Cinco consejos de salud para fomentar el éxito cuando su hijo vuelva a la escuela

In English

SÁBADO, 17 de agosto de 2019 (HealthDay News) -- A los niños sanos les va mejor en la escuela, algo en que los padres deben pensar mientras se preparan para el nuevo año académico.

"Como padre y abuelo, sé que la época de regreso a la escuela es ajetreada. Pero animo a los padres y a los estudiantes a tener en cuenta algunos puntos básicos de la salud y añadirlos a la lista de asuntos pendientes", señaló el Dr. Robert Redfield, director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

"Vacunarse contra la gripe en otoño, lavarse las manos con frecuencia y mantenerse activo contribuyen a un año académico más sano y productivo", aseguró en un comunicado de prensa de los CDC.

Lavarse las manos con jabón y agua es una de las mejores formas de eliminar los gérmenes, evitar la enfermedad y prevenir la propagación de los resfriados, la gripe y otras enfermedades a los demás. En la escuela, los estudiantes deben lavarse las manos antes de comer, tras usar el baño y tras sacudirse la nariz, toser o estornudar.

Una alimentación saludable y la actividad física también son importantes. La mayoría de los niños consumen casi la mitad de sus calorías en la escuela, haciendo que sea un lugar importante para aprender y practicar unos hábitos alimentarios saludables.

La actividad física puede aliviar la ansiedad y ayudar a los niños a concentrarse en la escuela. Los expertos apuntan que los niños deben hacer al menos 60 minutos de actividad física al día. Apuntan a que casi un 20 por ciento de los niños de EE. UU. son obesos, haciendo que sea más probable que tengan problemas de la salud como el asma y la hipertensión, y que los demás los eviten, que estén deprimidos y que tengan una autoestima baja.

Las vacunas son una de las formas más importantes de proteger la salud de los niños. Inmunizarse también protege a los compañeros de clase, los amigos, los familiares y a otras personas de la comunidad.

Los cigarrillos electrónicos son un problema creciente entre los jóvenes estadounidenses. En 2018, más de 3.6 millones de personas jóvenes (incluyendo 1 de cada 5 estudiantes de secundaria y 1 de cada 20 estudiantes de escuela intermedia) habían vapeado en el mes anterior.

La nicotina de los cigarrillos electrónicos puede dañar al cerebro en desarrollo de los niños, sobre todo las áreas responsables del aprendizaje, la memoria y la atención.

Los padres y los maestros deben explicar por qué los cigarrillos electrónicos son dañinos para los niños y dar el ejemplo, manteniéndose libres de tabaco. Las escuelas deben adoptar políticas de espacios libre de tabaco que incluyan a los cigarrillos electrónicos.

Más información

La Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. ofrece más información sobre la salud escolar.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTE: U.S. Centers for Disease Control and Prevention, news release, August 2019

--

Last Updated: