo estudio sugiere que el aislamiento social, el dolor crónico, el abuso de sustancias y la depresión pueden dificultar la recuperación.

Los investigadores observaron a 651 supervivientes canadienses para identificar factores asociados con lo que los investigadores llaman una salud mental completa.

"Sorprendentemente, dos tercios [un 65 por ciento] de los supervivientes al abuso sexual infantil de nuestro estudio cumplían los criterios de una salud mental completa, que se define como haber estado feliz o satisfecho con la vida la mayoría de los días del mes anterior, haber tenido unos niveles altos de bienestar social y psicológico en el mes anterior, y haber estado libre de enfermedad mental, ideación suicida y dependencia de las sustancias en el año anterior", señaló la autora principal, Esme Fuller-Thomson, directora del Instituto del Curso Vital y el Envejecimiento de la Universidad de Toronto.

"Aunque la prevalencia de la salud mental completa entre los supervivientes al abuso sexual infantil es más alta de lo que previmos, sigue siendo sustancialmente más baja que la que encontramos en la población general (de un 77 por ciento)", dijo Fuller-Thomson en un comunicado de prensa de la universidad.

Los supervivientes que habían estado deprimidos en cualquier momento de sus vidas tenían significativamente menos probabilidades de gozar de una salud mental completa, un hallazgo que resalta la importancia del tratamiento de salud mental para esos pacientes, según los autores.

"Se encontró que tener un confidente era el segundo factor de predicción más potente de una salud mental completa, y multiplicaba las probabilidades de salud mental completa en el año anterior casi por siete", comentó la coautora Deborah Goodman, directora del Instituto de Bienestar Infantil de la Sociedad de Ayuda a la Infancia (Children's Aid Society), en Toronto.

"Dada la importancia de los sistemas de respaldo familiares y sociales, también se ameritan intervenciones para abordar las experiencias posteriores al trauma y fomentar el respaldo social y familiar", indicó Goodman.

Además, los supervivientes al abuso sexual infantil que sufrían de dolor crónico tenían la mitad de probabilidades de presentar una salud mental completa que los que no sufrían dolor crónico.

"Al ampliar nuestro enfoque de investigación de las consecuencias devastadoras del abuso sexual infantil a factores correlacionados con el bienestar en la adultez, quizá podamos ayudar a diseñar unas intervenciones más efectivas para que los afectados no solo sobrevivan, sino que prosperen", añadió Fuller-Thomson.

El estudio se publicó en la edición en línea del 19 de noviembre de la revista Social Psychiatry and Psychiatric Epidemiology.

Más información

Los supervivientes al abuso sexual pueden encontrar más información en el Centro Nacional de Recursos Contra la Violencia Sexual.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTE: University of Toronto, news release, Nov. 19, 2019

--

Last Updated: