Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

Los muebles blandos no protegen a los niños pequeños de las caídas

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

DOMINGO, 4 de noviembre de 2018 (HealthDay News) -- Es una escena que ocurre en muchos hogares de EE. UU.: los padres colocan al bebé en la cama o el sofá, pensando que el niño está seguro mientras mamá o papá se alejan durante unos instantes.

Pero una nueva investigación encuentra que las caídas de camas y sofás son un mayor riesgo para los niños de lo que muchos padres creen.

Más de 2.3 millones de niños menores de 5 años de edad fueron tratados en los departamento se emergencias de EE. UU. por "lesiones relacionadas con muebles blandos" entre 2007 y 2016, un promedio de 230,026 lesiones por año, según el estudio, que será presentado el lunes en la conferencia nacional de la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP) en Orlando, Florida.

"Los padres con frecuencia dejan a los niños pequeños solos en una cama o un sofá, salen un instante y creen que no es peligroso", comentó el autor del estudio, el Dr. Viachaslau Bradko.

"Pero nuestra investigación muestra que esos tipos de caídas son ahora el origen más común de lesiones en ese grupo de edad", añadió en un comunicado de prensa de la AAP. De hecho, dijo, los niños tienen 2.5 veces más probabilidades de hacerse daño en caídas desde una cama o un sofá que de sufrir lesiones relacionadas con las escaleras.

Bradko es investigador clínico postdoctoral en el Departamento de Cirugía Ortopédica del Hospital Pediátrico de Texas, en Houston.

Alrededor de un 62 por ciento de los niños estudiados sufrieron "lesiones relacionadas con los muebles blandos" en la región de la cabeza y la cara. Los traumatismos graves o incluso potencialmente letales fueron raros, pero un 2.7 por ciento de los niños fueron hospitalizados, encontró el estudio.

Los niños menores de 1 año conformaron un 28 por ciento de las lesiones, y tenían más del doble de probabilidades de ser hospitalizados que los niños mayores de 1 año. Los chicos (un 56 por ciento de los casos) eran más propensos a sufrir lesiones que las chicas, señalaron los investigadores.

Además, las lesiones relacionadas con la cama y el sofá entre los niños menores de 5 años aumentaron en más de un 16 por ciento en el periodo del estudio, de 2007 a 2016.

"Dado que las caídas de camas y sofás hacen daño a un número tan grande y creciente de bebés, infantes y niños pequeños, hay una importante necesidad de mejorar los esfuerzos de prevención", planteó Bradko.

Los padres siempre deben vigiar a los niños pequeños cuando están en superficies elevadas, lo que incluye los muebles blandos, y los fabricantes deben mejorar el diseño de seguridad y pensar en etiquetas de advertencia, sugirió.

Esas etiquetas podrían desaconsejar que se deje a los niños sin supervisión en las camas que no cuenten con barandales adecuadamente instalados, o permitir a los niños saltar en los muebles que superen cierta altura, añadió.

Los estudios presentados en reuniones médicas se deben considerar preliminares hasta que se publican en una revista revisada por profesionales.

Más información

La Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. tiene más información sobre la seguridad de los niños.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTE: American Academy of Pediatrics, news release, Nov. 2, 2018

--

Last Updated: