Los niños que duermen mal están en riesgo de sobrepeso

Un estudio halla que incluso dormir una hora menos está asociado con duplicar la probabilidad de aumentar de peso

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

LUNES, 4 de agosto (HealthDay News/Dr. Tango) -- Un estudio reciente halla que dormir muy poco o no pasar tiempo suficiente en la fase de movimiento ocular rápido (MOR) del sueño está asociado con el sobrepeso entre niños y adolescentes.

Durante tres noches seguidas, los investigadores evaluaron los patrones de sueño de 335 niños y adolescentes de 7 a 17 años. Observaron el tiempo total de sueño, el tiempo en la fase MOR y el tiempo que tardaban en quedarse dormidos. El índice de masa corporal se midió al comienzo del estudio: 45 participantes (13.4 por ciento) tenían sobrepeso, mientras que 49 (14.6 por ciento) estaban en riesgo de sobrepeso.

En comparación con los niños de peso normal, los que tenían sobrepeso dormían cerca de 22 minutos menos por noche, tenían un sueño menos eficiente (porcentaje del tiempo que una persona permanece despierta en la cama), una fase MOR del sueño más corta, menos actividad ocular durante la fase MOR del sueño y un tiempo de espera más largo antes del primer periodo MOR.

Luego de ajustar otros factores, los investigadores concluyeron que dormir una hora menos del periodo total de sueño estaba asociado con un riesgo dos veces mayor de sobrepeso. Una hora menos de sueño MOR estaba asociado con un riesgo tres veces mayor.

Aunque los mecanismos precisos están actualmente bajo estudio, la relación entre un periodo de sueño más corto y el sobrepeso se puede atribuir a la interacción de los cambios conductuales y biológicos como resultado de la privación del sueño, escribieron el Dr. Xianchen Liu, del Instituto y clínica psiquiátrica occidental en Pittsburgh, y colegas

Explicaron que la pérdida de sueño causa cambios en los niveles hormonales que podrían afectar el hambre, también que dormir menos significa que una persona dispone de más horas en vigilia para comer. La pérdida de sueño también contribuye a la fatiga del día siguiente, lo que podría conducir a menos actividad física y a quemar menos calorías.

Debido a que la prevalencia del sobrepeso entre niños y adolescentes sigue aumentando y a que la insuficiencia del sueño crónico es cada vez más común en la sociedad moderna, las intervenciones del sueño basadas en la escuela y la familia que buscan mejorar la higiene del sueño y aumentar la duración del sueño podrían tener implicaciones públicas importantes para la prevención e intervención de la obesidad y la diabetes tipo 2 en los niños, concluyeron los autores.

"Además, nuestros resultados muestran una relación importante entre el sueño MOR, un IMC alto y la obesidad, lo que sugiere que la relación entre el sueño de corta duración y la obesidad se puede atribuir a un tiempo reducido de sueño MOR y a una menor actividad durante el sueño MOR", escribieron.

El estudio fue publicado en la edición de agosto de Archives of General Psychiatry.

Más información

La Nemours Foundation tiene más información acerca de los niños obesos y con sobrepeso.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTE: JAMA/Archives journals, news release, Aug. 4, 2008

--

Last Updated: