Las madres con sobrepeso son más propensas a tener niños con sobrepeso

Los investigadores encontraron que fumar también aumentaba el riesgo de obesidad para los niños

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de HealthDay

LUNES 5 de diciembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Una nueva investigación sugiere que usted no es el único afectado por lo que ingiere o inhala. Los bebés nacidos de mujeres que fumaban o eran obesas durante el embarazo son mucho más propensos a tener sobrepeso cuando son niños pequeños.

Investigadores de la Universidad Estatal de Ohio encontraron que los bebés nacidos de mujeres que tenían sobrepeso al inicio de su embarazo tenían hasta el triple de riesgo de tener sobrepeso, en comparación con los niños de mujeres de peso normal. Si las madres fumaban durante su embarazo, el riesgo de que el niño alcanzara sobrepeso casi se duplicaba.

No está claro si esta asociación se deba a cambios biológicos que ocurren en el útero o si se deba a la exposición ambiental luego del nacimiento. Sin embargo, la autora del estudio, Pamela Salsberry, dijo que, según su análisis, parecía que ambos factores contribuían a la probabilidad de un aumento excesivo de peso en la niñez.

"No tenemos datos fisiológicos, pero nuestros hallazgos sugieren que la exposición prenatal puede ser vista como un factor de riesgo. Hay una relación tan sólida", afirmó Salsberry, profesora de enfermería de la Universidad Estatal de Ohio.

Los hallazgos aparecen en la edición de diciembre de Pediatrics.

Con datos del archivo de madres e hijos de la Encuesta Nacional Longitudinal de Jóvenes, Salsberry y su colega, Patricia Reagan, compararon la estatura y el peso de niños en tres puntos diferentes con una variedad de características prenatales y postnatales. Algunas de las características prenatales y postnatales eran edad, raza, educación, peso, historia de tabaquismo, estado civil, si la mujer había estado embarazada antes, y si el bebé había sido amamantado.

Su análisis incluyó a más de 3,000 niños que fueron pesados cuando tenían aproximadamente 3, 5 y 7 años de edad.

Se consideraba que los niños tenían sobrepeso si su índice de masa corporal (IMC) caía en o por encima del percentil 95 en las tablas de crecimiento para su edad y sexo.

Los investigadores hallaron que muchos factores estaban asociados con el aumento de peso en la niñez, incluida la raza, la etnia, el tabaquismo materno y el peso materno antes del embarazo. Sin embargo, los dos factores con la asociación de mayor intensidad fueron el peso y el tabaquismo maternos.

Los niños nacidos de madres que tenían sobrepeso o eran obesas tenían entre el doble y el triple de riesgo de tener sobrepeso para los 7 años de edad, en comparación con los niños nacidos de madres con peso normal al inicio de su embarazo.

"Es importante que las mujeres comprendan que su peso sí tiene que ver con el peso de sus hijos a largo plazo", señaló Salsberry.

Los niños nacidos de madres que fumaban tenían un aumento del 74 por ciento en el riesgo de sobrepeso para cuando tenían 7 años, en comparación con los niños nacidos de mujeres que no fumaron durante el embarazo.

Además, los niños negros e hispanos tenían más probabilidades que los niños blancos de tener sobrepeso para los 7 años.

"Este es un estudio interesante que reconfirma nuestras ya importantes preocupaciones sobre la salud a través de toda la vida", afirmó la Dra. Helen Binns, directora de la clínica de evaluación de la nutrición del Hospital Conmemorativo Infantil de Chicago.

En cuanto a si considera que el riesgo adicional proviene de la exposición ambiental o de algo que ocurre antes del nacimiento, Binns apuntó que "el ambiente prenatal es importante y el ambiente postnatal también".

Añadió que "como padres, necesitamos vernos a nosotros mismos y ver cómo nos cuidamos. Esto influirá sobre lo que nuestros hijos ven. La obesidad infantil no es un problema del niño. Es un problema familiar y, al final, un problema de la sociedad. No podemos preocuparnos sólo por la obesidad infantil, la obesidad es el problema".

Para comenzar, aseguró Binns, "Tenemos que concentrarnos en los hábitos de estilo de vida saludables, de manera que se conviertan en rutina. Tome medidas sencillas para comenzar a establecer hábitos saludables para usted y su familia. Estos hábitos se transferirán a sus niños. No haga dietas extremas. Haga algo inteligente. Coma frutas y verduras; comience y mantenga un estilo de vida más saludable".

Salsberry añadió que "el sobrepeso en los niños pequeños no siempre se ve como un problema, pero sigue a medida que los niños crecen. Los niños que tienen sobrepeso en la edad escolar con frecuencia tenían sobrepeso o estaban en riesgo de sobrepeso en una edad anterior. El mensaje final para los padres y los trabajadores de la atención sanitaria es que hay que prestar atención al peso, e intervenir a una edad temprana. Háganlo oportunamente, antes de que se fijen los patrones".

Más información

El National Heart, Lung, and Blood Institute tiene muchos consejos sobre cómo mantener un peso y un estilo de vida saludables.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Pamela Salsberry, Ph.D., professor, nursing, Ohio State University, Columbus; Helen Binns, M.D., M.P.H., director, nutrition evaluation clinic, Children's Memorial Hospital, and associate professor, pediatrics and preventive medicine, Northwestern University Feinberg School of Medicine, Chicago; December 2005 Pediatrics

Last Updated: